martes, 3 de mayo de 2016

NIVEL EXPLORATORIO DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

NIVEL EXPLORATORIO DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Este primer nivel de la investigación científica llamado también formulativo,  consiste en efectuar un estudio superficial, preliminar, básico y de reconocimiento del aspecto externo del hecho, fenómeno o problema que será materia de investigación, o en diagnosticar la realidad, con el fin de identificar y destacar sus aspectos fundamentales, obtener una visión de conjunto, de tipo aproximativo, referente a determinado hecho, fenómeno o problema que ha sido poco explorado y conocido anteriormente, que requiere su estudio bajo un nuevo enfoque y que permitirá, profundizar en el tema, determinar los procedimientos adecuados y viables y para abrir líneas de investigación adecuadas para realizar una investigación que llegue a buen puerto.

En el nivel exploratorio, el investigador “recoge información pertinente sobre la factibilidad, posibilidad y condiciones favorables, para sus fines investigativos. En esta etapa también se debe determinar el problema, el objetivo y fines de la investigación, las personas que participarán, las instituciones de coordinación, el presupuesto, financiamiento, etc.” refiere Sergio Carrasco Díaz en su obra “Metodología de la Investigación Científica”.

El nivel exploratorio de la investigación tiene por objetivo “la formulación de un problema para posibilitar una investigación más precisa o el desarrollo de una hipótesis”. “Pero tienen otras funciones como la de aumentar la familiaridad del investigador con el fenómeno que va a investigar, aclarar conceptos, establecer preferencias para posteriores investigaciones” (Claire Selltiz et all,1965). Asimismo “el auxilio al investigador tanto para definir más concretamente el fenómeno, como en la manera en que debe realizar el estudio” (Pick de Weiss, Susan y Ana Luisa López Velasco de Faubert).

Al respecto, Tafur Portilla manifiesta: “Al realizar esta actividad el investigador universitario crea las mejores condiciones para continuar su investigación. Afinca su propuesta de investigación sobre bases más sólidas, establece fundamentos de la investigación ulterior”.[1]

Selltiz, Jahoda, Deustch y Cook[2] señalan las siguientes funciones de este tipo de estudios: formular problemas;desarrollar hipótesis;  familiarizar al investigador con el fenómeno que desea estudiar; aclarar conceptos;  establecer preferencias para posteriores investigaciones; reunir información acerca de posibilidades prácticas para llevar a cabo investigaciones en marcos de vida actual; proporcionar un censo de problemas considerados como urgentes por personas que trabajan en un determinado campo de las ciencias sociales”

“Este nivel de investigación sirve para ejercitarse en las técnicas de documentación, familiarizarse con la literatura, bibliografía, hemerografía, tesis y fuentes electrónicas. Por ello algunos hablan de investigación bibliográfica” (Humberto Ñaupas et al, Lima, 2011:66).

El estudio de la documentación implica consultar las fuentes históricas, bibliográficas y estadísticas, los informes y estudios existentes, el material cartográfico, los archivos oficiales y privados, obras literarias, documentación personal que tiene el investigador y lo procesado y difundido por los medios escritos, radiales, televisivos y electrónicos. Y finalmente, se efectúa contactos directos con personas e instituciones que están en condiciones de proporcionar información sobre el tema de investigación a realizar.

Según Lourdes Münch y Ernesto Ángeles el nivel investigativo exploratorio “se realiza cuando no se tiene una idea específica de lo que se desea estudiar o cuando el fenómeno es poco conocido por el investigador. Su objetivo es ayudar a definir el problema, establecer hipótesis y determinar la metodología para formular un estudio de investigación definitivo. En este tipo de investigación no se llega a conclusiones definidas ni generales”.[3]

Para el maestro universitario sanmarquino Julio Mejía Navarrete, este nivel de la investigación científica cumple las funciones siguientes:
-     Aumentar la familiaridad del investigador con el fenómeno que estudia, motivando un estudio más consecuente y mejor estructurado.
-       Aclarar conceptos y teorías con los que se pretende llevar una investigación.
-          Establecer preferencias temáticas para posteriores investigaciones.
-         Resumir información acerca de posibilidades prácticas para la realización de investigaciones, en marcos de la vida actual.
-        Realización de estudios diagnósticos de carácter preliminar, en donde se delimiten los problemas más agudos y de inmediata solución práctica, en una comunidad donde no se puede esperar una investigación más sistemática.[4]

Carlos E. Méndez A., indica que para definir el carácter exploratorio del estudio han de tenerse en cuenta consideraciones importantes: el conocimiento previo que tiene el investigador sobre el problema planteado, los trabajos realizados por otros investigadores, la información no escrita que poseen personas que por su relato pueden ayudar a reunir y sintetizar sus experiencias”[5]

Este mismo autor considera como estudios exploratorios: “las monografías e investigaciones bibliográficas que buscan construir un marco teórico de referencia, o las orientadas al análisis de los modelos teóricos. Los trabajos genéricos referidos a la teoría de mercados, producción, finanzas, administración del recurso humano, moneda y banca, comercio exterior, microeconomía, macroeconomía, hacienda pública, auditoría, revisoría fiscal, costos, estados financieros, etc., son ejemplos que por su contenido, más de tipo teórico, pueden constituirse en estudios exploratorios” (Carlos E. Méndez A., 2001:135).



[1] Tafur Portilla, Raúl. La Tesis Universitaria. Editorial Mantaro, Primera edición, Lima, 1995, p.43.
[2] Selltiz, et al. Métodos de investigación en las relaciones sociales. Rialp, Madrid, 1965.
[3] Münch, Lourdes y Ernesto Ángeles. Métodos y técnicas de investigación. Editorial Trillas, Tercera edición, 2007, p.30.
[4] Mejía Navarrete, Julio. La investigación social (Introducción). Cuadernos de Teoría y Metodología. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, setiembre de 1983, p.28.
[5] Méndez A., Carlos E. Metodología, diseño y desarrollo del proceso de investigación. McGraw Hill Interamericana S.A., Impreso por Editorial Nomos S.A., Tercera edición, Colombia, 2001, p.135.