domingo, 12 de abril de 2015

TECNOLOGÍAS Y ADQUISICIÓN DE SABERES EN EL SIGLO XXI

TECNOLOGÍAS  Y ADQUISICIÓN DE SABERES EN EL SIGLO XXI

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Los niños, adolescentes, jóvenes y adultos del siglo XXI tienen mayores y mejores recursos tecnológicos para adquirir más y variados e ilimitados saberes, construir conocimientos, incorporar nuevos aprendizajes, informarse al instante, construir su identidad, comunicarse con sus amigos y demás personas, escuchar música, ensanchar su bagaje cultural, comprender, describir  y explicar el mundo., aun cuando la velocidad de Internet es un punto de partida para serios conflictos éticos y la aparición de un nuevo ejemplar humano que  Devereux denomina “los esquizoides” , que están a la espera de ulteriores soluciones globales.

La variedad de recursos tecnológicos: multimedia, walkman, discman, iPod, MP4, Facebook, Youtube, Twitter, Chat, Messenger, Blog, Linkedin, Sky, videocaseteras, iPad,  iPhone 7, Tablets, laptops, celulares, e-books, etc.). La juventud vive atrapado por la tecnología y en un mundo visual que están transformando sus formas de conocer, de aprender, de trabajar, de producir, de consumir y de divertirse. Leen más, ya no en los libros tradicionales, sino en las pantallas, en el libro digital, la bilbioteca virtual, con sus búsquedas de información y de respuestas a sus interrogantes, en las páginas web.

El ahora vivir en un mundo de pantallas -que incluyen palabras, imágenes, música e hipertextos-, están cambiando radicalmente los modos de leer y de aprender de la nueva generación multimediática. Los usos de las pantallas se dan en simultáneo, en lectura no lineal, con visión fragmentada, en mosaico y en permanente inteactividad, que permite convertir a la nueva generación multimediática en prosumidores (productores y consumidores de información , contenido, cometario y crítica al mismo tiempo).

A esta nueva generación multimediática, sugiere Roxana Morduchowicz, como la mejor manera de acercarse a ellos e identificar sus inquietudes se les debería consultar, pregunta, entrevistar y encuestar regularmente “para saber más sobre cómo buscan su información y que información buscan, cómo se entretienen y qué disfrutan, cómo leen y qué leen, qué música escuchan, qué películas prefieren, cuáles son sus consumos culturales y por qué los eligen”.

Y en materia de Internet es preocupante la aparición de un nuevo ejemplar humano que George Devereux denomina “los esquizoides” y los describe de la manera siguiente: “Seres impersonales en sus relaciones humanas, de fría objetividad, como ideal científico, indiferentes en lo afectivo y aislados en las grandes ciudades, fragmentados en sus comportamientos diarios, sin sentimientos ni compromisos en el mundo social, incapaces de tener una verdadera personalidad”.

Al respecto considero que mientras los usuarios de Internet, pertenecientes a la nueva generación multimediática, asuman el compromiso de responsabilidad social compartida, premunidos de una educación con alta conciencia moral y alta dosis de sentido social y sentido ético humanizante, con una sólida cultura de valores axiológicos, no caerán en el  indeseable y repudiable comportamiento de los esquizoides.