martes, 15 de septiembre de 2009


INTEGRIDAD PROFESIONAL DEL PERIODISTA

Escribe:
Dr. Eudoro Terrones Negrete



La integridad es una virtud fundamental en toda persona moral, es una calidad del periodista que mantiene principios morales, rectitud, honestidad, sinceridad y el deseo de hacer lo correcto, así como profesar y vivir en un marco de valores en el ejercicio de la profesión.

El profesor universitario y consultor organizacional, Warren Bennis, en su obra “Dirigir personas es como adiestrar gatos. Sobre el liderazgo” (Madrid, 2000), entiende por integridad el “conjunto de estándares de honestidad moral e intelectual en que se basa la conducta de una persona. Sin integridad nos traicionamos a nosotros mismos, traicionamos a los demás y reducimos el valor de todo lo que iniciamos…”.

La integridad profesional de un periodista se manifiesta cuando es capaz de realizar lo siguiente:
Abstenerse de trabajar en contra de su conciencia o convicción.
Buena conducta pública y privada.
Evitar la participación en asuntos públicos que ocasionen conflictos de interés.
Evitar la publicidad y la propaganda en el ejercicio de la profesión y todo aquello que se refiera a intereses personales o comerciales, en tanto que entrañe intereses que impidan la objetividad y el servicio del interés general en sus trabajos informativos. La publicidad disfrazada como noticia o editorial no debería ser aceptada.
Evitar la redacción, publicación o difusión de informaciones y crónicas pornográficas.
Ganar lo suyo con honradez, capacidad a toda prueba y trabajo responsable.
Huir de los malos hábitos.
Imparcialidad o escrupulosa honestidad en el manejo de temas polémicos o a la hora de enjuiciar los hechos.
No aceptar remuneración ilícita, directa o indirecta.
No promover intereses contrarios al bien común.
No revelar las fuentes confidenciales de información.
No trabajar a menores remuneraciones que otros colegas en los mismos cargos y funciones.
No utilizar el medio para beneficio personal o grupal.
No influir en los juicios en curso que se ventilan en el poder judicial.
No incurrir en partidismo en el comentario editorial.
Participar en la toma de decisiones en los medios de comunicación.
Respetar la propiedad intelectual ajena.
Rechazar todo beneficio personal o grupal, prerrogativas o ventajas por difundir u omitir la difusión de informaciones esenciales, entrevistas o reportajes.
Utilizar métodos lícitos, justos, honrados, correctos y racionales en el acopio y la difusión de informaciones, documentos y fotografías.
Rechazar consignas de los anunciantes.
Rechazar toda subordinación contraria a la línea editorial del medio en el cual trabaja.
Respetar normas jurídicas y asociativas sobre su profesión.Veracidad, exactitud, franqueza y sinceridad en los asuntos de interés general.