miércoles, 26 de agosto de 2009





LAS CATARATAS

DEL NIÁGARA

Escribe:

Dr. Eudoro Terrones Negrete



Las cataratas del «Niágara», cuyo nombre es originario de una palabra iroquesa que significa «trueno de agua», constituyen un privilegiado punto de interés turístico, un monumento a la belleza, un lugar elegido para escenas especiales de películas, un centro de recreación diversa, una fuente potencial permanente de energía, un medio de conservación del medio ambiente y un lugar mágico y único en el mundo por su “amplitud y afluencia de agua” que proviene de los grandes lagos de Norteamérica.
Luces artificiales iluminan ambos lados de las cataratas del Niágara durante varias horas después del ocaso.
Según el sacerdote Padre Luis Hennepin, las cataratas del Niágara son “una increíble y sin igual catarata o caída de agua”, las mismas que tienen una extensión de 800 metros de ancho y se encuentra en el río Niágara, entre Ontario (Canadá) y el Estado de New York (EE.UU.), en la zona oriental de América del Norte.

Su origen se encuentra en la glaciación que tuvo lugar hace 10.000 años. Las aguas que recorren, situadas a 236 metros sobre el nivel del mar y cuya caída es de más o menos 50 metros, generan una energía aproximada de cuatro millones de kilovatios por segundo y 5.720 metros cúbicos de agua por segundo.

Las cataratas del Niágara, considerada por propios y extraños como una de las grandes maravillas naturales del mundo, fueron descubiertas por los colonizadores europeos y se encuentran aproximadamente a 240 kilómetros al sur de Toronto, Canadá y a 560 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nueva York

Con encapuchados ponchos de plástico azul miles de personas recorren la catarata en el microcrucero Maid of the Mist, dando la impresión de una atmósfera carnavalesca. A través del Maid se conducen pasajeros por debajo de las cataratas desde 1846.
Las cataratas del Niágara, principal recurso de atracción turística de la zona, comprenden tres cataratas: Las «Cataratas canadienses» que están en Ontario, las «Lupas americanas», que se ubican en Nueva York, y las «Cataratas Velo de Novia».
Se puede llegar a las cataratas usando algún medio de transporte: avión, automóvil, bus, tren, o el histórico Maid of the Mist (Doncella de la Niebla).
La mejor manera de ver y explorar a pie las cataratas en su totalidad es desde el lado canadiense. Muy de temprano o al atardecer, se observa extraordinarios brillantes arco iris entre medio de la llovizna, y por la noche es muy singular contemplar el espectáculo de luces de colores.
El estruendo de las cataratas rompiendo el agua y los inmensos parques naturales es impresionante, conmovedor, maravilloso.