Publicaciones

Artículo mas reciente

HOMENAJE A LOS 90 AÑOS DE FUNDACIÓN DEL PARTIDO APRISTA PERUANO/VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE: EL REVOLUCIONARIO Y EL REPRESENTANTE DE LA NUEVA HERMANDAD PARA LAS NACIONES DE AMÉRICA LATINA

HOMENAJE A LOS 90 AÑOS DE FUNDACIÓN DEL PARTIDO APRISTA PERUANO  VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE:   EL REVOLUCIONARIO                          ...

Artículos Destacados

miércoles, 16 de septiembre de 2020

HOMENAJE A LOS 90 AÑOS DE FUNDACIÓN DEL PARTIDO APRISTA PERUANO/VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE: EL REVOLUCIONARIO Y EL REPRESENTANTE DE LA NUEVA HERMANDAD PARA LAS NACIONES DE AMÉRICA LATINA

HOMENAJE A LOS 90 AÑOS DE FUNDACIÓN DEL PARTIDO APRISTA PERUANO 

VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE:  EL REVOLUCIONARIO                                Y EL REPRESENTANTE DE LA NUEVA HERMANDAD PARA LAS NACIONES DE AMÉRICA LATINA

Víctor Raúl Haya de la Torre, el revolucionario y el representante de la nueva hermandad para las naciones de América Latina

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Al cumplirse este 20 de setiembre de 2020 los noventa años de fundación del Partido Aprista Peruano (1930-20 de setiembre-2020), queremos rendir nuestro homenaje histórico con el artículo periodístico “Víctor Raúl Haya de la Torre,  el revolucionario y el representante de la nueva hermandad para las naciones de América Latina”.

VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE:  EL REVOLUCIONARIO Y EL REPRESENTANTE DE LA NUEVA HERMANDAD PARA LAS NACIONES DE AMÉRICA LATINA

 

I.    INTRODUCCIÓN

Mensaje de Víctor Raúl Haya de la Torre a la conciencia de los peruanos

1

Represento un principio, un credo, una bandera de juventud. Agito y agitaré las conciencias hacia la justicia. Lucho por producir la precursora revolución de los espíritus y maldigo con todo el calor de mi convencimiento a los explotadores del pueblo que hacen del gobierno y la política, vil negociado culpable.

2

La generación anterior a la nuestra, cayó en el intelectualismo, se perdió en la literatura, y se olvidó de la vida. La nuestra va más directamente hacia el rumbo constructor. Por eso, con orgullo, debe llamarse revolucionaria, y como tal debe vivir, actuar y luchar.

3

Necesitamos hacer obra de revelación y descubrir a nuestro pueblo, intoxicado por una prensa gris, la realidad ardida del mundo nuevo.

4

El aprismo aporta al Perú  una nueva doctrina política y una juventud preparada y capaz de llevarla adelante. Ante el fracaso de la vieja generación de políticos, ante la ruina nacional que han causado sus métodos, el pueblo peruano reclama con justicia una nueva dirección para el Estado y un nuevo rumbo para el país.

5

Ahora volvemos tan unidos como antes, pero más fuertes. Nuestro Partido del Pueblo es un enorme gigante que se alza de nuevo. Pero es un gigante que tiene la generosidad que sólo poseen los fuertes. Únicamente los débiles son rencorosos y mezquinos. Nosotros que soportamos tercos agravios, no vamos a mirar hacia atrás, como la bíblica esposa de Lot que se convirtió en estatua, sino miramos hacia delante, constructivamente, por donde están amaneciendo los caminos de la esperanza».

6

Nuestro Partido representa ahora, la fuerza nueva a la que le estaba reservada la victoria. Tengamos fe y trabajemos. La nueva generación peruana, que es nueva por la juventud del brazo y del cerebro que la forma, cumplirá la gran tarea.


ALIANZA POPULAR REVOLUCIONARIA AMERICANA  (APRA)

En la ciudad de México, el 7 de mayo de 1924, Víctor Raúl Haya de la Torre funda la Alianza Popular Revolucionaria Americana (A.P.R.A.). En el salón de actos del Museo Nacional, Haya de la Torre entrega la bandera de Indoamérica al presidente saliente de la Federación de Estudiantes de México,  señor Lelo de Larrea, y  pronuncia un emotivo, juicioso y célebre discurso, en el que, entre otras cosas, dijo: “No sólo queremos a nuestra América unida, sino a nuestra América justa. Sabemos bien que nuestro destino como raza y como grupo social, no puede fraccionarse: formamos un gran pueblo, significamos un gran problema, constituimos una vasta esperanza…Esta bandera que yo os entrego no presume originalidades recónditas…Aceptarla porque es nuestra. Flameará primero sobre las soñadoras muchedumbres de las juventudes que van abriendo el camino, y más tarde serán los pueblos, los ideales bellos y justos, los que la agiten en el tumulto estremecido de sus luchas”.

 La Alianza Popular Revolucionaria Americana, desde su fundación, tenía como objetivos de lucha los cinco puntos básicos de su doctrina: 1. Acción contra todo tipo de imperialismo; 2. Por la unidad política de América Latina; 3. Por la nacionalización de tierras e industrias; 4. Por la internacionalización del Canal de Panamá; 5. Por la solidaridad con todos los pueblos y clases oprimidos del mundo.


PARTIDO APRISTA PERUANO (PAP)

El Oncenio del gobierno de Augusto Bernardino Leguía en el Perú fue entre 1919 y 1930. El dictador Leguía cae en Perú el 22 de agosto de 1930.

El 20 de setiembre de 1930 se funda en Lima el Partido Aprista Peruano (PAP). El aprismo nace como un partido político auténticamente peruano por sus orígenes intelectuales; por su raíz popular, criollo y mestizo; por su ideario, por su organización y por sus líderes. Al anochecer del 20 de septiembre de 1930, después que regresaron los dirigentes apristas exilados por el oncenio de Augusto B. Leguía, arranca la primera sesión de Instalación del Partido Aprista Peruano, en Lima, con la concurrencia de unos cuarenta ciudadanos, la mayoría jóvenes peruanos, con su primer secretario general Carlos Manuel Cox. El aprismo  en el Perú se funda para interpretar y atender las necesidades e intereses del pueblo peruano y solucionar sus problemas integrales. 

El 15 de agosto de 1931, Haya de la Torre regresa del destierro y en la Plaza San Martín el pueblo de Lima lo recibe a Víctor Raúl. Joven trajeado con chaqueta de cuero, con la cabeza descubierta, la mano izquierda en alto, traía, como dijo el poeta, “la nueva aurora”. Más de ochenta mil ciudadanos lo acompañaron entre vítores y cantos, con ramas de palma en las manos, agitando pañuelos blancos y entonando a pie firme las sagradas notas del Himno Nacional. Desde un balcón de la Plaza San Martín, el joven revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre dijo: “En el ejército civil que es el Aprismo, vengo como soldado dispuesto a marchar al frente y a llegar al sacrificio que se me pida. Ni venganza ni amenaza están escritas en las banderas del Aprismo: sólo queremos y realizaremos justicia…” Explicó asimismo que el Estado antimperialista será un “Estado técnico, Estado de participación de todos aquellos que en una forma y otra contribuyan con su trabajo a la formación de la riqueza nacional”.

El 23 de agosto de 1931, en la Plaza de Toros de Lima, Haya de la Torre expone el Programa del Plan de Acción Inmediato del Partido Aprista Peruano. El 4 de octubre, una turba sanchecerrista asalta el local central del Partido aprista y asesina a un guardia de seguridad. En el mes de octubre de 1931 Haya de la Torre participa como candidato a la presidencia de la República por el Partido Aprista Peruano. El 10 de diciembre los sanchezcerristas hirieron mortalmente en las puertas del local del PAP (calle Belén) al pequeño vendedor de diarios N. Apaza Yura. El 11 de diciembre un grupo semioficial atacó a mano armada los locales apristas de la ciudad de Huacho. El 12 de diciembre la Célula Parlamentaria Aprista (CPA) presentó un proyecto de ley para realizar elecciones municipales en toda la República, toda vez que no las había desde 1923. El 21 de diciembre, la CPA propuso una ley que prohibía el alza de los arriendos, a la vez que establecía una tasa racional, según el costo y los impuestos. La prohibición de alzar los arriendos existía desde 1920, sus precios topes carecían de aplicación en 1931. La mayoría parlamentaria de entonces envió a Comisión el proyecto aprista y no se discutió nunca más. El 23 de diciembre, las oficinas centrales del PAP son clausuradas por Luis M. Sánchez Cerro.

El 4 de enero de 1932 Haya de la Torre formula una declaración tajante contra el proyecto de ley de emergencia presentado al Congreso de la República por el ministro García Bedoya. El 6 de enero  un subprefecto metió preso al director del diario aprista de Chiclayo. El 8 de enero se realiza un mitin de protesta porque los recién llegados al poder barrían de sus puestos a los antiguos burócratas, para reemplazarlos por militantes sanchezcerristas que cobraban así favores electorales. El 9 de enero, el Partido Aprista Peruano reorganiza su Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y Haya de la Torre mantiene en sus manos la Secretaría General del Partido y los cargos más importantes recayeron en los diputados Manuel Arévalo y Luis Alberto Sánchez. El 15 de enero se multa a Serafín Delmar, director de la Revista APRA a 22 días de prisión por haber atacado en un editorial al presidente Luis M. Sánchez Cerro. Como la ley de emergencia autorizaba a sustituir la multa por prisión, Serafín Delmar decidió compensar con días de cárcel los soles de multa. El 28 de enero de 1932 se realiza un ardoroso debate en el Congreso de la República, al denunciar Luis E. Heysen los planes del gobierno para perseguir a los diputados apristas y pedir garantías para la vida de Haya de la Torre, argumentándose que el gobierno realizaba una burda maniobra para comprometer a otros partidos en las represalias contra el APRA. El 4 de febrero de 1932 el ministro de Justicia, Culto e Instrucción, Carlos Sayán  Álvarez, ordenó la clausura de los locales donde funcionaban las universidades populares “Manuel González Prada”. El 12 de febrero la policía derriba la puerta de la casa del diputado aprista Arturo Sabroso, lo apresa y lo saca de su hogar a culatazos. El 20 de febrero los 27 representantes del PAP  ante el Congreso de la República, la primera Célula Parlamentaria Aprista, son deportados por el presidente Sánchez Cerro. El 5 de marzo, Sánchez Cerro ordena el arresto a Haya de la Torre y de todos los miembros del Comité Ejecutivo Nacional del PAP. El 6 de marzo un estudiante dispara y logra herir al presidente Sánchez Cerro.  El 6 de mayo de 1932 Haya de la Torre es arrestado en un suburbio de Lima por un centenar de soplones que lograron formar un cordón de pistolas y de ametralladoras. El 7 de mayo, luego de ser sometido a un extenso y riguroso interrogatorio, se había dispuesto el traslado de Haya de la Torre al Panóptico. Este mismo día a las seis de la tarde estalló una revuelta aprista en Lima y los manifestantes se abrieron paso a balazos hasta la Plaza de Armas, provocando pánico en Palacio durante una media hora. El 16 de mayo de 1932 se inicia la Instructiva del Proceso Haya de la Torre. El 26 de mayo de 1932 se llega a conmutar la pena de muerte contra Carlos Enrique Melgar y Manuel Seoane Corrales por la de internamiento. El 6 de julio, Manuel Barreto fijó su mirada a Alfredo Tello Salavarría, quien tenía entonces 23 años de edad y era maestro de escuela, y le dijo: “A las dos de la mañana, maestrito, a las dos atacaremos el cuartel O´Donovan”. El 7 de julio de 1932 estalla la revolución aprista en Trujillo y es derrotada por la fuerza combinada del Ejército, la Marina y la Aviación. Este mismo día el Congreso de la República aprueba la Ley No. 7540 sobre las Cortes Marciales y la Ley No. 7541, aprobando el estado de sitio en todo el territorio nacional.

En su carta al Dr. John Mackay, escrita desde una celda de la Penitenciaría de Lima en 1932, Víctor Raúl expresó: “Cuando pienso en la exaltación del nombre de Haya de la Torre, siempre pienso en el Jefe de nuestro Partido, un símbolo ideal y no en mí mismo. Hasta para mí el nombre de Haya de la Torre es algo ajeno a mi persona…Creo que la fe puesta por tantas gentes en mí como líder, puede ayudar en mucho a mantener la unidad del Partido y para llevar a cabo la tarea que cada uno debe emprender para alcanzar nuestros fines. Por eso proyecto mi personalidad y la pongo al servicio de un ideal colectivo, pero nunca, nunca, como pedestal de mi vanidad”. 

El 30 de abril de 1933, Luis M. Sánchez Cerro es asesinado. Ante este hecho lamentable, el gobierno inicia la terrible y gran persecución a Haya de la Torre y a los dirigentes apristas.

El 6 de enero de 1934 la policía allana los domicilios y persigue a los dirigentes apristas Carlos Manuel Cox, Luis E. Heysen, Pedro Ernesto Muñiz Martínez, César E. Pardo, Luis Alberto Sánchez y Manuel Seoane Corrales bajo la vaga acusación de fomentar un complot de sargentos y clases del Ejército; el proceso llevado a cabo por tal motivo concluyó excluyendo de toda responsabilidad a dichos dirigentes. El domingo 7 de enero de 1934 se realizó en la Casa central del PAP, calle de Pobres, la fundación de la Federación Aprista Juvenil (F.A.J.), organizado por Ramiro Prialé, Luis Rodríguez Vildósola, Armando Villanueva del Campo, Humberto Silva Solís, Nicanor Mujica, Pablo Silva Villacorta, Susana Medrano, Andrés Townsend Ezcurra, Luis Salcedo, entre otros.

“El 27 de octubre de 1934 fallece en Trujillo el padre de Víctor Raúl. Sólo hay un medio de llegar al sepelio: una avioneta. Víctor Raúl es víctima de un singular “accidente” que tiene mucho de atentado personal (no será el primero, ni el último). La avioneta se rompe un ala y el tren de aterrizaje, pero Víctor Raúl continúa hasta Trujillo” refiere Alberto Baeza Flores en su obra “Haya de la Torre y la revolución constructiva de las Américas”.

El 18 de junio de 1936 Haya de la Torre es proclamado candidato a la presidencia de la República,  por los presos apristas, los sindicatos, las células clandestinas y los proscritos. Su primer vicepresidente sería el coronel César E. Pardo y el segundo vicepresidente el obrero textil Juan Guerrero Quimper. En el mes de setiembre de 1936, Augusto Vendares, por presión del Jurado Nacional de Elecciones logra aplicar al Partido Aprista Peruano el artículo 53 de la Constitución política que ponía fuera de la ley a los partidos de “organización internacional”. Ante esta circunstancia política el PAP decide apoyar con sus votos la candidatura presidencial de don Luis Antonio Eguiguren. Y por orden de Benavides cuando el escrutinio arrojaba un 75 por ciento de votos a favor de Eguiguren sobre todos los demás, el Congreso de la República declara nulo los comicios y prorroga el mandato por tres años al presidente Óscar Raimundo Benavides Larrea.

Y así se podría seguir exponiendo  hasta nuestros días la heroica trayectoria de lucha histórica del  APRA y del Partido Aprista Peruano por la Libertad, el Pan y la Justicia social de los que menos tienen.

Al cumplirse este 20 de setiembre de 2020 los noventa años de fundación del Partido Aprista Peruano (1930-20 de setiembre-2020), queremos rendir nuestro homenaje histórico con el artículo periodístico “Víctor Raúl Haya de la Torre,  el revolucionario y el representante de la nueva hermandad para las naciones de América Latina”.


II.          DESARROLLO


VÍCTOR RAÚL HAYA DE LA TORRE:  EL REVOLUCIONARIO 

Y EL REPRESENTANTE DE LA NUEVA HERMANDAD PARA 

LAS NACIONES DE AMÉRICA LATINA

En su condición de líder revolucionario Haya de la Torre ha sido un persistente e inflexible luchador contra la injusticia, la opresión, la dominación, la marginación, la exclusión social y la explotación  sea del hombre por el hombre y del hombre por el Estado.

Por su compromiso con la gente humilde y necesitada, por su consecuencia con los ideales de libertad y de justicia en bien de los que menos tienen, por su lucha frontal contra los grandes grupos de poder económico nacional y extranjero, Haya de la Torre tuvo que soportar muchos años de cárcel, de persecución y de exilio, tercos agravios, rencores y odios venidos de los representantes de la derecha conservadora y reaccionaria, de la izquierda extrema y recalcitrante, de la oligarquía plutocrática y feudal, los mismos que perseveraron en la brutal persecución para destruir al APRA o eliminar de la actividad política a Haya de la Torre.

Sin embargo, su imbatible liderazgo supo despertar y remecer las conciencias dormidas de trabajadores manuales e intelectuales y orientarlos hacia la gran transformación estructural de los pueblos, para hacer del Perú un país sin amos en su cúspide ni esclavos en su base.

Víctor Raúl Haya de la Torre entendía el término revolución no en el sentido catastrófico de cuartelazo, montonera, motín o anarquía, sino en el sentido de profunda significación histórica y constructiva, de transformación, evolución y renovación, pero sujeta a los imperativos y limitaciones de la realidad en permanente cambio, que posibilitara la conquista de la justicia social por un camino propio, camino equidistante de Washington, de Moscú, de China, de Cuba o de cualquier otra colonia imperialista.

Haya de la Torre entendía el término revolución en sus dimensiones de orden social, político, económico, cultural, científico, tecnológico y axiológico.

Respecto al término revolución,  Manuel Seoane Corrales, en su obra “Comunistas criollos. Disección polémica de la charlatanería roja”, señala lo siguiente: “Los comunistas criollos se creen o llaman ultra-revolucionarios. Pero, en realidad son como los rabanitos, rojos por fuera y blancos por dentro”. “El vicio de la exaltación latina está dificultando el problema de la lucha por la justicia social en Indoamérica. La fantasía y el lirismo agrarios visten de prestigio al hombre que ofrece revolucionarlo todo. Un revolucionario resulta un ser misterioso, atractivo, seductor. Hay, pues, muchos revolucionarios snobs. Pero la revolución, entendida como auténtico proceso transformatorio, no es un juego de palabras sino un complejo y vasto cambio social. El revolucionario por consiguiente no puede ser un demagogo con mal humor o con fiebre. La pasión, nada más que la pasión, real o fingida, no crea nada. Acelera el esfuerzo sólo cuando éste se apoya en el conocimiento frío y realista de las circunstancias ambientales y lo acicatea con una voluntad firme y tenaz. No son más revolucionarios los más gritones ni los más exigentes sino los más realizadores y serenos. Los primeros son charlatanes ineficaces, aspas de hélices girando en el vacío. Los segundos son constructores, ruedas firmes adosadas a la tierra que hacen marchar el carro de la justicia”. 

Víctor Raúl Haya de la Torre ha sido el revolucionario que insufló de espíritu optimista a legiones de jóvenes peruanos que se sentían desilusionados ante la perspectiva de volver al país empobrecido y desorganizado. Luchó contra los gobiernos de facto, las dictaduras y tiranías, contra los grandes grupos de poder económico y político, los abusos, excesos e injusticias del capitalismo extranjero. Luchó por los sagrados y fundamentales intereses y necesidades de las mayorías y minorías de la Nación. Abogó por las libertades fundamentales de las personas, por las libertades de pensamiento, de opinión,  de expresión, de tránsito, de sufragio, de prensa,  de palabra y de organización.

Al defender la libertad de sufragio precisó: “La libertad de sufragio sólo puede ser efectiva por medio de elecciones generales y libres, voto secreto y no intervención oficial en las elecciones”.

Víctor Raúl Haya de la Torre fue el revolucionario que laboró por incrementar la productividad y reducir la improductividad del Perú; creyó, proclamó, organizó y elaboró un equipo de técnicos de primer nivel y un plan de gobierno realista, científico y revolucionario, como aplicación real de una doctrina, implementándolo con un gran concurso de técnicos, de expertos conocedores de la realidad geográfica, histórica, ecológica, social, económica, educativa, cultural y política del Perú.

Fernando León de Vivero, en un artículo periodístico titulado “Mi hermano, mi amigo Víctor Raúl”, revela que cuando un periodista norteamericano en cierta ocasión le preguntó sobre lo que haría el APRA en caso de llegar al gobierno, Haya de la Torre le respondió así: “Vea usted, nosotros queremos que aquí todos, nuestro compañero, o el hermano, o el aborigen, o el indio, como quiera usted llamarlo, pueda comer, pueda vestirse, pueda tener un techo, pueda ser instruido, pueda vivir…Eso es ya una revolución en el Perú”.

En el referido artículo León de Vivero puntualiza asimismo que Víctor Raúl Haya de la Torre “era un hombre muy humano. A pesar que era muy severo en sus órdenes y muy organizado en su trabajo. Pero, por lo mismo que colocaba a sus hombres en puestos de responsabilidad, era muy exigente en el cumplimiento de su deber revolucionario”.

Víctor Raúl Haya de la Torre, de generosidad incomparable, de sensibilidad social ejemplar, no tuvo memoria para los agravios que recibía de las dictaduras militares de extrema derecha y de  extrema izquierda. Por eso el pueblo siempre valoró su servicio a la causa del Perú e Indoamérica, lo reiteró su lealtad incondicional y mantuvo en alto su nombre por considerarlo el abanderado de la democracia, la libertad y la justicia social.

Pablo Macera llegó a decir de Haya de la Torre: “Ha logrado mantener una dirigencia monolítica en su partido durante medio siglo, sin alcanzar el poder gubernamental”. No obstante ello su pensamiento llegó a calar hondo en la conciencia de las clases medias urbanas, del campesinado rural y de los pueblos del Perú profundo.

Luis Alberto Sánchez resumió así la vida de luchas y grandes pruebas físicas y morales de Haya de la Torre: ocho años en el destierro, doce años en persecución a muerte, uno y medio de aislamiento celular en la prisión, cinco años en encierro forzoso como asilado, es decir, “veinticinco años y medio de angustia física y moral”. 

En “Carta a los prisioneros apristas” Haya de la Torre explica el porqué de su persecución: “Estoy perseguido porque fui, soy y seré leal a mis principios políticos, a mi línea moral, a mi fe aprista y a mi consigna de luchar sin temores por la emancipación espiritual y material del pueblo peruano”. 

Y en el mundo, el aprismo es el único partido político que ha sido llevado ante la Corte Internacional de La Haya, en la persona de su fundador y jefe Víctor Raúl Haya de la Torre, acusado de supuestos “crímenes comunes”, y que después de un largo proceso de investigación judicial fue absuelto, quedó libre de toda culpa y responsabilidad, por cuanto “el Gobierno del Perú no ha podido demostrar que los delitos de que acusa a Haya de la Torre sean delitos comunes”, según el fallo de la Corte Mundial del 20 de noviembre de 1950, ratificado por el 2do. Fallo del 27 de noviembre del mismo mes y año y el del 13 de junio de 1951.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Enrique Camilo Rodó Piñeyro, Félix Rubén García Sarmiento conocido como Rubén Darío, José Vasconcelos Calderón, José Ingenieros y Víctor Raúl Haya de la Torre fueron los grandes líderes que lucharon por una patria continental, unida, libre y justa, patria sin prejuicios ni odios de clases. Haya de la Torre llegó a ser el portaestandarte de la integración económica y política de los países de América Latina, para hacer realidad los Estados Unidos de América del Sur y enfrentarse exitosamente contra el enemigo común, el imperialismo.

Premunido de espíritu revolucionario, integracionista y antimperialista, Haya de la Torre proclamaba en todos los países de Indoamérica la necesidad de formar “El Frente Único de los pueblos oprimidos contra el Imperialismo y contra las tiranías que entregan nuestras riquezas”.

Como político e intelectual revolucionario y de polendas, Haya de la Torre conoció y trató a Bujarín, Zinoviev, Radeck, Lozowsky, Renán, Sarmiento, Marx, Lenin, Einstein, Heisenberg, Manuel González Prada, Bertrand Russell, Alfred Whitehead, Ernest Cassirer, entre otros.

En su mensaje al III Congreso Nacional del Partido Aprista Peruano, el 27 de julio de 1957, Víctor Raúl Haya de la Torre expresó: “Yo creo que el Partido Aprista ha realizado en el Perú una profunda revolución. La está realizando: la revolución de convertir un país, primero en una entidad política con un programa y de convertir a un pueblo en un grupo social capaz de entender ese programa, de renovarlo, de sentirlo y de llevarlo adelante”.

Hombre revolucionario, de sano corazón, generoso hasta con el adversario, no dio muestras de mal humor o de venganza, no supo torcerse ni por el miedo, ni por el dolor, ni por el oro, ni por el hierro. No retrocedió ni un ápice ante las calumnias irresponsables y el escepticismo burlón.

A la juventud peruana e indoamericana, al pueblo adolorido y sufrido Haya de la Torre les dio lecciones de consecuencia y de lealtad política, lecciones de civismo y de dignidad. Jamás se dejó robar la paciencia, la esperanza de que algún día llegue la hora de la verdadera justicia social con Pan y Libertad.

Sin fusiles ni bombas, sin soldados ni metralletas, sin dinero de los grandes capitalistas, pero sí con las armas de las ideas, de la fe, de la convicción, de la disciplina y de la tenacidad, Víctor Raúl Haya de la Torre supo llegar a la conciencia de los pueblos, interpretar sus sentidas aspiraciones y levantar su voz en demanda del respeto a los derechos fundamentales de salud, de vivienda, de empleo, de educación y cultura, de estabilidad política y seguridad jurídica, de alimentación, de recreación y de una vida digna, libre y justa.

Desde joven, a Víctor Raúl Haya de la Torre lo vemos en uno y otro lugar del Perú organizando y capacitando a los estudiantes, obreros, campesinos, comerciantes, empresarios, industriales y profesionales. Producto de su perseverante espíritu de lucha sin cuartel contra toda forma de injusticia y desigualdad es la conquista de las ocho horas de trabajo diario, el seguro social, el voto de las mujeres, el voto de los analfabetos, la educación gratuita, la reorganización de los métodos escolares, la aplicación de algunas reformas de la educación, las leyes de reivindicación económica y profesional de los maestros y la creación del Ministerio de Educación Pública.

Pablo Silva Villacorta,  en su interesante obra “Adónde van las ideas de Haya de la Torre”, al valorar a  este insigne filósofo, ideólogo, estadista, escritor y político en las primeras décadas del Siglo XX expresa: “Así, para ir al grano, si del 24 al 30 vemos en Haya de la Torre al ideólogo, que crea una estrategia revolucionaria autóctona y científica para la transformación de los pueblos latinoamericanos, en 1931 nos hallamos frente a un estadista de 36 años, a un líder con visión de gobernante, a un político con responsabilidad y ante un nuevo tipo de hombre público”.

Silva Solís, en un ameno “Reportaje al hombre del año”, al preguntarle a Haya de la Torre que si recordaba “alguna anécdota inolvidable”,  respondió así: “No puedo apartar de mi memoria la de un viaje que hacíamos, en caravana de automóviles, en un empinado y retorcido camino de la sierra. En una de sus vueltas, divisé de pronto a un indiecito de 8 o 10 años, de pómulos enrojecidos, poncho y sombrero, que se replegaba sobre las cavidades de la montaña para eludir el paso de los autos. Al pasar aquel en que yo iba, el pequeño lanzó un vigoroso y alegre “Viva el Apra”. Hice detener el auto, que ya había avanzado varios metros en la curva. Bajamos a buscar al joven indígena. Fue imposible ubicarlo. Para mí ese “viva” preciso en la soledad de los Andes me ha dejado un recuerdo como de aparición y de estímulo. Fue como si la voz juvenil y desconocida saliera de las entrañas mismas de los Andes”. 

Eugenio Chang-Rodríguez, en su obra "Víctor Raúl Haya de la Torre: Bellas Artes, Historia e Ideología" (2018), como pocos autores, en su reciente obra ofrece un resumen de la vida artística e ideológica de Haya de la Torre en los términos siguientes: “De joven, Víctor Raúl admiró tanto las interpretaciones musicales del violinista argentino Andrés Dalmau y de la pianista Mercedes Pedrosa como la actuación dramática de la actriz española Amalia de Isaura en el Teatro Ideal de Trujillo. El 15 de diciembre de 1916, la Compañía de Teatro y Comedia de doña Amalia estrenó “Triunfa vanidad”, comedia escrita por Haya de la Torre para defender a César Vallejo, atacado injustamente por varios señoritos aristócratas trujillanos que consideraban al joven bardo como un poetastro bohemio. Al día siguiente, el periódico La Reforma publicó el soneto de Vallejo “Triunfa vanidad”, con la dedicatoria “Para ti, Juan Amateur, por tu valiente comedia estrenada ayer. Cariñosamente, César Vallejo”. Por su parte, Víctor Raúl, usando el mismo seudónimo, publicó en La Reforma del 23 de diciembre su poema “Hiperestesia”, con esta fraternal dedicatoria “Mis primeros versos para César A. Vallejo”, como lo menciona Luis Enrique Tord en su “Presentación”:

Mis versos son las cuerdas de un piano resonante

Que a rudos martillazos la vida hace vibrar

Me deleito escuchando la sonata inquietante

¡Que canta tu amargura de un íntimo pesar!

Ya es suave, dulce, rítmica como un “claro de luna”,

Ya con Chopin exalta mi loco fantasear,

O crece, se agiganta, resuena como una

Inmensa cabalgata wagneriana al trotar…

Según Manuel Seoane, en "Obras Apristas 1931 a 1948", en el Perú de los años 1917, 1918 y 1919 “había una tradición de gobierno oligárquico, de tipo civil, apoyado principalmente en el poder económico de la agricultura, y que manejaba el país como una vasta hacienda. Era una época de un señorío peculiar, con más cariño y preocupación por las plantas y por los animales, que por los hombres que trabajaban la tierra”. 

En 1917 empieza a funcionar el Colegio Anglo-Peruano bajo la dirección del prestigioso maestro John A. Mackay y la colaboración de Víctor Raúl Haya de la Torre, Jorge Guillermo Leguía y Raúl Porras Barrenechea. El 26 de abril de 1917, a las dos de la tarde, el fogoso dirigente juvenil, Víctor Raúl, conoce en la Biblioteca Nacional del Perú a Manuel González Prada, cuando este desempeñaba el cargo de Director. En el mes de agosto de 1917 Haya de la Torre viaja al Cuzco y en esta ciudad es nombrado secretario del Prefecto, cuando se desempeñaba como Prefecto el coronel César González Navarrete, Aquí labora durante ocho meses y logra despertar su vocación y predilección por los problemas de la raza indígena. Al respecto revela Víctor Raúl: “Yo no habría sentido devoción por la raza indígena, ni amor por el Perú serrano, ni dolor por la injusticia social, ni rebeldía ante la barbarie hecha sistema político, si no hubiera vivido en el Cuzco”. Luego de haber tomado conciencia a plenitud y vivido la problemática del indio, Víctor Raúl Haya de la Torre escribe el artículo “El problema del Indio”, en la revista “Amauta”. Aquí analiza, describe y explica con claridad meridiana los problemas del campesinado peruano y la forma de encararla.

En su obra “Haya de la Torre y el APRA”, Luis Alberto Sánchez puntualiza: “Haya de la Torre palpó también la candente situación de la Universidad de San Marcos, baluarte nepótico y feudal. Los profesores pertenecían a familias y círculos allegados al “civilismo” pardista. Muchos se hallaban allí por mérito propio; todos por vinculaciones políticas. Como una reacción contra el sometimiento de la Universidad a los intereses del partido y “clan”, la juventud decidió ese año convertir el antiguo Centro Universitario en una auténtica Federación de los Estudiantes del Perú. Haya de la Torre llegaba en su punto y hora, con su bagaje de perplejidades e interrogaciones”.

Desde temprana edad el revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre amaba las lecturas exóticas y no dejaba de concentrarse en la lectura de obras clásicas. Cuando joven sobresale por su inteligencia, rectitud de carácter, espíritu de bien, vocación de servicio y preocupación por los problemas de la sociedad. Más tarde será dentro del contexto intelectual de América Latina el gran Patricio y pensador original de América Latina; el Padre rector del pensamiento democrático continental y el abanderado de la justicia social.

Alberto Baeza Flores, en su obra "Haya de la Torre y la revolución constructiva de las Américas", destaca las condiciones de novelista y la “gran erudición en muchas materias” que tenía Haya de la Torre: “Pero acaso la opinión que se aproximó más a lo que yo pensaba fue la de un novelista: “Este hombre es un personaje en nuestra historia social y política de América Latina, pero habla como si fuera espectador también. Es actor y espectador a la vez. Y su fuerza es que su gran erudición en muchas materias la ofrece con el lenguaje más simple. El científico, el escritor, se quedan embelesados, pero estoy seguro que el hombre de la calle se queda embelesado también. ¿Por qué razón? Porque Haya de la Torre ha encontrado el lenguaje común al sabio y al ignorante: la palabra sencilla y profunda a la vez, que es la más rara de todas las virtudes”. 

En la obra referida, Baeza Flores también destaca la calidad revolucionaria de Víctor Raúl cuando afirma: “Será Haya de la Torre de aquellos hombres de la construcción, no de la destrucción, por eso su ideal de la revolución será nuevo. Apoyado en la ciencia y en la técnica modernísima irá a crear riqueza para los que no la tienen, a potencializar los espacios vacíos. Será el predicador de la revolución constructiva y en su estilo, en su vida, en su prédica y en su doctrina será el anti-Perón y el anti-Castro, es decir, el anti-fascista y el anti-totalitario. Será el anti-caudillista, aunque no dejará de ser el guía de su partido y el conductor de un firme ideal, pero en él los principios irán delante. El defenderá más que el liderazgo personalista, el liderazgo de una doctrina, de un programa revolucionario creador –la revolución constructiva- y esto lo apartará de modo radical de toda demagogia tanto de la derecha reaccionaria como de la reaccionaria totalitaria (que a veces suele disfrazarse de “izquierdizante” o de “revolución nacionalista”)”. 

El revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre leía mucho y dormía poco. Leía a sus poetas favoritos Rubén Darío, César Vallejo, Shakespeare, Baudelaire, Verlaine y Carlos  Pellicer, entre otros. No tenía tiempo de ver espectáculos. Solía ir al cine, prefería el teatro en prosa y el de ópera. Era medio operamaníaco, le gustaba las óperas de Mozart, Weber y Wagner. Le gustaba comer bien, toda la buena comida peruana, especialmente la comida criolla.  Compensaba los momentos de soledad con la música: “He aprendido lo que es la soledad en los años. Suelo pasar días y semanas solo y aquella soledad tiene su compensación en la música” acotaba Haya de la Torre.

En la parafernalia aprista, el Día de la Fraternidad quedó establecido el 22 de Febrero de 1946, cuando Manuel Seoane, en un emotivo discurso pronunciado en el Estadio Nacional de Lima, le dice a Haya de la Torre que le traía un recado que viene del corazón del pueblo y que “ El pueblo aprista esta vez sin consulta ni congreso, por mandato imperativo de abajo hacia arriba, ha resuelto consagrar que de hoy en adelante y hasta cuando seamos polvo en viaje a las estrellas, el día 22 de febrero como el Día Aprista de la Fraternidad” .En esta fecha histórica los apristas recuerdan al revolucionario y fundador del aprismo, Víctor Raúl Haya de la Torre, reseñan su vida, pensamiento y obra, a la vez que le renuevan lealtad a su filosofía, ideología y doctrina en aras de la emancipación económica, espiritual y mental de los pueblos de Perú y de Indoamérica.

En 1946, en una inolvidable asamblea pública en el viejo Estadio Nacional de Lima, “El Cachorro” Manuel Seoane Corrales, hermano de ideas de Haya de la Torre y prominente líder del Partido aprista, pronunció el bellísimo e inmortal discurso que se conoce con el nombre de “Recado del Corazón del Pueblo”, fecha en que se instituye el Día Aprista de la Fraternidad. He aquí parte del discurso: “Por eso nuestro partido, como se afirmó desde 1931, no es un club de compadres en busca de presupuesto nacional, sino una firma fraternidad moral, nacida del rechazo a las injusticias morales y del amor a la empresa de transformar las bases materiales y espirituales del Perú para tornarlo hogar de la alegría para todos los peruanos. Y porque nuestro partido es una hermandad en la lucha, en el dolor y en la victoria, ejercitamos el orgulloso derecho de dar cálida celebración a nuestro hermano mayor. Pues si alguien interrogara por qué damos este extraordinario realce al onomástico del Jefe, responderíamos que porque él es un guía y un ejemplo, y como es él, tierno y sacrificado hermano de todos, especialmente de los humildes y de los débiles, el dulce pueblo aprista esta vez, sin consulta ni congreso, por mandato imperativo de abajo arriba, ha resuelto consagrar que hoy en adelante y hasta cuando seamos polvo en viaje a las estrellas, el día 22 de febrero como el Día Aprista de la Fraternidad”.

Desde la Plaza de Toros de Lima, en 1946, el revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre clamó la necesidad de que existiera mejor democracia sostenida con partidos políticos bien organizados, con libertad de criterio y derecho a la oposición. Decía: “¡Necesitamos otros partidos! No queremos ser solos. No se nos tache de partido único por el hecho de que los otros no saben organizarse. Es necesario que se organicen”.

En 1965 el revolucionario Haya de la Torre preocupado por la unidad del Partido del Pueblo y por las consecuencias que podría traer su desaparición le pidió a Jorge Idiáquez “no informar a nadie” de su estado de salud, y que recordara a los compañeros que “cooperen a mantener e impulsar la acción social del partido, sus academias, sus escuelas, sus comedores, sus cooperativas, sus organismos infantiles y juveniles”, así mismo que promuevan la unidad, la disciplina, la fraternidad, sacrificando “todo individualismo e interés personal”, con la esperanza de que su muerte “sirva para unir más a los apristas”.

El 31 de agosto de 1977, Haya de la Torre recibió la condecoración de la Orden Francisco de Miranda, en su Primera Clase, de manos del presidente de la República de Venezuela, Carlos Andrés Pérez. Haya de la Torre agradeció la condecoración con estas breves y trascendentes palabras: “Señor Presidente: es para mí un gran honor recibir de sus manos esta condecoración, la primera y única que he recibido en mi vida. Me propongo hoy más que nunca seguir la obra de Miranda como un humilde y devoto cumplidor de su consigna histórica…Seguiremos manteniendo la consigna histórica que él nos dio: Unir a nuestros pueblos que en la dimensión de su grandeza, pueden llegar a ser la primera nación del mundo”.

Con el revolucionario Víctor Raúl Haya la Torre, el Partido Aprista Peruano levantó la bandera de la convivencia pacífica y de la fraternidad con todos los peruanos, propugnó nuevas formas de convivir y de coexistir en democracia y libertad, sin dictadores ni tiranos y convocó a la ciudadanía a cerrar filas contra todo tipo de imperialismo, que es el enemigo común de los pueblos indoamericanos.

Cuando los dictadores de turno censuraban a los candidatos del Apra por temor a ser vencidos, el revolucionario Haya de la Torre y los dirigentes apristas se dieron el gusto y el lujo de decir a sus militantes, amigos y simpatizantes, antes de una elección, que “cada uno vote según su conciencia”.

El primer domingo de septiembre de 1931,  el revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre compite a la presidencia de la República con el Comandante Luis Sánchez Cerro, quien había depuesto a Leguía, perdiendo la elección debido a problemas en el cómputo y a la falta de garantías en las mesas de sufragio. En 1962 volvió a postular a la presidencia y un golpe de Estado anuló las elecciones en la que Haya de la Torre había resultado ser el vencedor. El Ejército y la oligarquía plutocrática le arrebataron nuevamente la victoria.

En las elecciones nacionales del 18 de junio de 1978,  Víctor Raúl Haya de la Torre obtiene la más alta votación como candidato a la Asamblea Constituyente del Perú, 1´038,516 votos del total de 1´241,174 votos cosechado por el aprismo. Y a los 84 años de edad, el 28 de julio de 1978 es ungido Presidente de la Asamblea Constituyente por larga mayoría, llegando a ocupar un cargo oficial por primera vez en su vida, percibiendo como emolumento y a su solicitud expresa la simbólica suma de un sol mensual (S/. 1.00). Logra, entonces, la elaboración y la aprobación de  la nueva Constitución política de 1979.

En 1979, el Comandante General del Ejército,  Primer Ministro y Ministro de Guerra del régimen militar, General Pedro Richter Prada y del Canciller Carlos García Bedoya, a nombre del Estado peruano entregaron e impusieron, en su lecho de enfermo,  a Víctor Raúl Haya de la Torre  la condecoración la Gran Cruz de la Orden del Sol.  El fundador y máximo líder del Partido Aprista Peruano por primera vez recibe en vida una condecoración entregada por el Estado.

El revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre fue un hombre polifacético: maestro, filósofo, ensayista, orador, político. Ningún orador peruano o indoamericano pudo igualarlo en vida. Haya de la Torre fue un extraordinario maestro de la oratoria. “Y si la oratoria entra en la historia literaria – decía Andrés Townsend Ezcurra,en su artículo "Haya de la Torre:ensayista, orador y filósofo", publicado en Claridad (Buenos Aires, 1937)-, Haya tiene méritos como ninguno para inscribir su nombre. Es nuestro mayor orador contemporáneo. Riquísimo gesto, clara dicción, ciencia basta, recorre su posibilidad oratoria a todos los matices desde la conferencia expositiva y erudita hasta la arenga inflamada que termina en un espasmo total de las multitudes. Decenas de frases de Haya circulan entre el pueblo peruano guiando su acción y rememorando los fastos del movimiento. Dos discursos en Trujillo, uno el 8 de diciembre de 1931, día del ascenso de Sánchez Cerro –“¡éste no es un día triste para nosotros!- y el del retorno, diciembre de 1933-, después de su prisión y de la masacre de millares de trujillanos- “con palabras no puedo…”- son dos piezas sin parangón en la oratoria indoamericana”. 

“Ante la muchedumbre, Haya de la Torre es un maestro de la oratoria emotiva. En la soledad de su estudio, es un intelectual, un académico, casi un místico” precisaba Tomás Dozier, en la entrevista "Víctor Raúl Haya de la Torre en el día más crítico de su larga carrera", publicada en LIFE en Español de 1962.

La historia de los países de América Latina del siglo XX registra que el APRA es el único partido político que más ha sufrido terror, persecución, represalias, chantaje político, clausura de sus locales partidarios, martirio, expatriaciones y cuyas victorias electorales le fueron desconocidas por el atropello, el veto o el fraude con el único propósito de impedir que el revolucionario Haya de la Torre llegara a Palacio de gobierno.

Patricio Ricketts Rey de Castro, en su artículo "Personaje proteico", publicado en la revista Caretas (No. 564, Lima, 6 de agosto de 1979)- indica: "Desde entonces, siguió constituyendo la primera alternativa del poder. O bien su soporte principal. Su lucha fue incesante y de una tenacidad apenas compatible con el carácter peruano. Ora dramáticamente activa, ora implacable y serenamente cautelosa. Encarcelado, perseguido, silenciado, cotidianamente vilipendiado, cercado, vetado, asilado durante cinco años en un cuarto de balcón sobre la principal avenida del país, despojado de la nacionalidad, desterrado y forzado al ostracismo voluntario, socavado mediante todos los recursos imaginables, demostró una capacidad de supervivencia y una energía conductora sin paralelo”.

El Apra, que históricamente tuvo gran caudal de partidarios, nunca ha llegado con Haya de la Torre a la presidencia de la República de Perú, no obstante haber postulado tres veces a la presidencia a Víctor Raúl Haya de la Torre.  Y es el propio Haya de la Torre quien da una explicación al respecto: “Porque lo ha impedido la fuerza, el veto y el fraude. Casi 25 años fuimos despojados de nuestros derechos y no pudimos votar ni ser elegidos. Fuimos declarados partido internacional y fuera de la ley en las elecciones de 1936, cuando tuvimos que designar al Dr. Eguiguren. En 1945 tuvimos que votar por el Dr. Bustamante, porque esa era la condición para devolvernos a la legalidad. En 1956 votamos por el Dr. Manuel Prado, por lo mismo, y también sin poder elegir a nuestros propios candidatos a las Cámaras. Sólo en 1962 y 1963 fue posible nuestra participación en las elecciones. No hay que olvidar que el 62 se produjo un golpe que impidió que las elecciones se consumaran con una ratificación por el Congreso o con un esclarecimiento sobre si se obtuvo o no el tercio”  (Ver en:_ “Tres periodistas en busca de Haya de la Torre”, entrevista realizada por Mario Castro Arenas, Alfonso Delboy y Fernando Tola de Habich y publicada en “7 Días del Perú y del Mundo”, Suplemento Dominical del diario La Prensa, Lima, 16 de marzo de 1969).

Años después, felizmente, el  electorado del Perú hizo justicia al Partido Aprista Peruano al elegir en dos períodos de gobierno como Presidente de la República a Alan García Pérez (1985-1990 y 2006-2011).

El revolucionario Víctor Raúl Haya de la Torre con sólo el poder que le daba sus conocimientos, su fecunda capacidad y experiencia de líder máximo del aprismo hizo de su vida un ejemplo, de su nombre una bandera de justicia y libertad y de su movimiento político, el Apra,  una fuerza moral invencible y de reivindicación de los que menos tienen.

En los diversos países de América Latina los líderes de los partidos democráticos tuvieron la bondad de conversar con el revolucionario Haya de la Torre, y lo hicieron de manera amistosa y cordial, sin distinción de colores políticos, con el compromiso de una fraternal cooperación, pensando sí en sumar esfuerzos e iniciativas para la unificación democrática de los países; preconizando como ideal de paz y de justicia entre los pueblos del Nuevo Mundo, el interamericanismo democrático sin imperio, como garantía de la libertad e independencia de cada Estado y de una efectiva y libre comunidad del pueblo en este hemisferio, recusando todo tipo de dictadura, sea de arriba o de abajo.

El 19 de setiembre de 1946, el doctor Adán Arriagada, decano de la Facultad de Derecho, entregó a Haya de la Torre el diploma de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Colombia. Al día siguiente, la Universidad de Caracas (Venezuela) le confiere el título de Doctor Honoris Causa. En este mismo año de 1946 Haya de la Torre publica su libro sobre filosofía de la historia denominado “Espacio-Tiempo-Histórico”.

Felipe Cossío del Pomar, llegó a conocer y relacionarse con Víctor Raúl de vuelta a Lima, en 1921, cuando el Perú se preparaba  a celebrar el Centenario de la Batalla de Ayacucho. “Desde que le tuve delante le consideré un hombre predestinado. No olvido la impresión que me causó aquel joven alerta, rodeado de amigos, en el parque de Barranco. La cara de perfil agudo y fuerte, la cabeza echada hacia atrás, la nariz nervioso parecía olfatear en deleite la brisa marina en aquella mañana radiante de luz…Romain Rolland lo presenta como “uno de los espíritus más puros y generosos que ha dado la América Latina”.

Y algo más. Para Cossío del Pomar, Haya de la Torre no sólo es “un hombre predestinado”, también “representa una nueva hermandad para las naciones de nuestro continente” y es un político que “pertenece a la clase de espíritus excepcionales, como Bolívar o Goethe, en este nuestro tiempo”.[1]

 



[1] Felipe Cossío del Pomar, en ABC, Lima, 28 de julio de 1979.

 

martes, 15 de septiembre de 2020

EL SER HUMANO IMPREGNADO DE RELIGIOSIDAD

EL SER HUMANO IMPREGNADO DE RELIGIOSIDAD


 Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Según Marco Tulio Cicerón la palabra religioso deriva de «relego-ere», que significa «releer», «revisar». En este sentido son hombres religiosos «los que tratan con diligencia, repetidamente y como releyendo, lo que pertenece al culto de los dioses».

Raimon Panikkar señala: “la religiosidad es un hecho antropológico según el cual todo hombre, por el hecho de serlo, tiene una dimensión que lo separa de los animales y le hace darse cuenta de lo infinito, de lo desconocido, de lo que ninguna palabra sabe describir” [1].

Sólo el ser humano es un ser impregnado de religiosidad,  que se siente unido a la divinidad mediante un vínculo espiritual que se manifiesta al más alto nivel en la expresión de su conducta diaria mediante actos teórico-emocionales como la fe, la seguridad, la esperanza, el temor, la reverencia, la humildad, la devoción y el amor; y actos prácticos como dar gracias a Dios, rogar, hacer votos, bendecir, alabar, obedecer y adorar.

Hay el criterio trascendente según el cual el destino del ser humano consiste en trascender del mundo terrenal hacia el mundo sobrenatural, transempírico o metafísico. Se concibe el ser humano como producto de la creación divina, que trata de conseguir la paz, igualdad, justicia y felicidad definitivas en una vida terrena y ultraterrena, en tanto y en cuanto es una criatura de Dios. Pertenecen a esta concepción las doctrinas filosóficas idealistas y las doctrinas religiosas como el Cristianismo, el Judaísmo y el Islamismo.

Desde tiempos inmemoriales se desarrollaron diferentes concepciones acerca del ser humano.En la Grecia Antigua destacan  las de Sócrates, Platón y Aristóteles. Sócrates creía en la inmortalidad del alma de cada ser humano y en su creación por Dios. Dios es el creador, orientador, cuidador e inspirador de la humanidad, el intermediario entre los dioses y los seres humanos, la voz interior que le dicta sus decisiones y es el responsable del orden del universo. Platón enfatiza que el ser humano está compuesto de alma, que es de origen divino, inmaterial, eterno e inmortal, alma que está unida accidentalmente al cuerpo como consecuencia de un pecado y con la misión de gobernar y dirigir el cuerpo. El cuerpo es la cárcel del alma. En la concepción de Aristóteles, “El hombre por naturaleza es un animal político”, pero también “es un ser naturalmente religioso”.

Con el transcurso del tiempo se han vertido infinidad de conceptos sobre el ser humano. Por ejemplo, el hombre es imagen de Dios (Biblia), el hombre es un ser natural, viviente superior, creado por Dios y dotado de un alma que trasciende inmortalmente lo natural orgánico" (R. Gómez Pérez ), el hombre es un animal religioso por naturaleza (Edmund Burke), no existe nadie capaz de comprender a Dios, si antes no ha descifrado al hombre (F. Puarles), el hombre es un animal religioso; el hombre es un buscador de Dios (Max Scheler). el hombre es un animal religioso (De Quatrefages), el hombre es un animal que cree en los dogmas (Chesterton).

Santo Tomás de Aquino considera que el ser humano sólo puede llegar a la verdad a través de la experiencia sensible o de los sentidos y las ideas generales o universales, pero siempre considerando como predominante la razón frente a la fe. Para Tomás de Aquino existen tres tipos de verdades: a) verdad teológica, es la verdad que el ser humano conoce mediante revelación divina; b) verdad filosófica, es la verdad no revelada y conocida por la razón del ser humano; y, c) verdad mixta, es el conjunto de verdades reveladas y que son verificadas por la razón humana. La concepción de Tomás de Aquino podemos resumirla así: la libre acción del hombre forma parte de la providencia de Dios. Dios es el guía del ser humano. Providencia y predestinación presuponen la presciencia divina, con la cual Dios prevé las acciones del ser humano. Dios inclina al ser humano hacia la justicia según la condición propia de la naturaleza humana. Tomás de Aquino considera que el hombre necesita de la ayuda de Dios para alcanzar la vida eterna, hecho que sólo es posible mediante la práctica de las virtudes naturales o cardinales (justicia, fortaleza, templanza y prudencia) y de las virtudes sobrenaturales o teologales (fe, esperanza y caridad). Tomás de Aquino concibe el ser humano como un ser situado en las fronteras de lo material y de lo espiritual (cuerpo y alma). El alma del ser humano ocupa un ínfimo lugar entre los seres espirituales, alma que es creada por Dios, que está destinada a formar con el cuerpo una única naturaleza o principio de acción. El fin último del ser humano es Dios. Para alcanzar el fin último, Dios ha dado al ser humano la Ley Natural, que viene a ser la participación de la Ley Eterna en la criatura racional, Ley Eterna que puede ser descubierta por la razón pero que Dios también ayuda a su conocimiento por la revelación. La Ley Natural enseña y manda al ser humano a vivir como persona.

San Agustín, el primer gran filósofo cristiano, el maestro por excelencia en el campo de la teología, una de las más grandes figuras de la Patrística y el más célebre de los Padres de la Iglesia latina, el Padre de los padres de la Iglesia, Ha sido llamado “El Platón del Cristianismo” y considerado como el creador de la Filosofía de la Historia. Con profundo interés antropológico y teológico san Agustín expresa su “deseo conocer a Dios y al alma” (Deum et animan scire cupio). El hombre es visto a la luz de Dios que es el principio último de su ser. «Nos hiciste para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti». El hombre posee la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, pero para elegir y practicar el bien requiere del auxilio de la gracia de Dios. El hombre sólo se realiza en el amor y a través de Dios.

Eduard Spranger, discípulo y heredero de la “filosofía del espíritu” de Wilhelm Dilthey, recibió la influencia de Freud y Hall. Según la teoría de este psicólogo alemán y representante de la Psicología Comprensiva, se pueden dividir los valores culturales en seis categorías, a las que corresponden seis tipos básicos ideales de hombre. Estos seis tipos ideales, no reales, de personalidad , descritos en su obra «Formas de Vida» son los siguientes: 1º, el hombre teorético; 2º, el hombre económico; 3º,el hombre estético; 4º, el hombre social; 5º, el hombre político o de poder, y 6º, el hombre religioso. Cada uno de estos tipos de personalidades estaría regida por un principio específico, es decir, por un valor definido. Dentro de la concepción de Spranger, el hombre religioso o místico está inspirado en el valor de la santidad; concibe el mundo como medio para llegar a Dios. Es «aquel cuya estructura espiritual está dirigida a la creación de la suprema vivencia de valor absolutamente satisfactoria». Según Spranger hay tres manifestaciones de la religiosidad: el místico inmanente (todos los valores positivos de la vida son gérmenes de lo divino y universal), el místico trascendente (todo lo humano carece de valor porque sólo es posible explicar lo divino a través de lo revelado) y la naturaleza religiosa escindida (por la fe, que es la capacidad para confiar en lo divino, se explica los actos humanos). El hombre religioso tiene conciencia de trascendencia, rebasa lo finito tratando de encontrar los objetos infinitos; considera el trabajo como servicio divino; concibe el estado como un medio y es capaz de transformarlo, a la vez que valoriza la libertad espiritual.

El autor del presente artículo considera que el ser humano es de triple naturaleza: espiritual, material y moral; es un ser biopsicosocial imperfecto por naturaleza, pero perfectible durante su existencia; es creyente firme en un ser sobrenatural, del que procede todas las cosas y todo cuanto existe en el Universo; es un ser religioso que eleva sus plegarias y oraciones a Dios desde el rincón de su alcoba o desde un lugar inadvertido en su centro de trabajo, para que todo lo vaya bien y el camino de su existencia se halle liberado de tentaciones, flaquezas, desencantos, frustraciones, angustias, bajas pasiones, envidias, represalias, vicios, maldades y odiosidad humana, hasta lograr una filosofía de la vida perfeccionada y digna.

El carácter religioso del ser humano se manifiesta en su acrisolada e inabdicable  fe y mística, en sus ideales y creencias supremas. El ser humano cree en un Dios omnipotente, omnisapiente, omnipresente e inmortal, cree en un Dios de quien procede todo lo que existe en el Universo. El ser humano siente permanentes vínculos extra naturales, distintos de los prácticos y científicos terrenales; siente y vive diariamente los latidos del corazón, sus emociones, sentimientos y voluntades que lo llevan a comunicarse con Dios en busca de atención a sus problemas, enfermedades y preocupaciones y proyectos de una vida mejor; reconoce en su naturaleza algo de la naturaleza de los dioses, intenta asimilarse a él o trata de imitarlo.

«Sin Dios y sin caridad, el hombre no es un hombre, sino un bárbaro» decía Dostoiewsky, uno de los más grandes escritores de Occidente y de la literatura universal.

 

domingo, 13 de septiembre de 2020

 Casa Museo Haya de la Torre: ¡VÍCTOR RAÚL, AQUÍ IRRADIA LA LUZ!

 En Villa Mercedes, Lima-Perú, el sábado 12 de setiembre de 2020, a horas 10 a.m., se colocó una hermosa piedra en el lugar donde reposan los pulmones y el corazón del más grande político e ideólogo peruano e indoamericano del siglo XX, Víctor Raúl Haya de la Torre.

La piedra artística está ubicada cerca a su biblioteca privada, lugar éste donde solía escribir sus polémicos escritos sobre la realidad y los problemas de Perú, América Latina y el mundo.

Al respecto, Wilbert Bendezú Carpio, director de la Casa Museo Haya de la Torre, manifestó: “En los días posteriores seguirán los trabajos de los acabados para que esta hermosa piedra quede finalmente concluida en toda su expresión, más la lápida que estará revestida con la estrella aprista y el nombre inmortal !VICTOR RAÚL, AQUÍ IRRADIA LA LUZ!.

Bendezú Carpio, también precisó: “se colocará la Bandera Indoamericana y la de la Casa Museo; y al engreído y querido Tony, el fiel pastor alemán de Haya de la Torre, lo ubicaremos en el lugar donde está enterrado”.

Finalmente, Wilbert Bendezú Carpio expresó su gratitud eterna al compañero César Augusto Castro Rojas, “quien con su aprismo y su mística y asumiendo los gastos totales que la obra demanda, hizo posible que el Santuario del Aprismo tenga un lugar especial para que el pueblo aprista siga venerando al ilustre maestro, guía y jefe inmortal Víctor Raúl Haya de la Torre”.

Felicitaciones y palmas apristas para César A. Castro Rojas y Wilbert Bendezú Carpio, por esta importante obra.

 

martes, 25 de agosto de 2020

LAS SEIS DIMENSIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

LAS  SEIS DIMENSIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

 

      La globalización debe interpretarse y explicarse en sus diversas dimensiones: económica, social, política, educativo-cultural, ecológica y ética.


1.     DIMENSIÓN ECONÓMICA

  La globalización constituye una nueva fase de expansión del sistema capitalista (neo-imperialismo económico, político y cultural).

  Hay una apertura de los sistemas económicos nacionales.

  Disminución o cese de políticas estatales reguladoras o proteccionistas.

  Aumento del comercio internacional,  la expansión de los mercados financieros, la prioridad de la innovación tecnológica.

 

2.     DIMENSIÓN SOCIAL

  En la dimensión social, la competitividad  que desencadena el proceso de globalización económica da mucho que pensar.

  De igual manera la desestructuración, disgregación , marginación y exclusión sociales, que afecta específicamente a las clases sociales que menos tienen y que son los que más necesitan.

  Finalmente la aparición de elevadas tasas de desempleo.

 

3.      DIMENSIÓN POLÍTICA

  A través del proceso y desarrollo de la globalización las organizaciones políticas se muestran impotentes ante los nuevos desafíos que comporta.

  Hay problemas de representatividad de los partidos políticos y de los sindicatos, a tal punto que en algunos países es común hablar sobre la refundación, recomposición y redefinición de los mismos para adecuarse a los nuevos espacio-tiempo históricos.

  La implementación de filtros de rigurosa elección y selección de militantes y dirigentes de los partidos políticos y de las organizaciones sindicales y sociales no deja de ser una preocupación permanente.

  Se generan una serie de nuevas formas de interrelación y de trabajo en equipo, a fin de retroalimentar nuevas formas de pensar, de actuar, de comportarse y de evaluar objetivos, fines y metas en la sociedad global.

 

4.     DIMENSIÓN EDUCATIVO-CULTURAL

  El proceso de la globalización trae consigo el imperio de la sociedad del conocimiento (Knowledge is power).

  El hombre puede hacer más y mejores cosas, porque conoce y sabe más cómo hacerlas.

  Se producen cambios en el pensar y en las actitudes del ser humano.

  La educación es elitista y privatizador.

  La educación utiliza nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTCI) como recurso didáctico.

  Emergencia de la multiculturalidad, homogeneidad cultural o cultura uniformizada.

  Asignación de mayor poder a los medios de comunicación social.

 

5.     DIMENSIÓN ECOLÓGICA

  Los problemas de contaminación ambiental en los medios urbano y rural deben ser superados, tales como los siguientes: polución,  superpoblación, aguas servidas, humos de complejos industriales y de aviones supersónicos, petróleo que se esparce en el mar, descargas residuales de fábricas de plásticos, y basura acumulada, el escape de los gases de los motores de vehículos (monóxido de carbono), el funcionamiento de las plantas nucleares (contaminación térmica o radioactiva).

  Es bueno recordar que el Día Mundial de la Tierra se conmemora el 22 de abril de cada año, desde 1970, día en que las diversas instituciones realizan sendas y sostenidas campañas en procura de un medio ambiente saludable y habitable.

 

6.     DIMENSIÓN ÉTICA

      El proceso de la globalización debería:

  Conducir a la obtención de respuestas éticas, para transformar la violencia estructural e histórica y la alienación, en una cultura de paz, de cohesión y justicia social.

  Cultivar sólidos principios y valores éticos en todos los ámbitos del quehacer humano, como los siguientes: Amor por la verdad y el saber, cooperación, honestidad intelectual, honradez, fraternidad, independencia de criterio, libertad, respeto a la dignidad de las personas, responsabilidad (social, política, jurídica y ética), sensibilidad social, solidaridad, tolerancia y justicia.

  Erradicar conflictos de intereses y divisiones de intereses egoístas.

  Concebir al  hombre, fundamentalmente:

      a) Como sujeto de la historia y no como objeto y víctima de ella, y,

b) Como persona humana, con todos sus deberes y derechos, y no como un simple individuo productor de mercancías y acuñador de fortunas para unas cuantas personas y naciones privilegiadas del mundo.