miércoles, 25 de febrero de 2009

RAMIRO PRIALÉ:DIALOGAR NO ES PACTAR

A los 21 años de su fallecimiento

RAMIRO PRIALÉ: DIALOGAR NO ES PACTAR

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete




Ramiro Prialé, nació en la calle Real de Huancayo, el 6 de enero de 1904, cuando todavía no llegaba el ferrocarril. Le sorprendió la muerte el 25 de febrero de 1988.

Cuando niño le encantaba cazar venados en el monto y patos en la fauna, ver el sol, recitar poesías y los versos de Rubén Darío, Eguren y Valdelomar. Alguna vez quiso ser artista de teatro. Muy joven incursionó en la pintura y el dibujo, cultivando mayormente las caricaturas por puro entretenimiento, que gustaba efectuar acerca de Carlos Manuel Cox, Julio Garrido Malaver, Luis Felipe de las Casas y Luis Heysen, entre otros.

Se sentía muy orgulloso de ser “Serrano y bien serrano. Y justamente de la raza más auténtica y rebelde…¡Los Huancas!”. Dominaba el idioma quechua de Ayacucho y del Cuzco y los bailes típicos de su tierra.

EL MAESTRO

Excelente maestro de escuela por vocación y temperamento, ejerció el profesorado en el Colegio Santa Isabel de Huancayo donde terminó sus estudios de secundaria en 1922.

Sus estudios superiores los realizó en las facultades de Letras, Ciencias y Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

En Lima participó activamente en el Comité Sectoral de La Victoria, en cuya Universidad Popular González Prada dictó los cursos de “Aprismo y Sindicalismo” e “Historia del Perú”.

EL POLÍTICO ORGANIZADOR

Político ejemplar, de limpia trayectoria, despertó confianza entre sus compañeros, amigos y adversarios; gran organizador, estratega y concertador político; propulsor del desarrollo del departamento de Junín y del Perú.

Desde que en el Perú se fundó el Partido Aprista Peruano (1930) se afilió como militante combativo, con todos sus deberes y derechos, y que más tarde asumió la tarea de contribuir eficazmente con la organización y movilización del partido, ocupando importantes cargos y cumpliendo sus funciones con idoneidad, responsabilidad, fraternidad y sólidos valores éticos.

Fue el hombre clave en el aprismo, en cuyo partido volcó toda su sabiduría y experiencia para encontrar las máximas concordancias en el menor tiempo posible que permitan la concordia nacional, la fraternidad entre los peruanos de buena voluntad, la formación de cuadros de dirigentes y técnicos, y para la toma de decisiones concertadas en defensa de las libertades ciudadanas, la democracia, el estado de Derecho y la justicia social.

Por sus ideales de justicia y de lealtad aprista, sufrió duros años de persecución y de destierro en 1933, siendo desterrado a Panamá en 1936, sufrió prisión por reingresar clandestinamente al Perú y durante el gobierno de Odría fue apresado desde 1948 hasta 1953, habiendo sido liberado de la prisión al iniciarse el proceso electoral de 1956.

En junio de 1936, publicó en la revista “Claridad” de Buenos Aires (Argentina) el artículo “La ficción de nuestras leyes”, en el que denunció la vulneración de todas las garantías ciudadanas por la oligarquía civilista. Decía: “La oligarquía “civilista” concibe entonces las leyes que defiendan sus posiciones amenazadas. Se dicta la llamada “ley de emergencia”, en virtud de la que el Ministerio de Gobierno persigue y apresa, deporta y encarcela; allana y saquea domicilios; viola la correspondencia, amordaza a la Prensa, impide la libre reunión y organización política y sindical de los trabajadores, señala y aplica las penas, usurpando las atribuciones del Poder Judicial, en una palabra: vulnera todas las garantías individuales y sociales”.

Desempeñó los cargos de subsecretario nacional de organización del PAP (1933), subsecretario general (1934), secretario general (1945), senador de la República representando al departamento de Junín (1945-48 y 1963-69) y la presidencia de la Cámara de Senadores en 1964.

Ramiro Prialé fue el organizador del Frente Democrático que en 1945 llevó a la presidencia a Bustamante y Rivero.

En 1945, luego de una prolongada clandestinidad del Apra de 11 años, el aprismo recuperó su legitimidad con la formación del Frente Democrático Nacional, en cuya gestación, Prialé tuvo una destacada y meritoria actuación que mereció el reconocimiento y la aprobación del propio Haya de la Torre.

NI ODIO NI RESENTIMIENTO

“Mi satisfacción más profunda radica en comprobar que a través de un largo sendero lleno de luchas, de amarguras, luego de once años de prisión, exilios y persecuciones, afortunadamente mi corazón no se ha contaminado con el odio ni mi espíritu se ha llenado de resentimiento, conservando mi optimismo en que pronto será posible el que se imponga en el Perú, una más elevada conciencia política que permita reivindicar el término “adversario”- los adversarios discrepan pero se entienden y respetan- y proscribir definitivamente esta absurda forma de dividir necesariamente a los peruanos en amigos y enemigos”, fue la impresión personal acerca de su lucha política que Ramiro Prialé dio al corresponsal de la Prensa Belga, César Martín, y que se publicó en la revista Caretas (Nº 102, Lima, 1956).

CONVIVENCIA NACIONAL

En declaraciones a la revista O Cruzeiro Internacional (mayo de 1961), justificó la “convivencia nacional” en los términos siguientes: “Nosotros enarbolamos la bandera de la “convivencia nacional”, como único camino, para acabar en Perú con las discriminaciones, para terminar con los rencores que dividen y con las persecuciones negativas. Para eliminar definitivamente la existencia en nuestra patria de ciudadanos perseguidos y para que todos iguales puedan concurrir al proceso de la construcción nacional”.

MEDIO SIGLO DE COMPAÑÍA A VÍCTOR RAÚL

En carta dirigida a Roy Soto Rivera y Augusto Rodríguez Gaona, compiladores de los discursos, reportajes y otros documentos de Prialé y que están incluidas en la obra “Densidad de las horas” (Lima, 1986), el maestro Ramiro Prialé puntualiza: “Nunca busqué posiciones; jamás rehuí responsabilidades, procurando responder a la confianza que me otorgara el fundador de nuestro Partido, a quien acompañé durante medio siglo en su batalla sin tregua por la democracia social en nuestra Patria, la integración de las repúblicas de Indoamérica como el mejor instrumento para defendernos del imperialismo y afirmar la justicia y la libertad, derecho sustancial de los hombres”.

DIALOGAR NO ES PACTAR

Solía decir: “Dialogar no es pactar”, en el sentido amplio de la expresión, cuando tuvo que acercarse a algún opositor político sin que eso significara un compromiso.

Prialé apreciaba mucho la aritmética espiritual y consideraba que sumar y multiplicar son preferibles a las restas y divisiones innecesarias, porque éstas suelen ser negativas para un país como el Perú de problemas diversos y complejos, que requiere de mucho diálogo a nivel de personas y de instituciones, para llegar a acuerdos positivos en el menor tiempo posible.

Apostaba por el diálogo franco, sincero y constructivo, sin máscara ni puñal, para convivir democráticamente todos los peruanos, más allá de las posiciones discrepantes, examinando con buena fe los puntos de vista aunque no sean coincidentes y pensando siempre en los intereses del país, sin necesidad de perseguirnos, destruirnos u odiarnos mutuamente.

REPÚBLICAS DEMOCRÁTICAS

“Queremos que existan en América, repúblicas netamente democráticas, donde la libertad sea el más preciado de los cultos. Queremos que gocen de esos privilegios, los hombres que estén en el gobierno y los de la oposición, puesto que la actitud de ambas posiciones es la que contribuirá a empujar al país por el camino del progreso y de la evolución permanente. Los problemas nacionales no deben ser resorte exclusivo del gobierno o de las mayorías. Deben ser. Deben ser resueltos por todos los habitantes de una nación, sin exclusiones”, manifestó Prialé, en entrevista de Enrique Fairlie Fuentes, de la revista Presente (Lima, enero de 1961).

EL LEGISLADOR

Ramiro Prialé impulsó la dación de la Ley Nº 13769, que crea la Corporación de Energía Eléctrica del Mantaro (CORMAN); Ley Nº 16311, que confiere recursos económicos para la construcción de la Central Hidroeléctrica del Mantaro; Ley Nº 14650 y 15095 que hizo posible las elecciones municipales; Ley Nº 15595, que declara nulo el Laudo sobre la Brea y Pariñas; Ley Nº 14863, que obliga al gobierno a crear un nuevo régimen de explotación en los yacimientos de la Brea y Pariñas.

Ley Nº 15605, que declara “Benemérita” a la Guardia Civil del Perú; Ley Nº 16568, que dispone el incremento de los fondos para la Defensa Nacional; Ley Nº 16201, que confiere autonomía a la Escuela de Bellas Artes y el Conservatorio Nacional de Música.

Ley Nº 17045, en defensa del SENATI; Ley Nº 14971, del inicio de las obras de Tinajones; Ley Nº 15506, de la construcción del Estadio de Huancayo; Ley Nº 15492, de la restauración del Convento de Ocopa.

Ley Nº 15445, de la adquisición del local institucional de la Universidad Nacional Federico Villarreal (antes Filial de la Universidad Nacional del Centro del Perú); Ley Nº 15769, de la construcción del Parque Industrial de Huancayo; Ley Nº 14700, de los programas de desarrollo de Junín y la ejecución de obras en Huancayo, Huancavelica y la región Junín.