miércoles, 11 de marzo de 2009

EL HOMBRE ES UN SER ESTRUCTURALMENTE INDIGENTE

EL HOMBRE ES UN SER ESTRUCTURALMENTE INDIGENTE
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


Wilhelm Kamlah en su libro Antropología filosófica presenta al hombre como un ser estructuralmente indigente, con independencia de sus indigencias intra mundanas eventuales (determinadas por su situación económica, social, cultural, racial, etc.).
Expresa, por ejemplo, que «En la antropología descriptiva se formuló la proposición general: el hombre es un ser indigente, necesitado; es decir, todos los hombres se encuentran en situación de indigencia... todos los hombres se encuentran en situación de indigencia... todos los hombres somos seres indigentes y dependemos recíprocamente los unos de los otros...» (Kamlah, Antropología filosófica).
Al respecto, comentando estas expresiones, Julio Cabrera, en su Crítica de la moral afirmativa, dice que «El ser humano es presentado como ser desamparado, inseguro, decadente, enfermo y en riesgo, y tal determinación es estructural, en el sentido de independiente de las particularidades de esta o de aquella vida. Al ser la fragilidad, estructural, debe la misma aparecer en cualquier descripción ontológico-natural del mundo. Esa fragilidad instaura de manera necesaria un ámbito estructural de «dolencia», la posibilidad siempre abierta del dolor y, como se vio, de la consecuente destrucción de la moralidad en el polo máximo de la dolencia...»