jueves, 12 de marzo de 2009

EL PERIODISTA Y LA INTERNET COMO MULTIMEDIO DE MASAS

EL PERIODISTA Y LA INTERNET COMO MULTIMEDIO DE MASAS
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


La Internet es el producto de la moderna tecnología y que según Steve Case, presidente de la empresa estadounidense America On Line, está considerada como «un nuevo medio de masas». Y es el más poderoso instrumento tecnológico y admirable de una serie de medios de comunicación -telégrafo, teléfono, radio y televisión- que eliminó progresivamente el tiempo y el espacio como obstáculos o limitaciones para la comunicación entre un mayor número de personas, instituciones, organizaciones y gobiernos.

En la Sociedad de la Información o Sociedad Global, la información viaja a velocidades inimaginables, a mil millones de bites por segundo o a trescientos mil kilómetros por segundo (velocidad de la luz); esto es, que a través de una fibra tan gruesa como el cabello de una persona, se pueden transmitir en un segundo todos los ejemplares de un periódico con cien años de vida.

Un nuevo modelo de tecnología se inició en la década de los 70¨s basado sus avances principalmente en la tecnología de la información expandiéndose a diferentes naciones, culturas y organizaciones. El ejemplo más en boga de la globalización de la tecnología es la Internet, que comenzó como ARPONET, que constituía una red privada del Departamento de Defensa de los Estados Unidos de Norteamérica, y que se creó en el boom de la guerra fría como un medio de comunicación exclusivamente y terminar como la red mundial de comunicación e información, en los años 90´s, más grande y funcional del planeta, que une a millones y millones de seres humanos a través de la denominada «super carretera de la información».

Internet ha revolucionado la vida de la sociedad a inicios del tercer milenio. La información se genera a una velocidad mayor a la capacidad de comprenderla. El espacio virtual ha modificado cuantitativa y cualitativamente las maneras de trabajar, de obtener información, de comunicarse y de establecer relaciones comerciales, políticas y militares.

El uso de medios de comunicación sofisticados o de tecnologías de punta, de computadoras personales conectadas a través de Internet vienen modificando sustancialmente la vida de las personas, empresas e instituciones, vienen produciendo una serie de cambios significativos en la forma de pensar, consumir,
producir, relacionarse, trabajar, estudiar, obtener y difundir informaciones, de comunicarse entre sí y entre países, naciones o civilizaciones.

Con la incorporación de la Internet al quehacer laboral del periodista y en las redacciones de los medios de información, ha nacido el ciberperiodista (periodista digital o periodista multimedia). Con su uso correcto a la luz de prístinos y sólidos principios ético-sociales se puede hacer mucho bien a la humanidad, con
un firme y decidido compromiso de practicar la solidaridad al servicio del bien común de las naciones, la promoción del desarrollo integral de las personas y la solución progresiva de los problemas humanos, la construcción de un mundo regido por el amor, la paz, la fraternidad y la justicia, pero también mucho mal con su uso incorrecto e inoportuno cuando a través de ella se vulnera derechos, se atenta contra los derechos de privacidad, seguridad y confidencialidad de los datos y de las personas, de la propiedad intelectual.
Internet puede contribuir a la unión de las personas, a una mejor comunicación, pero también puede separar a las personas y a los grupos divididos por religiones, ideologías, profesiones, razas, etnias, etc. Peor aún si se la usa como un arma de guerra (ciberterrorismo) o si a través de la Internet se difunde y promociona la pornografía, el odio y la división de las naciones, clases sociales y razas humanas, si se propaga rumores y se difama sin escrúpulo algunos. Internet resulta así ser una buena y eficaz fuente informativa para transmitir rápidamente datos, noticias, informaciones y opiniones, pero también puede devenir en una lamentable fuente de «cultura basura», de mezcla de noticias, publicidad y espectáculo, de problemas y de males para la humanidad si no se la utiliza con racionalidad, espíritu constructivo y de bien para la humanidad.

Ahora los principales medios de comunicación social del mundo cuentan con terminales para la navegación y ofrecen versiones digitales en la red para la consulta on-line. Es así como la información empieza a tomar cauces nuevos.

El protagonismo de Internet respecto al informe de Kenneth Starr sobre el caso Lewinsky y, luego en los Balcanes ha proporcionado nuevas pruebas de la actualidad del medio en su vertiente política y periodística. Sirva como ejemplo el caso de Matt Drudge, quien el 17 de enero de 1998 destapó a través de Internet el escándalo Lewinsky.

Un gran número de canales televisivos y canales radiofónicos nacionales y extranjeros tienen una dirección en la red. Los canales televisivos informan detalladamente de los contenidos de las emisiones, información de la empresa, videos de promoción, versiones en formato texto con imagen fija de los contenidos de sus programas.
En Internet también tienen cabida las agencias de prensa y publicidad: Agencia EFE, Europa Press, entre otros. Hoy por hoy, Internet es lugar de expresión para los medios de comunicación y una rica fuente de datos y noticias.

En el mundo globalizante e informatizado hay una hipercirculación de DICS (Dato – Información – Conocimiento – Sabiduría), mediante el empleo de la Internet, lo que se ha venido en denominar eclosión del conocimiento.

Según Media Info, una de las mayores bases de datos de periódicos en la Red, actualmente en el mundo hay unos 1.600 periódicos consultables desde Internet, pertenecientes a empresas nacionales o extranjeras y que forman parte de un gran quiosco mundial.

En comparación con las versiones del periodismo escrito, los periódicos electrónicos pueden ofrecer una mayor variedad de información y dar cabida a las noticias que hasta ahora no podían ser publicadas por falta de espacio.

A pesar de ello, los lectores aún no han perdido la costumbre de dar prioridad al tradicional formato papel. ¿Razones? Pueda ser, entre otros: a) Por la costumbre de salir a comprar el periódico o la revista en el quiosco de la esquina de su casa, y b) por la preferencia de un formato más tangible y quizá más llamativo e impactante.

Los soportes o medios digitales, a través de los cuales se puede interactuar en Internet son el ordenador personal o la computadora personal (Personal Computer), la telefonía móvil, la tecnología WAP, la televisión digital, los teléfonos fijos, las agencias electrónicas, los relojes de mano, entre otros.

Ahora no se concibe un periodista que no esté familiarizado con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. El periodista de hoy y del futuro, es y será por muchas razones un periodista digital, capaz de utilizar imágenes de vídeo en la edición cibernética de una revista, boletín o periódico o de transmitir mensajes a través de la radioemisora, un canal de televisión de señal abierta o de señal cerrada, manteniendo un reciclaje profesional a perpetuidad.

No le falta razón a Mariano Cebrián cuando afirma que “...Las exigencias de la nueva educación no son tanto las de transmitir informaciones y habilidades tradicionales, sino la de preparar para saber adquirirlas, renovada y permanentemente, analizarlas y contextualizarlas, en suma, formar a los ciudadanos a aprender a informarse”. El periodista con dotes de maestro no puede obviar esta gran responsabilidad y obligación para con la educación de los usuarios del medio en la cual trabaja y la sociedad en su conjunto. Y para ello tiene que reciclarse profesionalmente, de por vida.