sábado, 31 de octubre de 2009

LOS RETOS DE LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

Los retos de la educación universitaria en la sociedad del conocimiento plantean la necesidad de un nuevo proceso educativo universitario, fundamentado en los principios de excelencia, calidad y pertinencia.
En un mundo globalizado como el que estamos viviendo, las universidades deberían integrar la educación a los procesos productivos de bienes y servicios en óptimas condiciones y de acuerdo con la demanda del mercado laboral interno, mercado laboral externo y las necesidades de las naciones.
Para entrar a un mundo enteramente competitivo las universidades deberían efectuar grandes y audaces cambios en todo orden de cosas, cambios que permitan, asegurar la calidad académica de los postulantes, la calidad en la formación de los estudiantes, la calidad profesional y ética de los docentes, la calidad profesional de los funcionarios y empleados, la calidad en los servicios de extensión educativa y proyección social y la calidad en la organización académica y administrativa de la universidad.
Además, las universidades deberían esforzarse permanentemente por lograr lo siguiente:
Articulación de políticas educativas con todos los niveles y modalidades.
Cooperación e interrelación permanente entre las universidades y con todos los sectores de la sociedad, y de ser posible también a nivel regional y mundial.
Reforma curricular que conlleve a incorporar nuevas profesiones que demanda la sociedad del conocimiento.
Mayor desarrollo y producción intelectual, cultural, estética, científica y tecnológica.
Mayor eficiencia, efectividad y eficacia en el cumplimiento de principios, fines, objetivos, funciones y metas trazadas.
Mayor satisfacción de las necesidades de los usuarios respecto al servicio educativo.
Incorporar métodos didácticos activos e innovadores que estimulen la participación, la creatividad y el espíritu de investigación de los estudiantes.
Una nueva percepción de la educación universitaria: no como «gasto», sino como inversión prioritaria y productiva en bien del país.
Efectivos sistemas de acreditación, reacreditación y de evaluación continua del desempeño profesional.
Excelencia académica de la enseñanza y la producción de trabajos de investigación científica de acuerdo con los requerimientos y las urgencias de desarrollo de los países.
En la era de la globalización, la universidad enfrenta los retos siguientes:
Compromiso responsable e histórico con el crecimiento, el desarrollo y la transformación del país.
Descentralización efectiva de los procesos académico-administrativos.
Equidad, calidad y eficiencia.
Flexibilidad curricular. El currículo flexible comprende un plan de asignaturas movibles en función de una educación diferencial para cada tipo de estudiante.
Investigación científica a nivel de docentes y estudiantes.
Pertinencia social. En el ámbito de los planes y programas de estudio, la pertinencia social se evidencia y manifiesta a través de la coherencia que debe existir entre los objetivos y los perfiles terminales establecidos en los mismos con las necesidades prevalecientes en el radio de acción de la institución educativa universitaria, con el mercado de trabajo o con proyectos de desarrollo a nivel local, regional o nacional.
Internacionalización de los grados académicos y títulos profesionales.
Democratización de la orientación-aprendizaje, con reducción económica del pago de enseñanza mensual para incorporar a mayor número de estudiantes de menores recursos.
Incorporación de tecnología de última generación para combinar la educación presencial y educación semi-presencial con la educación virtual.
Incorporar el ingreso libre a las universidades,
Frente al fenómeno de globalización, que tiene un carácter multidimensional, las universidades necesitan de nuevos enfoques, planteamientos y políticas educativas para fortalecer su capacidad de inserción, adaptación y negociación y fomentar su competitividad dentro de la economía mundial abierta e incorporar el progreso científico y técnico a la actividad productiva y de los servicios en óptimas condiciones.
La universidad en la sociedad del conocimiento no puede ser otra que una universidad interactiva, abierta, flexible y democratizante del conocimiento y de las profesiones.
Los actuales cambios en los campos del conocimiento, de la ciencia y la tecnología plantean a las universidades grandes desafíos, como los siguientes:
Comprender la naturaleza de los grandes cambios.
Adaptarse a los grandes cambios.
Definir claramente su responsabilidad frente a los grandes cambios.
Prepararse para enfrentarlos con eficacia, responsabilidad y oportunidad a los grandes cambios.
Convivir inteligentemente con los grandes cambios.
Prepararse excelentemente para vivir en una sociedad de permanentes cambios.
Proyectar los nuevos aprendizajes dentro de una realidad cambiante y descubrir las múltiples y complejas relaciones existentes entre los contenidos y los futuros roles profesionales.
La organización y el desarrollo de la Universidad Corporativa.
Hacer frente a los nuevos retos que suponen las nuevas oportunidades que abren las tecnologías en la sociedad del conocimiento.
Acortar las distancias que los separa de los países desarrollados industrializados.
Poner en marcha un proceso de profunda reforma de la educación universitaria para garantizar la calidad educativa y su pertinencia en todas sus carreras profesionales.
Facilitar el acceso a la educación universitaria a los integrantes de los pueblos indígenas, las minorías culturales y lingüísticas, de grupos desfavorecidos y que sufren discapacidades.
Establecer y desarrollar un sistema de educación universitaria de carácter equitativo y no discriminatorio, fundado en el principio del mérito.
Fomentar la participación activa y cualificada de la mujer en los niveles de elaboración y desarrollo de políticas y adopción de decisiones dentro de la comunidad universitaria.
Reforzar las funciones de investigación científica y de servicio a la sociedad, orientados a erradicar la pobreza, la violencia, el analfabetismo tecnológico, el hambre, el narcotráfico, el deterioro del medio ambiente, la explotación del hombre por el hombre y del hombre por el Estado.

(*) Docente universitario, periodista y miembro de la Comisión Organizadora de la Universidad Jaime Bausate y Meza.