martes, 7 de mayo de 2019

RETOS Y DESAFÍOS QUE ENFRENTA EL PERIODISMO DIGITAL EN EL SIGLO XXI


RETOS Y DESAFÍOS QUE ENFRENTA 

EL PERIODISMO DIGITAL EN EL SIGLO XXI


Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Los retos y desafíos que enfrenta el periodismo digital en el siglo XXI podemos resumirlos básicamente en los siguientes puntos:
1.     Lograr que los propietarios de medios de comunicación, periodistas, educadores, investigadores sociales y la industria entiendan a cabalidad el valor que agrega la Internet al proceso comunicacional e informativo de las sociedades.

2.     Demandar a las universidades una educación de calidad para que traten de superar a corto o mediano plazo los vacíos de la formación profesional y ética de periodistas, comunicadores sociales, educadores e investigadores sociales respecto al manejo y la aplicación de los recursos multimedia y de las redes sociales virtuales ( Facebook, Myspace, Tuenti, Twitter, Hi5, MySpace, YouTube y Linkedin ).

3.     Sensibilizar a los gobiernos de turno de las naciones sobre la insuficiente inversión económica que realizan y la necesidad de incrementarla con fines de incorporación de tecnologías avanzadas de información y comunicación (TAICs) para su aplicación en el proceso educativo nacional. Y la necesidad de reducir la persistente brecha digital existente entre inforicos e infopobres, que dificulta y posterga las aspiraciones populares sobre la universalización de la democratización de Internet.

4.     La infoxicación o cantidad exorbitante e incontrolada de información que circula por las redes, plantea la dificultad para su decodificación por parte de los usuarios, al no poder discernir qué información vale la pena y cuál no, cuál tiene mayor importancia, relevancia y credibilidad.

5.     El usuario de los medios sociales, al convertirse en informante, quiere ser escuchado, tenido en cuenta  su comentario, valorado en su opinión y que se solucione sus problemas. Todo esto resulta no muy fácil de atender y satisfacer a todos los usuarios, principalmente por razones de tiempo y de política del medio.

6.     Otro gran reto y desafío es llegar a saber si en el futuro las computadoras serán capaces de tener una conciencia. Por ahora se dice que podrían entender todo, pero no podrían avanzar por sí solas, no podrían reproducirse a sí misma ni evolucionar, pues no tienen vida propia.

7.     El desafío digital exige una reinvención del periodismo y una reconquista de la credibilidad y centralidad social, para adaptarse a los nuevos tiempos, a las nuevas rutinas productivas, al nuevo lenguaje informático, a las nuevas técnicas y herramientas de trabajo,  a las nuevas alternativas profesionales y a los avances de la ciencia y la tecnología.

8.     El periodismo digital, en la medida que sea de calidad, creíble, transparente, independiente, creativo, con valores éticos, centrado en el bien común y que sirva a la sociedad de manera efectiva, eficaz y eficiente será la garantía para consolidar regímenes políticos democráticos y una cultura de paz social, cuyo contenido de los mensajes, noticias e informaciones estén libres de intereses en conflicto, de manipulaciones, de prejuicios y sean procesadas con objetividad, imparcialidad, responsabilidad y pluralismo.

9.     Los periodismos ciudadano y  nuevos tipos de mass media online abren nuevos retos, pero a la vez generan peligros como la sobreabundancia informativa, que satura las redes sociales y origina una mayor propensión a cometer errores e imprecisiones en el acopio, selección, valoración e interpretación de los mismos. Tenemos sobreabundancia de información pero no acompañada necesariamente de calidad en aras del interés social, de la seguridad de los ciudadanos y de las naciones.

10. La economía es un desafío de incalculables dimensiones. La concentración de medios en manos de un reducido número de propietarios genera el dominio y control monopólico y oligopólico  de diarios, radioemisoras y cadenas de televisión, sobre el escenario mediático acentuándose serias consecuencias en la industria cultural y el periodismo, por tener a la noticia e información como mercancía, relegando en extremo el interés social como servicio público.

11. Las universidades, que forman periodistas y comunicadores sociales profesionales, tienen el deber de reformular los pénsumes de estudios de sus escuelas de comunicación social, en concordancia con las necesidades y los requerimientos del mercado laboral, de los nuevos métodos y técnicas de comunicación virtual. También de proceder a la actualización del personal docente en el dominio de las herramientas tecnológicas para incrementar y mejorar su capacidad tecnológica, capacidad de adaptación e innovación y capacidad de producción e investigación de nuevos saberes. Finalmente, tienen el deber de reformular periódicamente el currículo, para  satisfacer las demandas del entorno social y articular las distintas áreas del conocimiento según las exigencias de la sociedad en constante cambio e innovación.

12. Un gran reto del periodista digital en el siglo XXI es adaptarse en el día a día del ejercicio profesional a los cambios constantes y vertiginosos de las tecnologías de la época y usar las aplicaciones digitales con inteligencia y altos estándares éticos con el fin de conquistar las audiencias/productoras/distribuidoras. Al respecto, Josep María Casasús (2000) afirma: “En la era digital la ética es la única razón de ser del periodismo. Lo único que puede identificar a los periodistas con respecto a otros informantes que actúan en la red es el compromiso ético solidario y progresista con la realidad, y con la voluntad de obtener la descripción más fiel posible de la verdad por la vía del más amplio consenso de percepciones”.[1]



[1] Casasús, J. M. (2000).Perspectiva ética del periodismo electrónico. http://pendientedemigracion.ucm.es/info/perioI/Period_I/EMP/Numer_07/7-3-Pone/7-3-03.htm