viernes, 29 de abril de 2016

LA MUJER EN EL MUNDO DE HOY

LA MUJER EN EL MUNDO DE HOY

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Cuenta la historia universal que la mujer, término opuesto del hombre, ha sido la Eva del Génesis, la Gochorum de la religión persa, la Prasrinmo de una parte de la China, la Embla de los escandinavos, la Vigadj de los indios, la Kama de los chasteros, la Adimi o la Iba de los indostanos, o la Varona como Moisés la llamó inspiradamente.

Pero también la mujer ha sido por algún tiempo la sumisa, la esclava, el sexo débil y la empleada del hogar. El filósofo Arturo Schopenhauer, llegó a decir en su obra “Los dolores del mundo” que la mujer no ha sido hecha para los grandes trabajos de la inteligencia o del cuerpo, sino para la propagación de la especie,”es un animal de cabellos largos e ideas cortas” a quien es necesario pegar, alimentar bien y encerrar y que “sufre de una miopía intelectual y nada sabe prever”, opinión nada feliz y que no compartimos por no ajustarse a la verdad.

En el mundo de hoy, con todos sus fascinantes adelantos científicos y tecnológicos, la mujer ya es la celosa guardiana de la justicia, del progreso social, de la libertad de los pueblos y que no se deja arrebatar sus derechos. La mujer viene predominando en puestos de jerarquía empresarial, de la política, del liderazgo institucional e inclusive ocupa los más altos cargos políticos, e inclusive de presidente de la República en varios países del mundo.


La mujer, al asumir su responsabilidad histórica, está superando al hombre en muchos campos, demostrando mayor calidad profesional, honestidad, creatividad y ubicándose en igualdad de deberes y derechos, igualdad de género. La marginación y discriminación de la mujer, las diferencias culturales y educacionales  entre el hombre y la mujer ahora son letra muerta. 

Ahora la mujer, con igual o mayor posibilidad de éxito que el hombre, mantiene viva su fe en un futuro mejor y se esfuerza a diario por construirla  sobre la base de valores axiológicos, procurando crear cosas útiles, frente a las torvas miradas de retrógrados, abúlicos y conformistas. 

La mujer en el mundo de hoy sigue el ejemplo de quienes nos heredaron sus valiosas obras inmortales.