jueves, 12 de marzo de 2009

EL PLAN CONTRA LOS CIPERPIRATAS


EL PLAN CONTRA LOS CIPERPIRATAS
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

En 1999, la fiscal general de los Estados Unidos, Janet Reno, dijo que debido a la forma en que cubren sus rastros «es difícil, si no imposible, encontrar a los ciberpiratas responsables de los atentados contra los sitios de comercio electrónico más importantes del mundo. Afirmó que «La prevención de los delitos cibernéticos es uno de los asuntos más críticos que se nos plantean hoy», lo que implica, dijo, que se dote de nuevos medios y se perfeccione el entrenamiento de los agentes que persiguen estos delitos y demandó penas más severas para los delincuentes. «Necesitamos asegurarnos estándares uniformes en materia de equipamiento y tecnología. Estamos volviéndonos obsoletos. Los costos pueden llegar a ser astronómicos», acotó Reno. Además de Reno, testificó frente al subcomité del Senado el titular del FBI, Louis Freeh, que sostuvo que el 55% de los ataques al sistema informático de universidades, empresas y agencias provenía del interior de las mismas entidades.
El jefe del FBI expresó que en 1998 se registraron 547 ataques de esa índole y 1,154 en 1999. «Aunque hemos mejorado nuestra capacidad de combatirlos, el problema crece todavía más rápido. Nos estamos quedando atrás», dijo Freeh.
El FBI interrogó en 1999 al hacker -pirata informático- conocido como Coolio, sospechoso de haber perpetrado el ataque con que se interrumpió el servicio de la librería virtual Amazon.com, y también Yahoo.com. Pero el adolescente, oriundo de San Diego (California), negó toda responsabilidad sobre el atentado.
Coolio pertenece a un grupo de hackers llamado Global Hell (Infierno global) al que se atribuye, entre otros hechos, el haber penetrado en el sistema informático de la Casa Blanca y del Pentágono.La policía canadiense, por su parte, dice haber identificado a un adolescente de 14 años que, con el alias de Mafiaboy, era el segundo sospechoso.
Las empresas atacadas admitieron que los navegantes de Internet no habían podido acceder a sus páginas, y preguntados por cuánto tiempo y a cuánto ascendió el daño causado no lograron precisar ni cuantificar.
Páginas de la Red de países latinoamericanos no dejan de ser víctimas de ataques de hackers. En la Argentina se descubrieron hasta siete ataques en una noche. «Fueron obra de aficionados, pruebas de herramientas que se bajan de Internet para hacer hacking en las páginas locales», dijo a la agencia AP Gustavo Aldegani, director del Information Technology Security Group. Los datos sobre las páginas atacadas no fueron suministrados, para proteger su credibilidad. En Brasil, la policía de San Pablo detectó 17 ataques en la Red, incluyendo uno a la página oficial de la modelo alemana Claudia Schiffer.
La técnica que utilizaron los hackers, según explica Avi Rubin, principal especialista de AT&T en el tema, consiste en «inundar la Red con tráfico falso, de manera tal que el legítimo no pueda pasar»
El grupo Inferno.com.br penetró el sitio de la NASA en Internet y dejó un mensaje desafiante: «No vemos mucha diferencia entre sus sistemas de seguridad y los del gobierno brasileño. ¿Están viendo? Todo el mundo pasa por esto».
Para el año 2001, el presidente Bill Clinton, solicitó al Congreso una partida de 2000 millones de dólares para cuidar la «ciberseguridad» en los Estados Unidos y anuncíó que se destinará de inmediato 9 millones de dólares para crear un instituto especializado en seguridad de alta tecnología, dedicado a investigar y colaborar con las empresas de Internet para protegerla de la actividad e los ciberpiratas.
Convocados a la Casa Blanca, los representantes de American Online, Yahoo, Cisco, IBM, AT&T, Hewlett-Packard y Microsoft, entre otras compañías- anunciaron que pondrán en marcha una comisión para compartir información (y prevenir) ataques. Asimismo estuvo presente Mudge, el sobrenombre de un famoso hacker, que forma parte de un centro de expertos piratas informáticos (Stake) que trabajan como «consultores» de seguridad en la Red.
Lo curioso del hecho es que el propio presidente Clinton fue víctima de un ataque durante la primera conferencia de prensa on line de un presidente, que le permitía a la gente enviar preguntas por e-mail y seguir sus respuestas por Internet, donde un hacker interfirió y escribió (como si fuera una frase de Clinton) «me gustaría ver más pornografía en la Web». Clinton se mostró cauteloso. «Sonó una alarma -dijo-, pero yo no haría una analogía con Pearl Harbor.»