miércoles, 11 de marzo de 2009

EL HOMBRE COMO PROBLEMA TEÓRICO Y PRÁCTICO

EL HOMBRE COMO PROBLEMA TEÓRICO Y PRÁCTICO
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


El hombre es un ser que por naturaleza y definición aún no tiene una respuesta definitiva y universal, tanto en su dimensión teórica como en su dimensión práctica.

El hombre es un ser teórico. El hombre como ser teórico es capaz de conocer y ser conocido, de comprender y ser comprendido y muchas veces hasta incomprendido; es un ser que utiliza todas sus facultades intelectuales (sentido, razón, memoria, inteligencia, imaginación, voluntad, intuición, etc.); es un ser consciente de lo que es, de lo que no es y de cuanto puede ser y no ser; es un ser capaz de dar cualquier tipo de explicación sobre lo observado y experimentado, etc. Pero como ser teórico el hombre tiene una serie de problemas, dudas, enigmas, prejuicios y dilemas por resolver, toda vez que es un ser imperfecto pero perfectible.

El hombre es un ser práctico. El hombre como ser práctico (praxis=acción), realiza una serie de operaciones intelectuales y materiales para alcanzar sus propósitos, objetivos, fines y metas trazadas. El hombre tiene capacidad técnica, capacidad para aplicar sus conocimientos, informaciones y datos obtenidos en realizaciones concretas. El hombre como ser práctico es un ser consciente de lo que hace y sabe hacer las cosas bien cuando los quiere bien, pero también a la inversa. Es así como el hombre adquiere sus experiencias en la vida práctica, en el constante hacer y deshacer de las cosas, en el permanente tratamiento de los problemas y la solución de los mismos, en la cotidiana satisfacción de sus necesidades (materiales, morales, religiosas, espirituales).

El ser práctico del hombre se expresa en la manifestación de su comportamiento diario en las diferentes actividades, tareas y funciones que cumple. Pero el mismo hecho del cumplimiento de las actividades, tareas y funciones le origina al hombre una serie de problemas, expresados en: contratiempos, limitaciones, perjuicios, desviaciones, irregularidades, inseguridades e insatisfacciones.