jueves, 12 de marzo de 2009

EL PERIODISMO ECOLÓGICO


EL PERIODISMO ECOLÓGICO
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

El hombre es el único animal racional que habita en el planeta Tierra y por tanto tiene el exclusivo deber y la responsabilidad social e histórica de contribuir a la creación de un ambiente sano y feliz.
Desde este punto de vista, el periodismo ecológico conlleva a la población a estar bien informado y conocer cabalmente las propie-dades de las plantas, de los animales y minerales, a fin de que la relación hombre-naturaleza se efectúe en óptimas condiciones, sin causar daño al medio ambiente, potenciando su capacidad productiva y con el mayor beneficio posible para con el desarrollo y progreso de las mayorías.
El periodismo ecológico trata de explicar al hombre sobre las bondades que le depara el medio ambiente físico y biológico con su clima, suelo, agua y aire. Busca despertar el interés en la población y crear conciencia nacional en torno a la correcta y oportuna integración o adaptación del hombre con la naturaleza, la conservación del medio ambiente, la explotación y el aprovechamiento racional de los recursos naturales renovables y no renovables y la revaloración de la naturaleza para una vida sana y feliz.
Es misión del periodismo ecológico desarrollar permanentes campañas sobre los problemas que origina la irracional explotación de los recursos naturales, por ejemplo:
- Uso sin cautela de los recursos naturales no renovables (minerales, petróleo, gas o carbón mineral).
- Pesca indiscriminada de la anchoveta.
- Uso ilimitado del agua para plantaciones agrícolas.
- La erosión de los terrenos agrícolas.
- La amenaza del efecto invernadero.
- El aumento de la temperatura terrestre.
- El debilitamiento de la capa de ozono.
- Problemas que origina el monóxido de carbono producido en abundancia por la gasolina común.
- El mal manejo del agua de riego en los terrenos con declives pronunciados.
- El arrojo de la basura a la calle.
- La contaminación atmosférica con los humos y hollines que despiden las chimeneas de los asientos mineros y a través del ruido que producen los parlantes, bocinas, etc.
- La contaminación de lagos, lagunas y ríos.
- La contaminación por petróleo en el mar.
- La contaminación de los ambientes acuáticos debido a la extracción del oro y del petróleo.
- La tala, el rozo y la quema de árboles en forma indiscriminada (deforestación).
- El sobrepastoreo por la expansión desmedida de la actividad ganadera.