lunes, 19 de octubre de 2009

LA TECNOGLOBALIZACIÓN Y LAS NUEVAS CIENCIAS

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

Nadie puede poner en duda que la tecnoglobalización trae enormes beneficios a la humanidad con el surgimiento de las nuevas ciencias: la telemática, la ofimática, la robótica, la microelectrónica, la biotecnología, la nanotecnología, la ingeniería genética y la ciencia de materiales.

TELEMÁTICA
La aparición de la telemática, como fusión de los vocablos telecomunicación e informática, ha abierto extraordinarias posibilidades a la transmisión a distancia de la información entre dos equipos informáticos.

La telemática abre enormes posibilidades de transmisión y tratamiento de la información a partir de los denominados servicios de valor añadido, a través de la Red Digital de Servicios Integrados o la Red de Comunicaciones de Banda Ancha.

OFIMÁTICA
Ciencia que engloba tres componentes básicos: la informática, las telecomunicaciones y las técnicas de ofician. Es la ciencia que estudia, analiza y diseña sistemas de gestión de trabajos en los campos de la producción y la automatización de la oficina, en sus vertientes administrativa y tecnológica.

Tradicionalmente las organizaciones empresariales se preocupaban sólo de sus programas de gestión, pero no de los programas ofimáticos.

Actualmente un sistema de gestión empresarial óptimo debe prestar un servicio rápido, oportuno y eficiente al cliente y para lograr un estándar de calidad, de competitividad y de desarrollo exitoso en la empresa.

ROBÓTICA
La robótica es la ciencia que estudia los robots en su clasificación de robots inteligentes, robots con control por computador , robots de aprendizaje y manipuladores.

Esta ciencia de los robots proporciona las ventajas de la reprogramación para adaptarse a nuevas situaciones; elimina errores automáticamente y muestran resistencia a la obsolescencia del conocimiento.

MICROELECTRÓNICA
Esta nueva ciencia permitirá la fabricación de microprocesadores de un tamaño mucho más pequeño que la micra, de manera que un dispositivo de unos pocos centímetros cuadrados según los expertos tendría la misma información que la almacenada en cientos de miles de libros.

Con Marco Raúl Mejía diríamos que, en un promedio de 100-120 mil años, hemos vivido cuatro revoluciones productivas que produjeron profundos cambios en las maneras de concebir, organizar y pensar la sociedad y el mundo: revolución, la primera, el paso del nomadismo al sedentarismo que trajo como resultado la agricultura; la segunda, la utilización de los metales (neolítica) que dio la posibilidad de la rueda, la metalurgia y la irrigación; la tercera, la del vapor, que llevó a la revolución industrial mecánica, a las máquinas textiles, a los elementos mecanizados; y, la cuarta, a la que asistimos, la de la microelectrónica.

BIOTECNOLOGÍA
La biotecnología, según Niceto Blázquez en “Biótica fundamental”, “se refiere a cualquier técnica que utilice organismos vivos o parte de ellos en la fabricación o transformación de productos, así como para mejorar plantas o animales y desarrollar microorganismos para usos específicos, sobre todo en el campo de la nutrición, de los recursos naturales y de la farmacología”.

El reemplazo de productos agrícolas como el caucho, el azúcar, la vainilla, el aceite de palma; el mercado para edulcorante y grasas artificiales se está desarrollando con sumo éxito en los laboratorios de los EE.UU., de Europa y el Japón, produciendo la rebaja en la demanda de azúcar y de aceite de palma; el queso se está generando directamente de las proteínas vegetales sin pasara por el metabolismo de la vaca.

Al finalizar el Siglo XX los científicos pudieron crear, por medio de la clonación, vida animal y se proponen ahora crear vida humana (clonación humana).

NANOTECNOLOGÍA
La nanotecnología, que está en el corazón de los modernos artefactos informáticos, es la ciencia de lo muy pequeño, se dedica a manipular la materia en escala de una millonésima parte de metro.

El físico norteamericano Richard Feynman sustentó una conferencia el 29 de diciembre de 1959 en el que abordó los beneficios que supondría para la sociedad el que fuéramos capaces de manipular la materia y fabricar artefactos con una precisión de unos pocos átomos. Asimismo pronosticó el impacto que tendría la miniaturización sobre las capacidades de los ordenadores electrónicos y predijo el desarrollo de los métodos para fabricar circuitos integrados y trazar figuras extremadamente finas mediante haces de electrones. Finalmente planteó la posibilidad de producir máquinas a escala molecular, que nos permitirían manipular moléculas.

INGENIERÍA GENÉTICA
A la ciencia que trata de la manipulación deliberada de la información genética, con miras al análisis genético o al mejoramiento de una especie se denomina Ingeniería genética.

Desde inicios del Siglo XX, la ciencia de la Ingeniería genética ha experimentado grandes avances y logros en cuanto a la búsqueda del conocimiento de lo que son cada uno de los genes de un mapa genético. En 1956, se identifican 23 pares de cromosomas en las células del cuerpo humano. En 1966, se logra descifrar el código genético completo del ADN. En 1973, se realizan los primeros experimentos de ingeniería genética. En los que los genes de una especie se introducen en organismos de otra especie y llegan a funcionar a la perfección. En 1977, se fabrica con éxito una hormona humana en una bacteria. En 1978, se clona el gen de la insulina humana. En 1982, se crea el primer ratón transgénico (el “superratón”), insertando el gen de la hormona del crecimiento de la rata en óvulos de ratona fecundados. En 1997, se efectúa la clonación del primer mamífero, una oveja llamada “Dolly”.

CIENCIA DE MATERIALES
Ahora los polímeros están sustituyendo en algunas aplicaciones al acero, al cobre, al zinc, al estaño y al aluminio; nuevos metales como el vanadio, el tantalio, el titanio, el circonito, el molibdeno, el tungsteno y el magnesio que están aplicándose en nuevas industrias; los superplásticos están sustituyendo a los metales; se está combinando el plástico con el acero y el aluminio para fabricar compuestos tipo “emparedados”.