sábado, 15 de junio de 2019

EL CONFLICTO DE INTERÉS EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA


EL CONFLICTO DE INTERÉS EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
Escribe: Eudoro Terrones Negrete

EL CONFLICTO DE INTERÉS

 El conflicto de interés es una situación en la que el juicio del investigador sobre una investigación puede ser influido por un interés secundario o ganancia económica, hecho que le resta imparcialidad y credibilidad a dicho juicio.

“En el caso de la investigación científica, se considera como conflicto de interés a aquellas condiciones en las cuales el juicio profesional que concierne al interés primario de la integridad científica, tiende a estar influenciado negativamente por un interés secundario, como pudiera ser el interés monetario” (Dra. Sofía P. Salas, Directora Escuela de Medicina. Universidad Diego Portales de Chile).

Constituye conflicto de interés:
1.      Utilizar bienes de la empresa, universidad, instituto o centro de investigación para beneficio personal del investigador;
2.      Aceptar sobornos o coimas de clientes y proveedores de la universidad;
3.      Participar simultáneamente en la gestión de otro instituto o centro de investigación ajeno al de la universidad en la que trabaja el investigador.

“Algunos de los métodos y condiciones que pueden ser utilizados por las instituciones para evaluar y controlar los conflictos de intereses (CI) incluyen la declaración pública de intereses económicos, las revisiones externas de las investigaciones llevadas a cabo en el seno de cada institución, la modificación de proyectos de investigación inadecuados y la disolución de relaciones financieras que generen CI potenciales o reales, entre otras[1].

La tolerancia o el manejo inadecuado del conflicto de intereses afectan la confianza en la ciencia y la credibilidad de los científicos.

CÓMO EVITAR LOS CONFLICTOS DE INTERÉS

No solicitar ni aceptar regalos, favores o agasajos de parte de los estudiantes,  egresados, personal administrativo, profesores, familiares o relacionados de estos, durante el tiempo en que dure la realización de los trabajos de investigación y que puedan poner en duda su imparcialidad y credibilidad.

Abstenerse de tomar decisiones, evaluar y calificar proyectos o trabajos de investigación en las que estén involucrados parientes hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad, a menos de que tenga autorización del superior inmediato o esté bajo supervisión.

Actuar y evaluar con transparencia, objetividad e imparcialidad según los intereses de la universidad y no según los intereses personales del investigador o de grupos ajenos a la universidad.


[1] Groeger JS, Barnes M. Conflict of interest in human subjects research. Crit Care Med. 2003;31:137-42.