lunes, 19 de enero de 2009

HAYA DE LA TORRE Y LA POLÍTICA CIENTÍFICA

HAYA DE LA TORRE Y LA POLÍTICA CIENTÍFICA

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

La política como ciencia o la politología, se orienta al conocimiento riguroso, sistemático y objetivo de los hechos y fenómenos socioeconómicos de una realidad concreta, a través de la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurado y coherente, de los que se deducen principios y leyes generales para la solución de los problemas de un país.
La política como ciencia considera el comportamiento político observable de las personas y las sociedades, de sus estructuras, procesos, relaciones e interrelaciones, en los niveles de teorización descriptiva, explicativa y predictiva.
La política científica comprende la teoría y la praxis política en las manifestaciones, dimensiones y relaciones de los actores socializados (individuos y grupos); de las estructuras de mediación (partidos políticos y grupos de interés); de las normas y directivas de solución de conflictos; de las ideologías, doctrinas, programas, valores, creencias y opiniones; el comportamiento de los electores; el Estado y el poder.

EL EMPIRISMO POLÍTICO EN EL PERÚ

Según Víctor Raúl Haya de la Torre:

1. “En nuestro país no ha prevalecido hasta hoy sino un concepto heroico, pasajero, empírico de la política. Pero no hemos tenido todavía la forma científica de la política que se basa en la economía; que no inventa la realidad sino la d escubre en el propio medio donde actúa el pueblo al cual se pretende organizar y gobernar (“Pensamiento político”).

2. “Lo que ha faltado a nuestros intérpretes de la realidad indoamericana de la pasada generación, es una base científicoeconómica sobre la cual erigir sus investigaciones” (“Pensamientos de crítica, polémica y acción”).

3. “Cuando un partido desde el poder pide al extranjero gobernantes para su economía, está confesando su incapacidad para dirigir libremente lo que nadie puede dirigir por él….”(Op.cit.).

4. “Mal de nuestro país ha sido siempre el personalismo y la ignorancia en la política. Porque la política ha sido o una aventura o un negocio pero nunca una disciplina y una ciencia entre nosotros. …” (Ibidem).

EL PRIMER PROGRAMA CIENTÍFICO

El Aprismo no surgió a la vida política nacional e indoamericana como un amontonamiento de gentes, como una urgencia de ambiciones personales, como conveniencia caprichosa de los oportunismos y caudillos.

El Aprismo surgió como una necesidad de encarar con realismo y cientificismo los antiguos y nuevos problemas sociales, políticos, económicos, educativos, culturales y ecológicos de los pueblos; surgió tras buscar y descubrir la realidad de Perú y de los demás países de América Latina, captarla en datos y cifras estadísticas concretas y jamás inventarla.

El Aprismo, nació con ideas, programas, filosofía, doctrina e ideología propias, después de un amplio análisis y debate en las bases partidarias de provincias sobre sus problemas, los mismos que fueron ratificados por sendas convenciones para luego ser aprobados en un congreso nacional, en Lima.

Así nació el Programa Mínimo y el Programa Máximo del APRA, los mismos que fueron expuestos al país en 1931 por Víctor Raúl Haya de la Torre, entonces candidato a la presidencia de la República.

El primer programa de gobierno científico en el Perú fue elaborado por el Aprismo en 1931, con la participación libre, consciente, voluntaria y responsable de los militantes, dirigentes, profesionales y técnicos del Partido del Pueblo, en su primer gran intento histórico de transformar el país y de construir los cimientos de una sociedad mejor, para acabar con el empirismo gubernamental, las desigualdades, la pobreza, las dictaduras y tiranías, para unir económica y políticamente a los países indoamericanos y constituir un nuevo Estado antimperialista.

LA PROPUESTA DE HAYA DE LA TORRE

El Aprismo considera como fundamental la unión de la política con la economía, porque, como dice Haya de la Torre , “si el sistema político no coincide con la realidad económica, no puede haber política económica”, toda vez que quien gobierna la economía gobierna la política económica y “saber gobernar supone ante todo saber organizar la economía del país que se gobierna”.

La propuesta de Haya de la Torre, primer politólogo de Perú y América Latina del Siglo XX, es la siguiente:

1. “Es fundamental en el Aprismo la vinculación del concepto Economía al concepto Política, como es indispensable para el sabio dominio del Estado. Política y economía son disciplinas científicas inseparables.” (“Pensamientos de crítica, polémica y acción”).

2. “Me parece, en principio, que es verdad inobjetable que no hay política sin economía, ni economía sin política…Un régimen político supone un régimen económico. Cuando un régimen político se establece por la victoria de un partido que logra el poder, hay q ue suponer que ese partido representa un principio político económico con capacidad propia para cumplirlo. Si un partido político carece de esa capacidad, ese partido no merece el gobierno. Entonces sí es posible negarle el derecho de dirigir” (Op.cit.).

3. “El día que pensemos seriamente en que la política es ciencia, especialmente la política nueva, y ciencia ligada con la economía y que una afirmación en política, como un cálculo en economía, debe basarse en algo, ese día nos libraremos de tanta intoxicación fantástica que, como el opio, es gratísima a la fiebre tropical de hacer castillos en el aire, pero muy seria cuestión, para los pueblos a los que se engaña o desvía. Ese fue el error del pasado y los nuevos debemos enmendar la falta conscientemente” ( Ibidem).

4. “Queremos un Estado en el cual el técnico y el experto dirijan las actividades estatales, a fin de poder enrumbar científicamente hacia un nuevo camino que resuelva nuestros grandes problemas” (Ibidem).

5. “Surge, pues, una vez más, la necesidad de políticos capaces, de gobernantes expertos para la América Latina. No basta ser orador, ni ser honrado. Es necesario saber. Y saber gobernar supone ante todo saber organizar la economía del país que se gobierna. El gobernante moderno, conserva dor o liberal, socialista o comunista, tiene el deber ineludible de saber economía. Los partidos políticos cualquiera sea su bandera, deben demostrar que tienen la capacidad de gobernar por sí mismos. Por eso tan necesarios hoy los partidos de programas integrales y precisos. Sobre todo, los partidos con programas económicos…” (Ibidem).

“Debemos aplicar la realidad a los libros y no los libros a la realidad” era uno de sus apotegmas de lucha científica que voceaba por doquier Haya de la Torre, en franca respuesta a los intelectualoides, a los revolucionarios de boquilla, a los rabanitos criollos y a los colonos mentales europeos que predicaban la liberación de América recitando las obras de Marx, Engels, Lenin, Stalin, Mao Tse Tung y de Hitler.

Lima, 19 de enero del 2009.