Publicaciones

Artículo mas reciente

Gustavo Saberbein y la necesidad de una nueva Constitución en el Perú

GUSTAVO SABERBEIN Y LA NECESIDAD  DE UNA NUEVA  CONSTITUCIÓN EN EL PERÚ                                                      Dr. Gustavo Sab...

Artículos Destacados

viernes, 9 de abril de 2021

Gustavo Saberbein y la necesidad de una nueva Constitución en el Perú

GUSTAVO SABERBEIN Y LA NECESIDAD DE UNA NUEVA 

CONSTITUCIÓN EN EL PERÚ


                                                     Dr. Gustavo Saberbein Chevalier


Escribe: 

Dr. Eudoro Terrones Negrete

A pocos meses de iniciarse el primer quinquenio del Bicentenario de la Independencia, el consultor económico internacional y exministro aprista de Economía y Finanzas de Perú, Dr. Gustavo Saberbein Chevalier, en su reciente obra, Nuestro Tiempo: Entre los siglos XX y XXI. El Perú no está perdido (Chicago, enero 2021), en una de sus interesantes propuestas plantea que los peruanos debemos ir a una nueva Constitución, rescatando los principios económicos, sociales y políticos consagrados en la Constitución de 1979, firmada por Víctor Raúl Haya de la Torre, para construir desde sus bases un moderno Estado ágil, eficiente e incorruptible y lograr un Perú grande, unido, culto, digno, libre y justo.


A raíz de las elecciones generales del 11 de abril de 2021 en el Perú, algunos candidatos presidenciales de los partidos políticos han insistido en su propuesta de cambio de la Constitución política de 1993.

No debe olvidarse que la Constitución política de 1979, según los expertos constitucionalistas fue una de las mejores constituciones que tuvo el Perú, llamada por algunos “La Constitución política del siglo XXI”.

La Constitución de 1993, -que derogó a la de 1979-, fue aprobada por un Congreso Constituyente Democrático, producto de un golpe de Estado y subordinado a un gobierno autoritario y corrupto  de Alberto Fujimori Fujimori, el mismo que ahora viene cumpliendo condena en la cárcel por sus delitos cometidos.

Cabe precisar y enfatizar que la Constitución de 1993 se elaboró de manera apresurada, sin cuidadoso estudio y debate, por un Congreso Constituyente hecho a la medida para la reelección de Alberto Fujimori. Además es una Constitución neoliberal en el campo económico; le falta mayor sentido social; mantiene un régimen unicameral con todos sus vicios, defectos, mañas y artimañas. Una sola cámara en el poder legislativo ha resultado ser ineficaz para la democracia y el país, por cuanto permite la aprobación de leyes sin mayor estudio, “entre gallos y medianoche” y a poco tiempo de aprobadas muchas leyes son nuevamente revisadas, corregidas, aumentadas o derogadas, originando todo esto relativa desconfianza al inversionista nacional o extranjero y parte de la inseguridad jurídica e inestabilidad política del Perú.

 Gustavo Saberbein justifica la necesidad de una nueva Constitución política  con razones válidas que pasamos a referir: “La vigente Constitución de 1993 ha sido promulgada por una dictadura, tras un referéndum cuestionado y que ha traído como consecuencia que más del 70 % del trabajo del país sea ilegal o informal y que apenas el 20 % de la población económicamente activa labore bajo contrato y que ha llevado a un deficiente régimen tributario, el mismo que es evadido frecuentemente por los adinerados del Perú. Por lo que es necesario cambiar el régimen subsidiario del Estado que está al servicio de los monopolios y los oligopolios, por otro social y democrático que propicie una economía competitiva y diversificada”.

“El Perú necesita una nueva Constitución, que tome en cuenta la evolución de la sociedad peruana y la economía internacional, así como las ausencias o indefiniciones mostradas por la Constitución de 1993, comenzando con la necesidad de incluir en ella el fomento de un sistema político peruano afianzado, con partidos políticos debidamente organizados y con políticos aptos e íntegros”.

Abonando en razones, precisa Saberbein Chevalier: “Es fundamental que la nueva Constitución esté provista de las debidas salvaguardas para evitar la elección de candidatos con conflictos de intereses y antecedentes penales, y exija una preparación mínima necesaria a todos los candidatos que postulen a cargos públicos en el Ejecutivo –a nivel nacional, regional y local-, y a los candidatos que postulen para ser congresistas. Por otro lado, debe contener los cambios necesarios para evitar que un gobierno sin mayoría en el Congreso carezca de gobernabilidad, tal como sucedió con el primer gobierno de Belaunde Terry, el de Fujimori y el de PPK”.

“La nueva Constitución – refiere Saberbein- debería propiciar el desarrollo de una economía social de mercado, que combine la libertad económica con la justicia social, que sintetiza las ventajas de la economía de mercado e incluye la participación y regulación con eficiencia del Estado –con el propósito de evitar que los monopolios, carteles u oligopolios abusen de su posición de mercado-, tal como lo hacen, de manera exitosa y desde hace largo tiempo, Alemania y otros países del mundo”.

Finalmente asevera que es necesario que la nueva Constitución “fomente el desarrollo y afianzamiento de nuestra identidad nacional, libre de todo complejo o minusvalía, porque tenemos suficiente base para esto, y a la vez propicie la recuperación de los valores humanistas y las buenas costumbres que favorecen la vida en sociedad y el desarrollo de nuestro país, mediante la educación y la difusión de libros y textos de historia que no recojan la fobia antihispánica desarrollada por Francia, Países Bajos e Inglaterra, entre otros países, desde el siglo XVIII hasta hoy, ni el menosprecio de nuestras culturas precolombinas, ni del peruano indígena, negro ni mestizo, porque no existe razón para ello”.

La propuesta del economista Gustavo Saberbein me parece interesante, válida y pertinente, muy bien podría ser reajustada y completada a la luz de los nuevos aportes del gran debate nacional.

Subrayo estar a favor del restablecimiento de la Constitución de 1979, con las modificaciones que se consideren pertinentes en los campos social, económico, político, educativo, ecológico, científico, tecnológico y moral en bien del país, así como la incorporación de modernas instituciones para mejorar el funcionamiento del Estado en el siglo XXI y prestar un servicio eficiente a la colectividad nacional.

Lima, 09 de abril de 2021.

viernes, 2 de abril de 2021

¡Basta ya de nepotismo en el Perú!

                       ¡BASTA YA DE NEPOTISMO EN EL PERÚ!

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

 

MARCO CONCEPTUAL

Unos creen que el concepto de nepotismo deriva de la palabra griega nepos  que significa “sobrino”; otros consideran que proviene del nombre del emperador romano Julio Nepote. 

Lo cierto es que en política nepotismo quiere decir  todo abuso desde las esferas pequeñas, medianas o altas del poder político que permite designar a parientes, familiares, amigos o a personas -con las que mantienen vínculos afectivos o indirectos-, en cargos de responsabilidad o de confianza, como expresión de favor y que atenta a la buena administración pública, olvidando de manera interesada que el ingreso de un trabajador o empleado al Estado es meritocrático y previo concurso público.

El jurista Guillermo Cabanellas, en su Diccionario de Derecho Usual (Argentina, 1996), define el nepotismo como “una corruptela política” y que se caracteriza “por el favoritismo familiar, por la dispensa de honores, dignidades, cargos y prebendas a los parientes y amigos”.

«El nepotismo es la preferencia que tienen algunos funcionarios públicos para dar empleos a familiares o amigos, sin importar el mérito para ocupar el cargo, sino su lealtad o alianza». es.wikipedia.org

Para Julio Ríos Figueroa el nepotismo es “la práctica de apoyos o concesiones a individuos relacionados con bienes o empleos públicos sobre la base de relaciones de parentesco y no de mérito” (2018).

Nelson López Jácome en su obra “El Procedimiento Previo a la Destitución de Empleados Públicos” cita a Francisco Tinajero Villamar quien señala “que el nepotismo es simplemente una modalidad de corrupción política en la designación para los cargos o puestos públicos a miembros de su familia, por parte de la autoridad nominadora que tienen potestad para nombrar o contratar personal en la administración pública, aprovechándose de esta condición para favorecer ilegalmente con la expedición de estos actos administrativos a su parientes más cercanos”[1]

En opinión de Juan José Díaz Guevara: “Para la legislación peruana el nepotismo es una infracción administrativa o un cumplimiento deficiente de una obligación contractual laboral cometida por un funcionario de dirección o confianza con potestad de nombrar o contratar personal que puede dar tanto una responsabilidad administrativa como civil.”[2]

En los gobiernos nepóticos el nepotismo es un acto permitido, no es perseguido ni sancionado, no es un acto de corrupción; se accede a un puesto público o a un ascenso en función de la cercanía y la lealtad a la autoridad o al funcionario, por cuestiones de simpatía, afecto, amistad o de familia y no por mérito propio o capacidad para el cargo. En cambio en los gobiernos meritocráticos el acto nepótico constituye un acto de corrupción y es sancionado drásticamente por las leyes y sus reglamentos en muchos Estados del mundo.

Compartimos las expresiones de Manuel Correia cuando manifiesta: “El nepotismo es incompatible con la ciudadanía plena, haciendo que las instituciones públicas, los gobiernos y las democracias se asemejen más a sistemas monárquicos y feudales, con sus virreyes, delfines, cortesanos, aristócratas y lacayos, que a verdaderos estados democráticos.” [3]

El nepotismo involucra principalmente uno o más de los siguientes elementos: Provocar, defender o participar en el empleo, el nombramiento, el nuevo nombramiento, la clasificación, la reclasificación, la evaluación, el ascenso, la transferencia, o el disciplinamiento de un familiar cercano o compañero doméstico en posición local, o en un organismo sobre el cual ésta persona ejerza jurisdicción o control; participar en la determinación de la compensación de un familiar cercano o compañero doméstico; delegar en un subordinado cualquier tarea relacionada con el empleo, el nombramiento, el nuevo nombramiento, la clasificación la reclasificación de un familiar cercano o compañero doméstico y; el de supervisar, directa o indirectamente, a un familiar cercano o compañero doméstico, o delegar dicha supervisión en un subordinado.[4]

Galo Espinosa Merino en su obra “Diccionario Enciclopedia Jurídica”, indica que servidor público es “Todo ciudadano legamente nombrado para prestar servicios remunerados en instituciones fiscales o en otras instituciones de derecho público y en instituciones derecho privado con finalidad social o pública”[5]

Conflicto de intereses “Es cuando un interés laboral, personal, profesional, familiar o de negocios de la persona servidora pública pueda afectar el desempeño imparcial, objetivo de sus funciones.”[6]

CASOS HISTÓRICOS DE NEPOTISMO

Pisístrato, que gobernó Atenas durante el siglo VI a.C mediante una tiranía, ofreció los máximos cargos políticos a miembros de su familia y a sus amigos de absoluta confianza. En la época romana, Pompeyo otorgó responsabilidades a su yerno Metelo Escipión, sin capacidad en el ámbito militar y fue denunciado por Marco Antonio ante el Senado. En Francia, Napoleón Bonaparte confirió a su familia puestos de responsabilidad e importancia, otorgándole a su hermano José Bonaparte - más conocido como Pepe Botella por su afición al alcohol-, al que lo nombró rey de España. En Paraguay, al Presidente Federico Franco se alzaron voces acusándolo que durante su mandato ha colocado a 27 familiares en puestos públicos de gran responsabilidad.[7]

En la Edad Media, algunos papas y obispos católicos criaban a sus hijos naturales como "sobrinos" y les daban preferencia. Algunos papas son conocidos por haber elevado a sus parientes a cardenales de la iglesia. Tales técnicas se usaban a menudo, como una forma de continuar una dinastía papal. Así, el papa Calixto III, de la familia Borja, convirtió a dos de sus sobrinos en cardenales; uno de los cuales, Rodrigo, usó esta posición para finalmente llegar a ser pontífice (Alejandro VI). El mismo Alejandro VI promovió al joven Alejandro Farnesio, hermano de su amante Julia Farnesio, como cardenal que llegaría a ser papa con el nombre de Paulo III. Paulo III también practicó el nepotismo al promover como cardenales, a sus dos nietos (de catorce y dieciséis años).[8]

Recientemente el papa Francisco exhortó a luchar contra el problema del nepotismo en los gobiernos como una de las formas de corrupción política. Al respecto dijo: “A veces la corrupción en los gobiernos vienen realmente porque el amor por la parentela es más grande que el amor por la patria y ponen en el cargo a sus parientes” (28/junio/2020).


El papa Francisco exhortó a luchar contra el nepotismo político-gubernamental


BASE LEGAL CONTRA EL NEPOTISMO EN EL PERÚ

De acuerdo con el numeral 2 del artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948: "Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de equidad, a las funciones públicas de su país".

El artículo 39° de la Constitución Política del Perú de 1993 establece que todos los funcionarios y trabajadores públicos están al servicio de la Nación. El Presidente de la República tiene la más alta jerarquía en el servicio a la Nación y, en ese orden los representantes al Congreso, ministros de Estado, miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo de la Magistratura, los magistrados supremos, el Fiscal de la Nación y el Defensor del Pueblo, en igual categoría; y los representantes de organismos descentralizados y alcaldes, de acuerdo a ley.

El artículo 425° del Código Penal considera como funcionarios o servidores públicos a: 1. Los que están comprendidos en la carrera administrativa. 2. Los que desempeñan cargos políticos o de confianza, incluso si emanan de elección popular.. 3. Todo aquel que independientemente del régimen laboral en que se encuentre, mantiene vínculo laboral o contractual de cualquier naturaleza con entidades u organismos del Estado y que a virtud de ello ejerce funciones en dichas entidades u organismos. 4. Los administradores y depositarios de caudales embargados o depositados por autoridad competente, aunque pertenezcan a particulares. 5. Los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. 6. Los demás indicados por la Constitución Política y la ley.

En el Perú mediante la Ley Nº 26771 del 15/04/1997 y la Ley 30294 del 28/12/2004 se  prohíbe ejercer la facultad de nombrar y contratar personal en el sector público, hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad (cónyuges, convivientes, hermanos, cuñados, abuelos, padres, hijos, nietos, tíos y primos hermanos) en casos de parentesco y por razón de matrimonio, unión de hecho o convivencia,  inducir a otro a hacerlo en su entidad respecto a sus parientes y suscribir contratos de locación de servicios, contratos de consultoría y otros de naturaleza similar. La ley 2671 ha sido reglamentada a través del Decreto Supremo Nº 021-2000-PCM.

El artículo 1°. de la Ley 26771 a la letra dice: “Los funcionarios de dirección y/o personal de confianza de las entidades y reparticiones públicas conformantes del Sector Público Nacional, así como de las empresas del Estado, que gozan de la facultad de nombramiento y contratación de personal, o tengan injerencia directa o indirecta en el proceso de selección se encuentran prohibidos de ejercer dicha facultad en su entidad respecto a sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad y por razón de matrimonio”.

En el segundo artículo se dispone que se encargan de velar el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo primero los Órganos de Control Interno de las entidades públicas, bajo responsabilidad, y sin perjuicio de acciones de control de la Contraloría General de la República.

En la parte considerativa del Decreto Supremo Nº 021-2000-PCM, que es el Reglamento de la ley 2671, se manifiesta: “Que, el nepotismo constituye una práctica inadecuada que propicia el conflicto de intereses entre el interés personal y el servicio público; restringe el acceso en condiciones de igualdad a las funciones públicas y dificulta que las entidades públicas puedan cumplir objetivamente con la funciones para las que fueron creadas; debilita un ambiente saludable para el control interno y para la evaluación; e incluso perturba la disciplina laboral debido a la falta de imparcialidad del superior para ejercer su potestad de mando en un plano de igualdad sobre los servidores vinculados familiarmente con los funcionarios con poder de decisión”;

En el artículo 2 del Reglamento se precisa que se configura el acto de nepotismo cuando los funcionarios de dirección y/o personal de confianza de la Entidad hayan ejercido su facultad de nombrar o contratar, o hayan realizado injerencia de manera directa (cuando el acto se produce dentro de la unidad o dependencia administrativa) o indirecta (cuando es ejercida sin formar parte de la unidad administrativa tiene injerencia en quienes toman o adoptan la decisión de contratar o nombrar), en el nombramiento de personal, contratación de servicios no personales o en los respectivos procesos de selección.

Asimismo en el artículo 7 del Reglamento se establece las sanciones a los que contravengan la ley: De comprobarse la comisión de un acto de nepotismo, la sanción para el funcionario y/o personal de confianza que contrata o realiza alguna injerencia, será la suspensión sin goce de remuneraciones. El período de suspensión dependerá de la gravedad de la falta y no podrá ser menor a treinta (30) días calendario. En caso de reiterancia, la sanción será la destitución o resolución del contrato.

En el artículo 8 del Reglamento se dispone para los que contravienen la ley y el reglamento quedarán inhabilitados para trabajar en cualquiera de las entidades señaladas hasta dos años después de resuelto el contrato laboral o de servicios.

Según el artículo 11 de la ley 30225 vigente desde el 9 de enero de 2016, Ley de contrataciones con el Estado, están impedidos o prohibidos de contratar con el Estado los familiares de funcionarios hasta el cuarto grado de consanguineidad y segundo de afinidad. En este caso la responsabilidad es del impedido de contratar [el familiar del funcionario] y del órgano administrativo que lo contrata sin haber verificado los impedimentos fijados por la ley. La Ley de Contrataciones del Estado aplica solo para las contrataciones de proveedores reguladas por esta norma, mas no a otras modalidades de contratos laborales. Los familiares del presidente de la República, vicepresidentes, ministros, viceministros, vocales de la Corte Suprema, titulares y miembros del órgano colegiado de los Organismos Constitucionales Autónomos y congresistas, el impedimento rige para todo proceso de contratación pública a nivel nacional. Sus familiares no pueden constituirse como proveedores de ninguna entidad del Estado, ya sea a nivel nacional, regional o local.

La Contraloría General de la República en su portal recuerda  a los funcionarios o servidores públicos: “Nepotismo es una práctica inadecuada que restringe el acceso de las personas en igualdad de condiciones a la función pública, dificulta a las entidades cumplir objetivamente con sus funciones e incluso perturba la disciplina laboral debido a la falta de imparcialidad del superior con los demás servidores”.

Debemos recordar asimismo que la prohibición de nepotismo sobre parientes consanguíneos alcanza:1º grado: los padres y los hijos;2º grado: los abuelos, los nietos y los hermanos;3º grado: bisabuelos, bisnietos, tíos y sobrinos; 4º grado: tatarabuelos, tataranietos, y primos hermanos.

El parentesco por afinidad (por matrimonio, unión de hecho o convivencia) prohíbe hasta:1º grado: los suegros e hijos del cónyuge o conviviente (hijastro, a); 2º grado: los cuñados (as), y los abuelos (paterno y materno) del cónyuge o conviviente.

CONSECUENCIAS DEL NEPOTISMO

El nepotismo es una práctica indebida, ilícita y corrupta en la que prevalece el amiguismo o el parentesco familiar y que origina nefastas consecuencias para los Estados como las siguientes:

a)  Afecta el acceso de las personas a la función pública en igualdad de condiciones y oportunidades;

b)  Afecta la objetividad y la neutralidad de los funcionarios para la mejor y oportuna toma de decisiones;

c)   Bloquea la aplicación correcta y transparente del servicio civil de carrera en el sector público;

d)  Dificulta el control interno en las instituciones del Estado de manera imparcial y transparente;

e)   Debilita la moral, la motivación, la autoestima y el compromiso de los trabajadores y empleados para alcanzar objetivos, fines y metas trazadas por la institución;

f)    Dificulta que las entidades públicas puedan cumplir de manera imparcial, justa y eficiente sus funciones;

g)  Distorsiona el sentido y objetivo básico de las empresas del Estado que es la prestación eficiente del servicio público para centrarse en la atención de intereses particulares de grupos de amigos y familiares;

h)  Genera resistencia a la competencia leal y a la innovación en el personal jerárquico, administrativo y de servicios de las empresas e instituciones del Estado;

i)    Origina baja calidad de desempeño laboral, deficiente prestación del servicio público y relativas pérdidas económicas en las empresas públicas a corto, mediano y largo plazo;

j)    Procura el intercambio de favores personales con la captura de poder político, de puestos de trabajo, contratos, concesiones y presupuestos;

k)      Promueve un clima de indisciplina laboral, permanentes fricciones, enfrentamientos, resentimientos, marginaciones,  favoritismo e injusticias del superior con el personal jerárquico;

l)         Propicia el conflicto de intereses entre el interés personal y el servicio público;

m)             Repercute en la eficiencia y en la transparencia de promociones, nombramientos y ascensos en la actividad de la Administración Pública.

n)  Socava la credibilidad en el Estado, la administración pública y el régimen político democrático.

CÓMO PREVENIR EL NEPOTISMO

Para prevenir la práctica del nepotismo en las empresas del Estado debería tomarse en cuenta algunas recomendaciones básicas:

a)   1) La búsqueda e incorporación de nuevos talentos en puestos estratégicos de las empresas públicas deberá realizarse de manera objetiva, rigurosa, imparcial y transparente, definiendo claramente qué se quiere, qué se necesita, qué tipo de recursos humanos es fundamental y prioritario dentro de las empresas públicas;

b)   2) Los ejecutivos, directivos y líderes de las empresas públicas deberán contratar al nuevo personal por sus calidades meritocráticas,  idoneidad, experiencia, competencias profesionales y no por razones de ser un familiar, pariente o amigo;

c)       3) Aplicar rigurosas pruebas de aptitudes y psicométricas;

d)    4) Incorporar nuevos trabajadores, empleados y funcionarios que conozcan previamente la visión, misión y los valores de la empresa pública, sus estatutos, reglamentos y manuales de organización y funcionamiento (MOF), normas de control interno, los proyectos, planes y programas en ejecución;

e)   5) Recabar del nuevo personal que ingresa su declaración jurada, en la que consigne el nombre completo, grado de parentesco o vínculo conyugal y la oficina en la que eventualmente presten servicios sus parientes o su cónyuge, en la misma entidad.

f)     6) Aplicar con rigurosidad e imparcialidad al personal de las empresas del Estado el Código de Ética de las Empresas Públicas.


[1] LÓPEZ JÁCOME: Nelson: El Procedimiento Previo a la Destitución de Empleados Públicos, Segunda Edición, Quito-Ecuador, Abril-2006, p. 82, 83

[2] Juan José Díaz Guevara, en su artículo “El nepotismo y su regulación en el Perú”.https://www.derechoycambiosocial.com/revista019/nepotismo.htm#_ftn1

 

[3]Manuel Correia. Artículo en Internet: “Erradicar el nepotismo, no solo de los cargos políticos, en Argentina”. https://www.change.org/p/legisladores-nacionales-detengamos-el-nepotismo-en-argentina

[4]http://www2.congreso.gob.pe/sicr/tradocestproc/clproley2001.nsf/pley/CD92A328E125815705256D2B006E796D?opendocument

[5] ESPINOSA MERINO, Galo: La Mas Practica Enciclopedia Jurídica, Volumen 1I, Vocabulario Jurídico, Editorial Instituto de Informática Legal, Quito – Ecuador, 1987, p. 669

[6] ¿Qué es el conflicto de intereses?, Dirección en internet:http://www.contraloria.cdmx.gob.mx/conflicto/index.html, fecha de consulta 5 de Septiembre de 2018.

[7] Definición de Nepotismo. https://definicion.de/nepotismo/

[8] Nepotismo. https://es.wikipedia.org/wiki/Nepotismo#:~:text=y%20dieciseis%20a%C3%B1os).-,ImperioNapoleonico,fuenombradoreydeEspaña.

jueves, 1 de abril de 2021

"Memoria política" de Héctor Vargas Haya


“MEMORIA POLÍTICA” 

de HÉCTOR VARGAS HAYA

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

Héctor Vargas Haya  nació en Rioja ( San Martín, Perú) el 29 de marzo de 1938; sus padres fueron José Vargas Acosta y Eliecer Haya López de Vargas.

Su abuelo Vicente Haya Muñoz fue hijo de Tulio Haya, hermano de José Haya, el abuelo de Víctor Raúl Haya de la Torre.

Mi abuelo, -refiere Vargas Haya-, nacido en una provincia norteña, ha sido hijo de Tulio Haya, hermano de José Haya, el abuelo de Víctor Raúl Haya de la Torre. La biografía de los Haya la leí por primera vez en un libro editado en Costa Rica y traído a Lima por Andrés Townsend y que Víctor Raúl me lo prestó para conocer la genealogía de la familia. Aparece en él, su abuelo Francisco Antonio, sus hijos José, Jacoba Haya de Cárdenas, Santiago y Tulio Haya, ascendientes genealógicos en el Perú. Así completé mis informaciones sobre estos temas de descendencia familiar, al que no había dado mayor importancia, porque no lo consideraba prioritario”.

Vargas Haya cursó estudios de educación primaria en Rioja y educación secundaria en el Colegio Serafín Filomeno de Moyobamba. Obtuvo su título de periodista profesional en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el grado de doctor en Letras en la Universidad de San Martín de Porres.

Desempeñó con eficiencia la cátedra universitaria en la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Federico Villarreal y en la Facultad de Letras de la Universidad de San Martín de Porres.

Fue secretario y relator de la Corte Superior de Justicia de Loreto y Notario Público en Iquitos.

En el campo político se inició en Moyobamba como militante de la Juventud Aprista Peruana, cuando cursaba el cuarto año de secundaria; ocupó los cargos de Secretario Nacional de Propaganda del PAP (1965-1968), Secretario General Colegiado (1970-1974) e integró la Comisión Política del PAP durante la jefatura de Haya de la Torre. Democráticamente fue elegido diputado por Loreto (1963-1968),  diputado constituyente (1978-1979), diputado por Lima (1980-1985), diputado por Lima Provincias (1985-1990), presidente de la Cámara de Diputados (1988-1989), fundador y presidente del Parlamento Amazónico (1989-1990 y 1991-1992) que involucra a los parlamentos de ocho países; presidente de la Comisión Investigadora del Contrabando, sonado escándalo de corrupción durante el primer gobierno de Fernando Belaúnde Terry, que involucró a miembros de su gobierno y cuyas valiosas investigaciones formaron parte del libro titulado “Contrabando”; cumplió con dedicación y eficiencia el cargo de director del diario La Tribuna en uno de sus peores momentos económicos.

Recibió la condecoración  ORDEN DEL SOL, en el grado de Gran Cruz, impuesta por el entonces presidente de la República Alan  García Pérez, el 8 de agosto de 1988.

Héctor Vargas Haya es un reconocido periodista crítico y escritor prolífico que a través de sus objetivas, acuciosas e imparciales investigaciones  no cesa de denunciar y poner en conocimiento público los pormenores de la telaraña del narcotráfico, el contrabando, las mafias y el cáncer de la corrupción que por muchos años se halla enquistada en los poderes del Estado peruano y que genera millonarias pérdidas económicas.

Después de muchos años de experiencia política y de investigación rigurosa nos entrega su producción intelectual traducida en importantes obras: Contrabando, El calvario de un libro, Amazonía: realidad o mito, Defraudadores y contrabandistas, Anecdotario del contrabando, Democracia o farsa, Parlamento y moral política, Frustración democrática y corrupción en el Perú, Perú: un país mutilado, Anecdotario político, Hacia la reforma del Estado, Dislates, Perú: 184 años de corrupción e impunidad, Iquitos: hazaña de la civilización, Antología de traiciones, y, últimamente, Memoria política.

MEMORIA POLÍTICA

Héctor Vargas Haya empieza su obra precisando que “No se trata de una autobiografía, como pudiera suponerse, es sólo una memoria política, recuento sucinto de mis reminiscencias en la compleja aventura política de la función pública, que ha cubierto gran parte de mi existencia en este valle de lágrimas”.

En cumplimiento de un deber moral el autor da cuenta de sus experiencias y vivencias políticas desde 1960 hasta la actualidad; deja constancia “que no abriga intenciones inferiores ni  trata de destruir a nadie”, no expresa resentimientos, odios ni venganza alguna, pues “cada mortal labra su propio destino” y “los políticos equivocados se destruyen solos”.

En su visión crítica del país califica a la sociedad peruana de estar en “permanente crisis, sin rumbo y desconcertada continúa siendo escenario de vicios, malas costumbres y conductas decadentes, víctima de exclusiones sociales, de miopía, de carencia de educación y de una galopante corrupción institucionalizada, una nación con profundas desigualdades y un país no integrado” y en la que aún se hallan presentes “todas las etapas de la historia, desde la primitiva hasta la contemporánea”.

Sin pretender ser fiscal se limita a referir y denunciar con  objetividad posible las malas prácticas e inconductas de actores políticos, autócratas y dictadores, demagogos, populistas, tránsfugas, emisarios del mal y gobernantes corruptos que ocasionaron la mayor debacle social, educativa, política, económica, ecológica y moral del Perú.

Vargas Haya revela: “Me inicié en la complicada carrera política, vía la función pública, punto de partida de este relato que se remonta a 1962. Lo hice como integrante de la Cámara de Diputados, ilusionado por participar en los grandes cambios que exigía nuestra precaria realidad nacional, víctima de lacras y miserias, hasta ahora vigentes y sin plazo de vencimiento. Recibí la confianza ciudadana en cinco oportunidades, y debí bregar contra ciertas indolentes conductas de equivocados mortales que confundían la política con meta para satisfacer ambiciones subalternas, tal como se podrá apreciar de la puntual narración de hechos, vivencias, comprobaciones, alegrías y decepciones de las que está repleta esta memoria”.

En la obra, MEMORIA POLÍTICA de Héctor Vargas Haya, el lector podrá enterarse de importantes hechos políticos ocurridos en el Perú: etapa convulsionada:1945-1956, concertada conspiración civil-militar de 1962, primer Gobierno de Belaunde: cuestionadas elecciones de 1963, las coaliciones Apra-UNO y Apra-Acción Popular, función parlamentaria ad-honorem: periodo 1963-1968, mis primeras decepciones: un anecdótico almuerzo, caso SOCIMPEX, desaparición negociada de los tranvías, el contrabando del siglo y la Comisión Parlamentaria Investigadora, Aeródromo clandestino y aviones piratas, la empresa Novelty Suppley y los Bazares militares y policiales, las cartas de Trajman, entrevista con el Presidente Belaunde, la renuencia de Belaunde y el descalabro, acusaciones constitucionales y otras denuncias, acusación constitucional contra un diputado, el caso BAP “Chimbote”, contraofensiva de la mafia y de sus defensores, anecdóticos episodios: de cómo ubicamos a los prófugos.

De igual manera: insolentes intromisiones militares, conferencia de prensa de los ministros militares, contrabando camuflado por “material de guerra” Paracaídas, sospechoso informe secreto militar, conspiración de Velasco, sustracción del archivo de la Comisión Parlamentaria  Investigadora del Contrabando, un hecho anecdótico,        intensa vigilancia y persecución que debí soportar, confiscación del libro CONTRABANDO, sumisión del Poder Judicial, explosivas denuncias del general Artola, una persecución redoblada, conmovedora anécdota, dispendio, y corrupción durante la tiranía de Velasco, descalabro del Seguro Social, negociado con los lenocinios, el terremoto de 1970 y escandalosa corrupción, derrocamiento de Velasco y publicación del libro confiscado, Gobierno de Morales Bermúdez y mi libro :  “Defraudadores y Contrabandistas”, agencias en el exterior para el contrabando, Elecciones para la Asamblea Constituyente, de cómo me libré de un despojo.

También sobre las Juntas Preparatorias de la Asamblea Constituyente, La enfermedad de Haya de la Torre y su ausencia de la Asamblea, necesaria aclaración, sabrosos anecdóticos episodios, segundo gobierno de Fernando Belaunde Terry, privilegio a favor de las Inmobiliarias, fraude con los barcos: MANTARO Y PACHITEA, Caso GUVARTE y una componenda, fraudes con el CERTEX, estafa del Banco Comercial: BANCOPER, escándalos del Instituto Peruano de Seguridad Social, asesinato de ocho periodistas en Uchuraccay, interpelación al gabinete Ulloa y una postura mediática, flagrantes casos de plagios y anecdóticos episodios, gobierno de Alan García, elección inconstitucional, fraude con el Banco del Sur “SURMEBAN”,  contrabando de armas: del barco PÍA VESTA, caso Banco de la Industria de la Construcción: BIC, carne podrida y las conchas de abanico, una sabrosa anécdota, vocales supremos acusados, dólares MUC de favor, escándalos del BCCI, aviones MIRAGE y Tren eléctrico, La Caja negra del Ministerio del Interior, frustrado fraude de 675 millones de dólares, genocidio de los penales.

Finalmente sobre el rechazo a las reformas contra la corrupción, la Presidencia de la Cámara de Diputados, ultrajes al Congreso, asalto al Palacio Legislativo, asesinato de dos diputados y otros atentados, fundación del Parlamento Amazónico, desilusiones, no gratas experiencias y hechos anecdóticos, casos excepcionales, en Londres, Democrática, la singular clausura de la Legislatura de 1989, el último año del gobierno de García: 1990, la alianza García-Fujimori, elecciones de 1995 y exclusión del PAP del Registro de Partidos, repudios contra García: arrepentimientos y sumisiones:  Fujimori y un botín de guerra, segundo gobierno de García, dramática metamorfosis del Partido Aprista, el Congreso de ayer y de hoy, ni cámara alta ni cámara baja, los debates parlamentarios, abdicación parlamentaria, ¿Clase política?, transfuguismo político, el drama del Perú, sinopsis de un suicidio y de unas “metamemorias”.

La obra, “Memoria política” de Héctor Vargas Haya,  bien puede constituirse en un manual de obligada lectura para estudiantes de ciencias políticas, dirigentes de partidos políticos, analistas políticos y público en general que deseen incursionar en la política para aportar nuevas ideas, nuevas experiencias y nuevas propuestas que coadyuven a solucionar antiguos y nuevos problemas en el contexto del bicentenario de la Independencia nacional.

Más allá de la posición crítica asumida por Héctor Vargas Haya con respecto a las conductas, acciones y decisiones de algunos dirigentes y líderes apristas y de su “alejamiento de la militancia partidaria, sin renunciar a la doctrina o ideología aprista”, no podemos dejar de reconocer su valía intelectual, capacidad profesional, experiencia parlamentaria, conducta moral, posición moralizadora incuestionable, elevado espíritu democrático y sed de justicia social en aras del bien común.

“En mi hogar, – revela Vargas Haya-, aprendí a ser rebelde contra la injusticia, la explotación y la prepotencia y a respetar los valores, la honradez y el honor”.

VARGAS HAYA: HAY QUE MORALIZAR DE VERDAD Y PONER EN MARCHA UNA GRAN CRUZADA MORALIZADORA

El 26 de julio de 1988, el entonces nuevo presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Héctor Vargas Haya, luego de prestar el juramento de ley y tras recordar las fundamentales funciones legislativa, fiscalizadora y moralizadora del parlamento, expresó:

“Hay que moralizar de verdad. La moralización es una expresión muy común que forma parte de programas y postulados de todos los partidos políticos. Para que no quede sólo en retórica hay que practicarla a tiempo de trabajar sin temor…El desarrollo de una nación se construye sobre sólidos principios de honradez en todos los actos. Cualquier intento transformador de la sociedad caerá en el fracaso si se soslaya los actos de quienes, teniendo la obligación de cumplir la ley, la trasgreden para lograr enriquecimientos ilícitos, ya sea dentro del ámbito estatal o en la propia actividad privada. Las normas delictivas de corrupción de funcionarios no podrían consumarse sin la participación de ambos. Tal delito se perpetra tanto en el ámbito público como en el privado”.

A renglón seguido dijo: “No se concibe el delito de corrupción de funcionarios prescindiendo del concepto de la bilateralidad entre dos agentes de infracción: el corrompido y el corruptor; el primero para cobrar ilícitas comisiones, los segundos para lograr prebendas o ventajas en sus transacciones o gestiones. Ambos buscan ventajas y lesionan por igual al Estado y al pueblo, bien sea para cobrar estímulos ilegítimos, burlar impuestos o encarecer productos por el expediente del sobreprecio, entre otras tantas maniobras harto conocidas. El Parlamento es, ciudadanos representantes, la institución que por su origen e integración se halla con mejores posibilidades de poner en marcha una gran cruzada moralizadora. Por eso formulo un llamado a las comisiones investigadoras para que agilicen su labor y emitan sus conclusiones”.

También manifestó: “Frente al delito, a la violencia y a la corrupción debemos ser fuertes, sin ser arbitrarios; no podemos ceder por amistades mal concebidas o por temores reverenciales. Más, para lograr la revolución social se requiere el triunfo de la revolución moral. Aparte de la sanción ejemplarizadora y el buen ejemplo es indispensable la educación, área en la que tiene un papel preponderante, la prensa. Los medios de información cumplen un rol trascendental. De ellos depende que llegue a la conciencia de los hombres las virtudes y también los pecados”.

                                                     Héctor Vargas Haya:                                                                                                                 "Hay que moralizar de verdad y poner                                                        en marcha una gran cruzada moralizadora"

Al concluir su intervención exhortó a los señores diputados de su Cámara a trabajar juntos para hacer del parlamento “la institución matriz de la democracia”; a mantener su imagen auténtica de “primer Poder del Estado, libre, soberano, autónomo, sin ataduras ni consignas”;  a no claudicar “en la decisión de cumplir designios de miles de peruanos que murieron luchando por el Perú, por la reivindicación de los derechos ciudadanos, por el cambio de las estructuras sociales y por la implantación de una sociedad más justa, sin explotadores ni explotados”; a marchar juntos “en la tarea de hacer de esta Cámara, una ágora ejemplar, donde reine la armonía, el respeto mutuo y el desprendimiento”; a “defender la institución parlamentaria” y a hacerse respetar “con el buen ejemplo en todos nuestros actos, dentro y fuera del recinto parlamentario, con talento y con la magnanimidad de los fuertes”.