domingo, 29 de marzo de 2015

LA ÉTICA, PARA EL BUEN OBRAR Y VIVIR DEL HOMBRE


   LA ÉTICA, PARA EL BUEN OBRAR Y VIVIR DEL HOMBRE

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

A través del tiempo la ética ha recibido diversas denominaciones: Filosofía Moral (Séneca), Deontología o Teoría del Deber (Jeremías Bentham), Axiología o Teoría de los Valores (Max Scheler) y Teoría de las Costumbres (Manuel Kant).

Históricamente, fue  el orador y político romano Marco Tulio Cicerón (106 a.C.-43 a.C) el que para traducir el adjetivo griego Ethikos o Ethos (costumbre) acuñó el adjetivo latino Moralis, de donde se deriva la palabra Moral. Algunos autores prefieren el origen griego del vocablo y usan para el caso el término Ética.

El primero que usó la palabra Ética fue el poeta Homero, quien entendía por Ethos “el lugar habitado por hombres y animales”. Con el correr del tiempo "ethos" significa temperamento, carácter, forma o manera de ser de las personas en sus múltiples relaciones interpersonales, laborales y profesionales.

Inicialmente la ética aparece subordinada a la política, cuando el hombre griego sentía a la polis o ciudad como una necesidad de su propia naturaleza y  la vida individual sólo podía cumplirse dentro de la polis. El fin de la ética era alcanzar la felicidad del ser humano.

De acuerdo con la posición cristiana, la ética surge cuando el hombre aparece sobre la faz de la tierra, tal como se señala en el libro Génesis, capítulos I y II, hasta el versículo 4. Y así surgen las normas interpersonales para garantizar la existencia de una sociedad armónica, pacífica, digna y fraterna.

No cabe duda que la ética es entendida como filosofía moral y filosofía práctica. La ética es filosofía moral porque estudia, analiza, describe y explica la conducta moral de las personas; su compromiso es con los valores morales de  verdad, objetividad, equidad, independencia de criterio, libertad, justicia, lealtad, honestidad, pluralismo, respeto, responsabilidad e imparcialidad, entre otros. La ética como filosofía moral, estudia todo lo que la persona debe hacer y no debe hacer para el buen obrar y el buen vivir en sus relaciones interpersonales, laborales, sociales  y profesionales. La ética como filosofía moral proporciona las teorías éticas, las normas, los principios y las reglas adecuadas para afrontar con éxito una serie de problemas, dilemas y decisiones éticas,  a la luz de la razón, la intuición, la voluntad y la experiencia cotidiana. La ética como filosofía moral intenta responder a las preguntas: ¿Por qué se debe hacer tal o cual cosa? y ¿Por qué no se debe hacer tal o cual cosa?


La ética es filosofía práctica, porque todo ser humano aplica o practica las normas morales, las teorías morales, los principios, valores y códigos de ética en su cotidiano vivir. 

Así la ética es la “moral vivida”, es el acto habitual realizado y vivido por el hombre conforme a los valores morales imperantes en la sociedad. Finalmente, la ética es filosofía práctica porque estudia los actos humanos en su lenguaje normativo, reflexivo y prescriptivo.