domingo, 24 de abril de 2016

EL RETO DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN SEGÚN LA UNESCO

EL RETO DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN SEGÚN LA UNESCO

Escribe: Eudoro Terrones Negrete


“El reto de la calidad – señala la UNESCO- no puede disociarse de la búsqueda del rendimiento y del establecimiento de criterios de evaluación. Es conveniente que esas normas y criterios tomen en cuenta la variedad de las situaciones. La necesidad de desarrollar una cultura de la evaluación es inseparable de la noción de calidad, que a su vez está íntegramente vinculada a una democratización efectiva del sistema de educación superior”.

Pero también, ante la presencia de conflictos y paradojas (expansión y dispersión de la demanda; el paro que afecta a un número creciente de diplomados, el deber de igualdad y de justicia y los límites financieros de una masificación educativa, el deber ético y las tentaciones de abuso de los conocimientos y los descubrimientos), la UNESCO recomienda que “la educación superior debe elaborar una nueva ambición, recurrir a su adaptabilidad, su flexibilidad y su imaginación para desarrollar capacidades de resolución de problemas y de anticipación, armarse de un espíritu crítico constante, y promover el trabajo de equipo, sin abandonar jamás su filtro ético”, “compartir las responsabilidades con el conjunto de los interlocutores”, “instaurar nuevas formas de gestión que fortalezcan el trabajo colegiado y la transparencia”, “desarrollar sus relaciones con el mundo económico evitando adoptar una actitud mercantil”, “mancomunar esfuerzos con las empresas en proyectos de investigación”, “tomar conciencia de la necesidad de cambio”, “respetar la autonomía de los establecimientos y el ejercicio de las libertades académicas”.

En la actualidad la materia gris está desplazando en importancia y trascendencia a la materia prima, por el predominio de la inteligencia y del conocimiento, del capital intelectual, de las industrias de la información y del saber. El carácter abierto de las economías, el aumento en el grado de internacionalización, los conocimientos teórico-prácticos y las competencias de los individuos (aptitud para la comunicación oral y escrita, capacidad para el trabajo en equipo, disciplina personal, creatividad y espíritu inventivo e innovador, capacidad de conceptualización, etc.)  constituyen algunos factores clave para asegurar una mano de obra cualificada y flexible, para lograr el mejoramiento de la productividad, alcanzar el rápido éxito de las instituciones educativas y el progreso social, económico, político, educativo-cultural y moral, a tal punto que, según la OCDE (1989), en un futuro próximo el ciudadano genérico se verá obligado a cambiar de profesión varias veces a lo largo de su vida activa.

La mejora de la eficacia y de la eficiencia del sistema educativo es posible mediante la mejora del paradigma de la gestión de calidad de los servicios que ofrecen a la sociedad las instituciones educativas en sus diversos niveles y modalidades, a través de la aplicación de políticas y de estrategias educativas como por ejemplo la medición de la satisfacción de los usuarios del servicio educativo y la de competir sobre la base de una mejora continua.


Al respecto concluimos puntualizando lo siguiente: A mayores niveles de calidad educativa en todos los niveles y modalidades educativas habría mayores niveles de desarrollo social, económico y moral de las personas y de los países, y, consecuentemente, menores niveles de inequidad y exclusión.