miércoles, 3 de junio de 2009

TARMA Y SUS MÉRITOS HISTÓRICOS


TARMA Y SUS MÉRITOS HISTÓRICOS

Escribe: Eudoro Terrones Negrete



Durante la época pre-incaica e incaica, Tarma fue la capital de la cultura Tarama, que colindaba con los Huaylas, Huancas, Panatahuas y con la Costa en las provincias andinas del departamento de Lima.

Pedro Cieza de León decía que “había en Tarma en los tiempos pasados grandes aposentos y depósitos de reyes inkas”.

En 1646, desde Tarma se iniciaron las Misiones Dominicanas para la conversión de infieles en la región de la Montaña.

Hasta 1784, Tarma pagaba la mayor cantidad de alcabala dentro del Arzobispado de Lima. Entre todos los corregimientos del virreinato, los de Tarma realizaban el mayor movimiento comercial y era considerada como una de las provincias más ricas de la región central del país.

Tarma llegó a ser Capital de la doctrina y Corregimiento de su nombre, pero también Capital de la Intendencia de Tarma, que comprendía los Partidos de Tarma, Xauxa, Huanuco, Panatahuas, Huamalíes, Conchudos, Huaylas y Caxatambo.

Durante la colonia muchos soldados y religiosos se ubicaron en “La Perla de los Andes” para iniciar la conquista de la Amazonía.

Durante la Guerra con Chile, se instaló en Tarma el Cuartel General de Andrés Avelino Cáceres.

En la época de la Conquista, a Tarma se la consideró como “la Puerta de la Montaña”, porque partieron de ella las primeras expediciones para colonizar la región; y como Guarnición para defender la capital de Pizarro.

Al ser centro de las operaciones militares, en Tarma se develó la rebelión de Juan Santos Atahualpa.

Tarma fue el lugar preferido para las operaciones de la expedición de Arenales a la Sierra central.

Desde 1821 hasta 1824, Tarma fue el bastión de los patriotas y el centro de los comandos operativos de las guerrillas del Centro. En 1822, Torre Tagle, Supremo Delegado del Perú, le confirió a Francisco de Paula Otero el grado de Coronel Graduado de Ejército, por cuanto las guerrillas que operaba bajo su mando habían tomado grandes proporciones. En opinión de distinguidos historiadores, el triunfo en la Batalla de Junín se debió en buena cuenta al denodado y valiente coronel de Paula Otero

En los años iniciales de la República, Tarma fue capital de Departamento, comprendiendo las provincias de Tarma, Jauja, Huancayo y Pasco.

El primer grito de Libertad e Independencia en el Perú, se produjo en Tarma el 28 de noviembre de 1820, nombrándose al Coronel Don Francisco de Paula Otero Gobernador Intendente Político Militar de la Provincia de Tarma, y posteriormente Presidente del Departamento de Tarma.

En el año de 1930, durante el conflicto con Colombia, Tarma fue nuevamente el centro de operaciones militares.