miércoles, 18 de marzo de 2009

LOS GRANDES CAMBIOS EN LA SOCIEDAD GLOBAL

LOS GRANDES CAMBIOS EN LA SOCIEDAD GLOBAL

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


En la era de la globalización ocurren profundos cambios en las personas, instituciones, empresas y la sociedad en su conjunto. Cambios en lo tecnológico, gnoseológico, social, cultural, educativo, profesional, empresarial, económico, político, ecológico, ético, jurídico y en las comunicaciones; profundos cambios en las relaciones hombre-cosas-instituciones, que dan origen a un nuevo mundo cibernético, a un nuevo Estado-Red y a un nuevo hombre virtual.

La aparición de nuevas tecnologías como la fotónica, la nanotecnología, los microsistemas, los nanosistemas, la telecomputadora, la generación de energía por sustitución de hidrógeno del sol, etc., están creando una sociedad global reticular y permitiendo la multiplicación de los espacios locales.

Cabe mencionar algunos de los principales cambios que se producen por el avance inusitado de las tecnologías de la información y la comunicación:

El tránsito de los medios de comunicación masiva a la comunicación sectorial e individualizada.

Hay radicales modificaciones de la percepción del espacio y del tiempo: todo el planeta parece más cercano cuando uno se comunica vía Internet con cualquier parte del mundo.

La interacción entre los receptores y productores de la información y la comunicación sin fronteras temporales ni espaciales a través de nuevos lenguajes y medios informáticos.

Se produjo el gran paso histórico de la memoria escrita (imprenta) a la memoria electrónica (computadora, 1955).

La energía nuclear es reemplazada por el petróleo; fuentes geotérmicas generan electricidad tomando el calor de la propia tierra o utilizando la fuerza de las olas.

El funcionamiento creciente de nuevos canales temáticos televisivos (canal cultural, canal deportivo, etc.). La emisión de programas de televisión por cable o televisión digital vía satélite. La expansión del videocable. El incremento de difusión de video-caseteras en los hogares y el número de abonados.

La difusión, la producción, la selección y el almacenamiento de la información mediante la búsqueda automática e instantánea en Internet.

La multiplicación de los espacios locales y globales en la comunicación, lo local puede ser al mismo tiempo mundial.

La veloz obsolescencia en el uso de las tecnologías.

Los cambios en los lenguajes, formatos, formas de escribir o de narrar. La nueva modalidad de integración e interacción tecnológica del hogar con redes de información y de entretenimiento.

Se ha generado un modelo de comunicación cada vez más fragmentado, segmentado e individualizado y una producción audiovisual más transnacional en lo productivo, con mercados globalizados y con una creciente desregulación de la intervención del Estado.

La posibilidad de combinar la red telefónica con la red televisiva para transformar el televisor en un terminal de acceso a los servicios asociados con el Internet.

Ya no hay necesidad de pedir autorización para traspasar los límites o las fronteras territoriales de los pueblos, el mito de la ubicuidad es ahora una realidad.

Estamos viviendo un cambio de paradigma cultural. La cultura de la televisión da paso a la cultura teleputer, que es la suma de todos los antiguos medios masivos de comunicación incluida la televisión.

La individualización en mayor grado del proceso orientación-aprendizaje; el acortamiento de plazos entre las fases de investigación, desarrollo experimental e innovación en la producción de recursos didácticos.

El diseño de documentos con nuevos formatos que además pueden publicarse, circular y transferirse por medio de las telecomunicaciones o de soportes como el CD ROM, que dan origen al texto digital como un producto de la era posmoderna.

Algunos piensan que la sociedad global muestra una época de nostalgia e incertidumbre, de actitud nihilista (los valores supremos pierden validez), una época de la liberalización de las racionalidades y las diversidades (etnias, negros, mujeres, gays, etc.) y una época de aproximación lamentable hacia una ética light, época de descrédito de lo absoluto, de surgimiento de una nueva idolatría del capital o de una «nueva religión» la del «mercantilismo» (dogma básico: el poder del dinero; sacramentos: los productos comerciales; Iglesias: los bancos, y sacerdotes: los banqueros y financieros).

En la sociedad global asistimos a un cambio de era y de civilización. Se observa el desencadenamiento del boom del mercado del cuerpo humano (con prótesis, piezas sintéticas, siliconas e implantes de órganos): se origina la transformación de imágenes corporales en procura de cuerpos perfectos (el «morphing» como técnica de animación por computadora); se practica la modificación de los hábitos de consumo; se desarrollan identidades transterritoriales, multiétnicas, heterogéneas y multilingüísticas; se incrementa el derrumbe de viejas utopías; se relanza la denominada «economía criminal» (negocio de la droga, de las armas, el narcotráfico y la prostitución).

Los Estados, ahora mundializados en sus estructuras internas y funciones, están originando la interdependencia generalizada de naciones, clases,, grupos e individuos y un nuevo tipo de estado surge ya: el Estado supranacional o Estado global.

Bonilla y García mencionan que «Antes se era de izquierdas o de derechas. Ahora se es ecologista, defensor de los derechos humanos, «militante» de juntas vecinales y locales, punkero, rappero, «new age», skinheads, o simplemente, un desencantado».

Antes la orientación o direccionalidad de la comunicación era de una sola vía, del centro (global) a la periferia (local). Hoy en día, el centro pierde control en favor de la periferia, los usufructuarios de los medios tienen la posibilidad de generar sus propios mensajes (www.eudoroterrones.com; e-mail: eudoro.terrones@yahoo.com; http://eudoroterrones.blogspot.com).