miércoles, 11 de marzo de 2009

EL HOMBRE ES UN SER ABIERTO A LAS COSAS


EL HOMBRE ES UN SER ABIERTO A LAS COSAS
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


Martín Heidegger, el más importante de los filósofos existencialistas contemporáneos, define el hombre como un ser abierto a las cosas; el simple hecho de ser hombre exige esa «apertura» en la que las cosas resultan estar «como al alcance de la mano».
El hombre es un «estar en el mundo», no en forma accidental, sino por su estructura misma; y el conocimiento es uno de sus posible modos de estar en el mundo, y no algo que se le agregue después.
El hombre no necesita entrar en relación con el mundo: es esa relación misma. Las cosas no se presentan al hombre, sino que el hombre es ya presentación de las cosas.
El hombre no tiene por qué ir ni para qué ir en busca de las cosas.
El hombre sólo debe «descubrir», «develar» lo que está cubierto en las cosas. Y todo lo que tiene que hacer el hombre es descubrir las cosas, es «dejar que las cosas sean» tal como son o están y no como uno quisiera que estén o sean.