lunes, 9 de marzo de 2015

PARA LA EXISTENCIA DE UNA PRENSA LIBRE

 PARA LA EXISTENCIA DE UNA PRENSA LIBRE

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Si no se protege la libertad de expresión las demás libertades, que dependen en gran parte de ésta, se verían afectadas y amenazadas por el poder político o económico.

Para la existencia de una prensa libre se requiere del cumplimiento de los requisitos siguientes:

Dispositivos legales que protejan y estimulen la libertad de prensa, la seguridad personal y profesional del periodista.

Organizaciones de medios de comunicación con vocación e ideales democráticos.

Establecimiento de estructuras económicas que promuevan el desarrollo de una prensa libre y responsable.

Códigos de ética, a nivel de medios de comunicación y de gremios de la prensa, que se cumplan.

Estados que no limiten el acceso a los insumos, a los sistemas de distribución ni obstaculicen el desarrollo de las actividades de las agencias de prensa, no restrinjan la disponibilidad de frecuencias o las instalaciones necesarias para la difusión audiovisual.

Existencia de un Estado de Derecho, con la práctica permanente de la denominada garantía de audiencia, que impida privar a una persona o a los periodistas de sus derechos sin previo juicio en que se les confiera la oportunidad de defenderse.

Libertades plenas, haciéndose eco de las expresiones de Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo”, y de John Milton: “Dadme la libertad de conocer, de expresarme y de razonar libremente según mi conciencia, por encima de todas las libertades”.

Existencia de fronteras nacionales que estén abiertas a los periodistas extranjeros; no deben aplicarse a éstos determinados cupos, se les debe permitír viajar libremente dentro del país y tener el derecho a importar y exportar material y equipo profesional necesarios para el mejor cumplimiento de sus funciones profesionales.

Voluntad y capacidad de los propietarios de los medios y de los periodistas para usar – más no de abusar- el medio de expresión con responsabilidad y con la obligación moral de investigar los hechos sin prejuicio ni presiones así como de difundirlos sin voluntad maliciosa.

Que el Estado garantice que los periodistas no sufran hostigamiento de parte de la autoridad o de otras personas.

Libre acceso a las fuentes de información y de comunicación.

Libertad de interpretar y analizar los hechos noticiosos y la de fundar, circular, editar y manejar medios de comunicación.

No existir desinformación. La desinformación hace referencia a un servicio oficial que depende de algún gobierno para provocar y lograr cambios de actitud en la opinión pública mediante la difusión deliberada de falsedades con propósito eminentemente político.

Códigos de ética a nivel de medios y de gremios periodísticos que sean cumplidos por los periodistas.

Que los Estados presten garantías jurídicas para el acceso al papel prensa, a las fuentes de información y a la formación de medios de comunicación.

Desaparición de la censura previa y de la censura posterior por parte de alguna autoridad del gobierno o de cualquier otra forma de control de la actividad informativa por parte del Estado.

Existencia de organizaciones gremiales de periodistas o de comunicadores sociales con dirigentes capaces, honestos y responsables.

Existencia de periodistas profesionales y éticos, con responsabilidad social, jurídica y moral.

Existencia de empresas periodísticas con independencia de criterio e independencia económico-financiera.