lunes, 30 de noviembre de 2009


UNIVERSIDAD JAIME BAUSATE Y MEZA,

TESTIMONIO DE UN PERIODISTA


N.R.: Con motivo de cumplirse un año de vida académica de la Universidad Jaime Bausate y Meza (2008-12 de noviembre-2009), antes Escuela de Periodismo Jaime Bausate y Meza, Eudoro Terrones Negrete acaba de poner en circulación el libro UNIVERSIDAD JAIME BAUSATE Y MEZA, TESTIMONIO DE UN PERIODISTA, , obra que incluye sus artículos publicados en diferentes medios, especialmente en este diario y las gestiones efectuadas para denominar a la antigua Escuela de Periodismo en Universidad, luego que el congresista José Carrasco Távara (PAP) presentara el respectivo proyecto de ley en el Congreso de la República.
La presentación de la obra se realizará el sábado 05 de diciembre de 2009, en jr. Río de Janeiro Nº 600, JESÚS MARÍA, Lima, a horas 9.30 de la mañana. El comentario lo realizarán los maestros universitarios: Danilo Sánchez Lihón, Mario Gonzáles Ríos y José M. Casiano Collazos.



ALZAR LA MIRADA DESDE EL PERIODISMO HACIA EL MAÑANA

Escribe: Danilo Sánchez Lihón
Director del Instituto del Libro y la Lectura del Perú


«Los hombres que luchan un día son buenos, los que luchan un año son mejores;
pero quienes luchan toda la vida ésos son los imprescindibles». Bertolt Brecht.



1. MÉRITOS GANADOS
La Universidad Jaime Bausate y Meza suma, al año de su oficialización como universidad (noviembre del año 2008), la buena nueva de tener en el mármol de las letras de un libro notable, como es éste –mármol virtual que es más noble e imborrable que el mármol mismo –, la historia contada de cómo fue, de cómo es ella misma, su sentido axiológico, de su presencia en nuestro país, del horizonte de su devenir, como sobre la deontología de su ser.
Se tiene, además, con este libro, la crónica tallada, hora tras hora, de cómo fue su conversión de Escuela en Universidad. Siendo así, ¿no es éste, acaso, un hecho excepcional, sobresaliente y lleno de trascendencia? ¿No es éste, aparte, un privilegio? ¿No es una suerte más que se agrega al otro fasto de hace apenas un año, de ser ya una universidad?
Y ello no como una pretensión sino como un mérito ganado, tal y como lo dice el texto mismo de su conversión: «cambia de denominación». No se exige nada más, porque en todo el proceso de esta gestión se demostró y verificó fehacientemente cómo en todas las áreas y exigencias de calidad se era ya desde antes una verdadera y auténtica universidad.
2. OBRA ABIERTA
Pocas universidades tienen el privilegio de recoger paso a paso, día a día, hora a hora, los hechos que son hitos en su trayectoria, en su decurso y devenir.
Y más aún: en obras de quienes son sus protagonistas, sus actores, gestores y testigos directos de estos logros, asunto que es digno del mayor relieve.
Cómo quisiéramos que las instituciones en general tuvieran estos cronistas directos que a su vez fueran los personajes relevantes de la escena. Que los organismos tuvieran su veedor y notario autorizado y fuera quien encarnara incluso la representación fiel del colectivo que espera en la plaza pública, comprometido, honorable y fidedigno con la causa que defiende.
La historia entonces sería más clara, tendría menos errores, más elementos de juicio para conocer aquello que vale conocer, para decidir con más acierto. Y para ser mejores nosotros mismos.
En esto debemos sentirnos orgullosos y agradecidos por la obra que aquí se presenta, porque ella nos respalda y representa. Y nos retrata en algún ángulo de la escena. Obra que está abierta para que todos busquemos y encontremos nuestro lugar en ella, piedra de ara o altar adonde podemos entrar para saber quiénes somos y lo que nos toca hacer para dignificarnos nosotros mismos.
3. ENTRAÑABLE Y ALTO CARIÑO
En el libro del Dr. Eudoro Terrones Negrete, «Universidad Jaime Bausate y Meza, testimonio de un periodista» encontraremos cuáles son los fundamentos legales y el proceso que se ha seguido para hacer de esta casa de estudios una universidad, jerarquía que la alcanzó en la práctica y que la parte formal y jurídica solamente la ha ratificado, como lo tipificó el dictamen del Congreso de la República, al decir que únicamente cambia de denominación de Escuela a Universidad, queriendo decir así que todo en ella está bien y que con esta nueva jerarquía se abra a un horizonte mucho más promisorio.
Lo que hizo la ley es ratificar y consolidar un trabajo paciente de largos años, de ir a la esencia de dejar entendido que la estructura, la organización, el sentido y la calidad están bien. ¿Y esto, entre otros factores, gracias a qué o a quién? Sin reticencias me cabe decirlo: a las autoridades que ha tenido y tiene esta casa de estudios, y entre ellas de manera destacada al Dr. Eudoro Terrones Negrete
Permítanme expresar que desde que ingresé a trabajar en esta institución tutelar, me sorprendió, encantó y maravilló, llenándome de una honda simpatía, reconocer en el Dr. Eudoro Terrones Negrete el gran cariño, el entrañable y alto cariño, que a todos cada día se nos hace evidente y nos consta, que él tiene, tenía y tendrá por siempre por esta casa de estudios.
4. ESCRITO DESDE DENTRO
Ahora bien, éste es un cariño que se traduce en obras y acciones concretas. Acciones para ser mejores, más eficaces, plenos de compromiso y excelencia. Porque él es quien siempre está apuntando a lo esencial y valioso. Cariño de quien quiere lo mejor y entonces es exigente, escrupuloso en la formación de jóvenes periodistas, íntegros y cabales. Es campana lanzada a lo alto y a lo lejos.
De allí que en esta obra esté todo lo que es importante conocer acerca de la Universidad Jaime Bausate y Meza, porque es un texto escrito desde dentro, desde la acción misma y con las mejores aspiraciones, y por un autor, quien es además un personaje protagónico de estos hechos.
Es una suerte tener a un cronista de esta época y de la magnitud que él la tiene, a quien no le puede fallar un solo dato porque él lo ha vivido y es más: lo ha producido. Y que todo lo que está aquí registrado proviene del abogado, del defensor y del predicador de toda esta epopeya.
Con los 22 documentos que aquí se consignan se ayudó a convertir la antigua Escuela de Periodismo en Universidad Jaime Bausate y Meza. No es que estos textos se hayan hecho después como un recuento, se hicieron en el momento de la acción. Pero es más, se hicieron antes, como parte de la campaña para convertir la Escuela en universidad.
5. Y CON ELLO EL FUTURO
Constatamos así un hecho singular y paradigmático, cuál es: que el logro para ser universidad se ha realizado también desde el periodismo. Y se nos demuestra algo clave: que el periodismo es a la vez gestión y es acción a favor de algo.
Los artículos que aquí se presentan no son después del hecho, que se hayan escrito como un recuento o una evocación. Son más bien de antes del hecho.
Fueron escritos para desencadenar el hecho que se anuncia, con pertinencia, con oportunidad, con sentido institucional, social, ético y político.
Entonces, es absolutamente ejemplificador. Nos enseña algo más a favor del quehacer de las comunicaciones en el mundo actual.
Muy buena lección y muy buena moral es ésta. Esta naturaleza y ubicación nos plantearía una reflexión del periodismo con visión de futuro.
Es alzar el rostro y la mirada desde el periodismo hacia el mañana. Es la opción del periodismo que se resumiría así: lo que se escribe y hace está condicionando el hecho del futuro y con ello la posibilidad de forjar un mundo mejor.
6. DIADEMA EN LA FRENTE
Por eso hay que leer esta obra con esa óptica. En la perspectiva de que en esos momentos la realidad todavía no era, estaba por hacerse, recién se desenvolvía y devenía en posible.
Hay que sentir más bien en estos escritos el fragor del esfuerzo, el fragor de los sables que se entrecruzan. Y de los tambores que con su redoble rubrican batallas ganadas, que hacían prever el triunfo definitivo, el mismo que se produjo y se ofreció óptimo y pródigo.
Es una suerte y un privilegio tener a un cronista y a un defensor en toda esta gesta. Es una suerte leer lo que se produjo al interior de los organismos involucrados en aquel momento y en función de los objetivos que se habían propuesto alcanzar.
Hay en toda la documentación que aquí se presenta una visión y una égida. Esa visión es la excelencia, el engrandecimiento de algo, es la consagración a las grandes tareas y dar cumplimiento a los más caros ideales.
Y eso se ha logrado en algo que nos beneficia a todos: se ha logrado coronar a la universidad con un nuevo título, envestirla de una diadema en la frente.
7. VISIÓN EN EL PORVENIR
El tema de esta obra con ser central en relación a la ahora Universidad Jaime Bausate y Meza, rebasa y es una reflexión sobre asuntos concernientes a lo que es una universidad como realidad, concepto y entelequia.
Porque hay en ella reflexiones sobre la situación, el desarrollo, la consolidación de las universidades y el importante papel que ellas deben desempeñar en nuestra sociedad.
Hay un anhelo, un idealismo de cómo deben ser ellas y hasta una utopía intrínseca a su índole.
Entre las interlíneas resalta la Universidad Jaime Bausate y Meza como un dechado de ecuanimidad, de prestancia y distinción en todo. Nunca se la vio envuelta en un escándalo, ni en una ilegalidad, ni en dimes y diretes.
Siempre eminente, sobria y eficaz. Sin concesiones ni debilidades, sin genuflexiones al poder, siguiendo siempre una línea intachable de conducta, de profesionalismo y de fe en nuestro porvenir.
Lidera la enseñanza del periodismo en el Perú y América Latina, porque tiene enjundia y tradición, coraje para asumir innovaciones y la visión de porvenir.
Porque en ella los estudiantes ponen el talento y la institución la experiencia y la visión de futuro. Porque en ella están los mejores profesores y estudiantes, y porque a un bausatino sólo lo supera otro bausatino.
8. SE CULTIVA LA EXCELENCIA
Porque es una universidad del gremio de periodistas del Perú.
¿Qué más autenticidad? ¿Qué más legitimidad y raigambre?
Pertenece esta casa a un colectivo, a una Asociación de Periodistas. En el fondo, no es una institución privada sino pública desde que pertenece a un gremio.
Y porque tiene una columna vertebral en Eudoro Terrones Negrete, un paradigma de hombre pertinaz, consecuente e inquebrantable.
Y este libro, que a su vez es un cuaderno de bitácora, es su fiel reflejo.
Pugna constantemente por su excelencia, su pulcritud, su formalidad y su estatus. Hay un afán por ser sobresaliente, dentro de lo justo y para mejor servir.
Es exigente. Ahonda en los temas, cultiva en los alumnos la prestancia, como el cumplimiento de sus tareas y responsabilidades.
Es una persona juiciosa, que enlaza. Y su mirada es vasta, porque sabe soñar. Y esta Universidad en gran medida es su sueño. Sino veamos: Ya en el año 1998, para ser más precisos un 15 de enero, presentaba un trabajo de investigación para su doctorado y cuyo tema era: «Proyecto curricular de la carrera profesional de Periodismo de la Universidad Jaime Bausate y Meza» que en gran medida ahora se aplica y realiza.
9. TEMA QUE SE ELUDE
El tema fuerte que como docente él desarrolla es el de la ética, el del comportamiento y la conducta en los medios de prensa. Es el curso que dicta, es el tema de su conversación diaria en los pasadizos, es su apostolado en los medios de comunicación.
Qué importante que un directivo de una institución tan significativa e importante del ámbito de la comunicación sea tal; que éste sea su predicamento, que ésta sea la misión de su vida. Él está insistiendo siempre en ello, incluso a través de obras escritas como es el libro publicado: «La ética en los multimedios de comunicación».
Porque lo que ocurre es lo contrario, cuál es que de manera declarada o subrepticia se opte por callar este tema, por ocultarlo, por no decir nada ni siquiera esta boca es mía cuando de él se trata, es este asunto vedado, irritante, que se lo elude, mucho más en el campo de las comunicaciones.
Porque se piensa que lo que tiene que dominar realistamente es la ley del mercado, donde todo se compra y se vende incluida entre aquellas cosas la conciencia, que hay que seguir la corriente del mercantilismo, hecho que constituye la inescrupulosidad como doctrina.
10. PROFESIÓN DE FE
En este aspecto, en la Universidad Jaime Bausate y Meza otro es el panorama y completamente auspicioso.
Allí tenemos un director, una columna vertebral de la casa, una viga maestra del edificio cuya ley, centro y cuya clave es la ética en todo aspecto, incluido el periodismo.
Qué importante asunto, ¿no es cierto?
Es lo básico en estos momentos para formar a un comunicador si es que queremos que el periodismo contribuya a darle dignidad a nuestro pueblo.
¿No es lo mejor para instituciones como una universidad dedicada a formar periodistas, que uno de sus directivos levante e ice esta bandera inapagable?
¿El que uno de sus directivos y baluartes tenga este eje como su compromiso y misión?
¿Es usual que un directivo de empresas que tienen que competir en el mercado sea esta su profesión de fe y su praxis de vida?
Lo usual es que este tema se lo esconda. Y asuntos como éste se lo calle a cuatro voces.
11. EN BIEN DE LOS DEMÁS
De allí que se respire integridad moral en esta casa, confianza y fe en los retos por asumir. Mucho de ello deviene de directivos como Eudoro Terrones Negrete, autor de este libro.
Porque él afirma su convicción en el bien, porque él cree firmemente en lo que hace. Es persuasivo e íntegro. Porque él tiene una idea, la persigue y la cumple totalmente. La convierte en acción y en resultado, como es el caso que aquí se refiere.
Eso es lo que hay que hacer. Eso es lo que nos engrandece, lo que al final nos hará presentes y respetables en el mundo actual.
Su alegato es valiente, directo y oportuno. Como cuando afirma, por ejemplo, y en el momento preciso que no es cierto que haya sobreabundancia de universidades.
¿Cómo lo ha de haber si hay una inmensa población que se queda sin ingresar y sin poder estudiar? Y denunciar que esta desinformación encubre intereses creados, de quienes no quieren tener rivales y que se les arrebate el botín.
Se siente profundamente su convicción, su fe y su fervor en algo. Conmueve ver que su empeño sea siempre altruista, como enfático y confeso. Absolutamente abocado y convencido de su tarea en bien de los demás.
12. NOS ENSEÑA A SERVIR
Se lo siente y comprueba como quien sostiene las columnas del templo. Incluso como quien las va construyendo poco a poco, las va subiendo hacia lo alto y alineando y sosteniéndolas para después legarlas a la comunidad.
Esto no es fácil hacerlo, no es un esfuerzo espontáneo, ni producto del entusiasmo y del momento. Es un empeño de largo aliento. Y hasta un sacrificio. Hay que tener perseverancia, resistencia y coraje.
Diez años duró la gestión para convertir la antigua Escuela en Universidad Jaime Bausate y Meza.
Diez años desvelados, diez años en los que había que estar vigilantes, atentos y activos. Con el recurso a la mano, con la cita oportuna, donde no había que perder un solo detalle.
Puede decir el doctor Terrones: obra cumplida. Misión concluida. Éste es el resultado.
Muchas personas situadas en todo rango y nivel son las beneficiadas, aquellas graduadas y que estudiaron en esta casa y muchas que estudian ahora y estudiarán después.
El Dr. Terrones así nos enseña no solo a triunfar, a concluir lo que se inicia y lo que se emprende, sino fundamentalmente nos enseña a servir.
13. UN IMPULSOR
Con él hemos ganado una batalla. Ésta es obra de toda su vida.
Nació para darle categoría de Universidad a la antigua Escuela de Periodismo Jaime Bausate y Meza. Se consagró a ello y lo ha conseguido. Y ésta es la obra que lo testimonia.
Se convenció de darle ese rango y ese lustre. E hizo todo por obtenerlo, no únicamente como gestión, papeleo o trámites.
Sino que organizó las cosas de tal modo al interior de la institución que el nombre fue un fruto que cayó por su propio peso, por los estándares de calidad que se tenía logrados. Sino baste una constatación: son 50 años de vida académica ininterrumpida, continua, año a año, día a día. Sin interrupción de una sola hora y cada vez con mayor acierto.
¿No es esto un hecho para destacar?
El proyecto de ley que le confirió la categoría universitaria a la Escuela Jaime Bausate y Meza fue presentado por el Dr. Terrones en su calidad de diputado de la Nación, conjuntamente con Norman Arellano Lozano, se convirtió en Ley 25167 el 5 de enero de 1990. Y después a él cabe el honor de haber sido el impulsor de su institucionalización definitiva como universidad.
14. OBRA IMPRESCINDIBLE
Por eso su obra «Universidad Jaime Bausate y Meza, testimonio de un periodista» es un vademécum, una guía, una agenda, un diario de incidencias, una memoria institucional.
Es libro de actas, cuaderno de bitácora y hoja de ruta orientadora. En este caso, reivindica al periodista Eudoro Terrones Negrete, como algo tan igual o más que el abogado que es, o el doctor en educación, o el filósofo, o el editor, o el escritor consagrado que es.
Es un documento invalorable en la historia de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Y si lo es para una institución tutelar lo es para el país, para todos los peruanos, como nación. Y ejemplo para el mundo acerca de cómo debemos ser en estos temas y en estos desafíos.
Es una obra imprescindible para conocer la índole, la raigambre y el devenir de esta nuestra institución tutelar.
Porque no sólo recoge el presente, sino que se sumerge en el pasado y cubre referencias importantes que van desde los principales hitos de la ahora Universidad hasta la vida de quien fue Jaime Bausate y Meza.
15. LAS PUERTAS DE LA LUZ
Es la obra de quien se desvela, de quien se llena de sabiduría, de quien acuña lemas, dibuja emblemas, redacta mensajes, dice proclamas, escribe artículos periodísticos. La Universidad es su desvelo, su joya, su altar o su diamante, hagámosle el honor de reconocerlo así y dejarlo consignado.
Por considerarla un arma de combate, o por lo menos una herramienta en nuestras manos, quisiera finalizar esta exposición con unos versos del poeta León Felipe, ese hombre que nos enseñó tanto pese a no tener casa, ni una tierra provinciana, ni una patria ni un abuelo que empuñara una espada o hubiera ganado alguna vez una batalla. Él decía:
Hombre, te amo no porque bajaste de una estrella
sino porque nos distes herramientas, medios, llaves
para abrir las puertas de la luz.
Creo que eso es y hacen obras como la que ahora nos entrega el Dr. Eudoro Terrones Negrete: crear conciencia, abrir caminos, señalar hitos, perennizar derroteros, remitiéndonos para ello a las fuentes más auténticas del ser .

lunes, 23 de noviembre de 2009

ÉTICA DIALÓGICA PARA LA LIBERACIÓN

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

En una sociedad global tan compleja y problemática como la que estamos viviendo, la inmensa mayoría de ciudadanos perciben a diario actos de corrupción e inmoralidad perpetrados por determinados dirigentes políticos, dirigentes sindicales, funcionarios, alcaldes, ministros, magistrados, parlamentarios y empresarios, cuyas consecuencias los paga el mismo pueblo.

En el Perú y en los demás países de América Latina, como expresión de justificación y defensa de sus censurables conductas, la legión de corruptos y de corruptores se apropiaron de la expresión popular: “¡Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra!”

Las comisiones investigadoras que se forman con el fin de combatir y erradicar la corrupción, no llegan a feliz término y en muchos casos sólo sirven para hacer un show político mediático.

Mientras tanto la población no cesa de denunciar estos hechos con la esperanza de lograr las sanciones respectivas y moralizar la sociedad, por un futuro mejor para todos los peruanos.

El debate académico sobre la necesidad de una educación en valores continúa sin prisa y sin pausa. Se habla de una posición dual como una de las posibles soluciones al problema: la ética dialógica para la liberación, que no es más que la unión de la ética dialógica con la ética de la liberación.

ÉTICA COMUNICATIVA O DIALÓGICA

La ética comunicativa o dialógica, como su nombre lo indica, se basa en el diálogo y en la comunicación, habiendo sido desarrollada en Alemania durante las décadas finales del siglo XX, por Karl-Otto Apel y Jürgen Habermas.

Para Apel y Habermas, el diálogo y la comunicación son los únicos medios a que puede recurrir el hombre para saber si los intereses subjetivos pueden convertirse en normas universales.

La ética dialógica se fundamenta en la autonomía de la persona, que confiere al individuo el carácter de auto-legislador, en la igualdad de todas las personas, con el mismo derecho y deber de buscar normas mínimas universales por consenso y mediante el diálogo, en los miembros de la comunidad deben reconocerse como interlocutores del diálogo, y con las normas mínimas logradas por consenso regular el comportamiento moral en una sociedad democrática y pluralista.

En España, Adela Cortina, en su obra “Razón comunicativa y responsabilidad solidaria” (Salamanca, 1988) presenta a la ética comunicativa como ética de la “responsabilidad solidaria”.

Para Cortina “el diálogo –con otros y consigo mismo- es el único lugar en que los hombres pueden averiguar si sus necesidades e intereses subjetivos pueden defenderse intersubjetivamente como exigencias, o bien deben permanecer en el terreno de lo subjetivo. Si una necesidad posee base argumentativa suficiente como plantearse como exigencia (objetiva), es que puede pretender con todo derecho convertirse en fundamento para una norma moral en la vida pública”.

Más adelante manifiesta que “...el diálogo tendente a un consenso es el único medio posible con que un ser racional cuenta para averiguar si se encuentra en la pista de la corrección y la verdad intersubjetiva, o en la del interés subjetivo y la apariencia...”

ÉTICA DE LA LIBERACIÓN

En América Latina, la ética de la liberación surge en los años sesenta (60), con una ética propia denominada “ética de la liberación”, teniendo como máximo representante a Enrique Dussel.

Para la ética de la liberación, el bien moral consiste en la práctica de la justicia, que es reconocimiento del derecho del oprimido, del explotado: “el otro”.

Dussel manifiesta que “El bien ético es el sí-al-Otro y, por lo tanto, es justicia; es cumplir la justicia y respetar al Otro como otro, dejarlo ser; es permitir que sea en plenitud lo que realmente es”.

En América Latina fue desarrollado por Enrique Dussel en su obra “Filosofía ética latinoamericana” (México, 1977), con su teoría de ética de la liberación.

El sentido de alteridad como una nueva actitud moral en la sociedad contemporánea fue planteado en Europa por Emmanuel Levinas, en su obra “Totalidad e infinito” (1977) y en “El humanismo del otro hombre” (1970).

Alteridad es un término que se contrapone a mismidad, yoidad, totalidad. Alteridad es un concepto que dice relación a la realidad de “el otro”. Significa negación de la totalidad cerrada, en el que fuera de él no existen otros sentidos, sino el sinsentido. Alteridad significa sentido de “el otro”, conciencia de “el otro”.

Alteridad es ruptura con la mismidad, supone aceptar la existencia de “los otros” (como diferente, opuesto o contrario) frente a “lo mismo”. Supone aceptar que existen diversos mundos como totalidades de sentido.

Entonces se vino en denominar ética de la alteridad, es decir, una ética en defensa de “los otros”, que son los pobres, los explotados, los que menos tienen, los más necesitados.

En tal sentido, el bien moral es el “Sí-al otro”, entendido como práctica de la justicia a favor de la vida del débil, del oprimido.

La alteridad es una opción ética por la comunicación, por la acción, por la libertad, por el cambio, por la vocación, por la ruptura.

La alteridad como opción ética significa decidirnos a buscar “los otros”, es decir lo nuevo, lo diferente. Conlleva a imaginar nuevas posibilidades, nuevas ideas como alternativas de solución a viejos problemas, destruyendo el tradicional y obsoleto hábito de la repetición.

Y así el hombre que practica la ética de la alteridad, dice Levinas, trasciende los determinismos del medio ambiente, de su contexto social y se convierte en un ser social y en un ser histórico con mejores posibilidades y mejores alternativas para el bien colectivo.

jueves, 12 de noviembre de 2009