lunes, 25 de diciembre de 2017


EL INDULTO HUMINARIO A FUJIMORI SE HIZO REALIDAD

Por: Eudoro Terrones Negrete                                                                                                                                                           

Alberto Fujimori Fujimori,  Ingeniero agrónomo, con estudios de postgrado en Física y Matemáticas, llegó a ser rector de la Universidad Agraria La Molina. Surgió a la escena política del Perú sin mayores dificultades. En 1990, como candidato presidencial de CAMBIO 90, derrotó en segunda vuelta al escritor y literato Mario Vargas Llosa, del Frente Democrático (FREDEMO). En su agitada y conflictiva carrera política fue el gestor del autogolpe que le llevó a disolver el Congreso de la República el 5 de abril de 1992.

Debido a que la nueva Constitución Política de 1993 permitía la reelección presidencial, Fujimori se presenta a las Elecciones Generales de 1995, siendo reelecto con el 64% de los votos al vencer al ex-Secretario General de las Naciones Unidas Javier Pérez de Cuéllar.

LAS 5 SENTENCIAS CONTRA EL EX PRESIDENTE ALBERTO FUJIMORI[1]

     1.  Allanamiento ilegal de la casa de Trinidad Becerra, esposa de Montesinos.
El 11 de diciembre del 2007, Fujimori fue condenado a seis años de prisión por usurp0ación de funciones por ordenas a un militar que suplantara a un fiscal para allanar la casa de Trinidad Becerra, la esposa de su asesor Vladimiro Montesinos, tras la difusión del primer “vladivideo”. En el 2008, se confirmó la sentencia.

2. Casos La Cantuta y Barrios Altos, y detenciones de Gorriti y Dyer.
El 7 de abril del 2009, Alberto Fujimori fue condenado a 25 años por los delitos de homicidio calificado con alevosía, por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, y secuestro agraviado, por las detenciones del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer. Esta fue la condena de mayor pena que recibió el ex presidente.

3. Los US$ 15 millones de CTS para Vladimiro Montesinos.
Alberto Fujimori fue condenado a siete años y medio de presión por el delito de peculado doloso y falsedad ideológica al probarse el ilícito pago de US$ 15 millones a Vladimiro Montesinos por compensación de tiempo de servicios (CTS). Este fue el tercer juicio con resultados adversos para el exmandatario.

4. Pagos a congresistas tránsfugas y otros dos casos de corrupción.
El 30 de setiembre del 2009, Fujimori fue condenado a seis años de prisión por los pagos a los congresistas tránsfugas, por el espionaje a políticos y periodistas, y por la compra de Cable Canal de Noticias y de la línea editorial del diario “Expreso”. También se le impuso el pago de S/. 27´060.216 por reparación civil por los tres casos.

5.  La compra de las líneas editoriales y los diarios chicha.
El 8 de enero del 2015, Fujimori fue condenado por el delito de peculado por haber ordenado el desvío de S/. 122 millones de los fondos de las FF.AA al SIN para financiar los diarios chicha. En agosto del 2016, la Sala Permanente de la Corte Suprema, en ese entonces presididas por Javier Villa Stein, lo absolvió del delito y anuló la condena.

EL INDULTO A FUJIMORI EN DICIEMBRE DE 2017

El 24 de diciembre de 2017, a las 6:00 p.m. y a pocas horas de Navidad,  Alberto Fujimori recibe el indulto humanitario concedido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, después de haber cumplido en el penal de la Diroes 12 años, 1 mes y 17 días de su sentencia a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, violación a los derechos humanos y crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

En el artículo 1° de la resolución suprema se indica: “Conceder el INDULTO Y DERECHO DE GRACIA POR RAZONES HUMANITARIAS al interno del Establecimiento Penitenciario Barbadillo, ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI, respecto de las condenas y procesos penales que a la fecha se encuentran vigentes”.

La resolución lleva las firmas del Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski y del Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Enrique Javier Mendoza Ramírez.

El jefe de Estado toma la decisión histórica de indultar a Fujimori posiblemente como parte de su estrategia de reconciliación nacional y pacificación del país, toda vez que el Perú vive un ambiente polarizado, hostil y de crisis política casi irreconciliable.

La decisión se hace realidad  a pocos días que el presidente Kuczynski se salva a las justas de una vacancia  (21 de diciembre de 2017) por razones de “permanente incapacidad moral”, en aplicación del artículo 113° de la Constitución política de 1993, al no haber el Congreso de la República alcanzado los 87 votos necesarios y mínimos para la vacancia.

El presidente de la República, en uso de sus atribuciones que le confiere la Constitución Política del Perú , artículo 118°, inciso 21 y en atención a la solicitud del 11 de diciembre de 2017 presentado ante el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) por Alberto Fujimori y luego de la evaluación previa de una junta médica oficial que determina que el señor Alberto Fujimori Fujimori, de 79 años de edad,  “padece de una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable y que las condiciones carcelarias significan un grave riesgo a su vida, salud e integridad”.

El informe es elevado a la Comisión de Gracias Presidenciales, la que a su vez recomienda al presidente de la República “conceder el indulto por razones humanitarias”. Otros siete internos fueron también favorecidos.

Alberto Fujimori  recibió la noticia en la sala de cuidados intensivos de la Clínica Centenario de Pueblo Libre (Lima-Perú), afectado de sus enfermedades críticas permanentes.

LAS OPINIONES EN CONTRA Y A FAVOR

La decisión del presidente viene generando polémica y reacciones a favor y en contra en amplios sectores de la población.

Cientos de manifestantes protestaron con carteles en mano en la plaza San Martín, en el Cercado de Lima y en diferentes lugares del interior del país.

Los familiares de las víctimas de La Cantuta exigen la revisión y nulidad del acta de la Junta Médica que recomendó al presidente de la República el otorgamiento del indulto.

El congresista Wilbert Rosas, de Frente Amplio (FA), dijo que “El indulto es parte del pacto infame que se dieron con los congresistas que defendieron a Kuczynski de la vacancia, están liberando a un criminal y corrupto.  Se tendrá que apelar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para ver qué responde, porque los crímenes de lesa humanidad no merecen indulto”.

En la bancada oficialista de Peruanos Por el Kambio (PPK)  varios congresistas anunciaron que renunciarían a ella por no estar de acuerdo con la decisión del Presidente.

El congresista Kenji Fujimori, quien jugó un rol decisivo para evitar la vacancia del presidente Kuczynski, con la abstención de diez votos de congresistas de la ahora dividida Fuerza Popular,  agradeció al presidente el “gesto magnánimo” y manifestó, además estar “eternamente agradecido con usted señor presidente, y que Dios lo ilumine” en su gobierno.

Por su parte, Keiko Fujimori al comentar la medida dijo: “Hoy es un gran día para mi familia y para el fujimorismo, finalmente mi padre está libre. Esta será una Navidad de esperanza y de alegría”.

El congresista Gilbert Violeta, de PPK, aseveró: “Entendemos que gobernar nunca ha sido fácil, menos aún en un país dividido que necesita reconciliación y perdón”.

Víctor Andrés García Belaunde, congresista de Acción Popular, manifestó: “Triste espectáculo. Infame pacto político debajo de la mesa, no discutimos el fin sino el vergonzoso medio de hacerlo canjeando como mercadería la vacancia por un indulto”.
Marco Arana, congresista de Frente Amplio, criticó la medida, por cuanto el indulto abre “paso a la impunidad en delitos de corrupción y crímenes de lesa humanidad”.

A raíz de la frustrada vacancia presidencial, la congresista Rosa María Bartra, de Fuerza Popular y presidenta de la comisión Lava Jato, consideró que los diez congresistas que se abstuvieron de votar “deberían irse” del grupo de Fuerza Popular, puesto que “La convicción de lucha contra la corrupción no admite posiciones divididas. Se necesitan políticos que tomen decisiones, no que se pongan de costado a cambio de prebendas o incapacidad”.

PREOCUPACIONES Y EL FUTURO DEL PAÍS

Mientras esto ocurre al cerrar el año 2017, es preocupante y lamentable saber que todos los partidos políticos del Perú están divididos y enfrentados, por una y mil razones.  Durará mucho tiempo  para que puedan recuperarse y volver las aguas a su nivel, situación ésta que pone en peligro la estabilidad política, la seguridad jurídica, el crecimiento, el desarrollo y el progreso del país.

El futuro del Perú es responsabilidad de los gobernantes y gobernados. Futuro que se construye sobre la base de concertación social, de planes, programas y proyectos de desarrollo, de tender permanentes puentes para un buen entendimiento y la solución de problemas en el camino por recorrer hasta el año 2021.Pero, a la vez, es necesario la unión, la paz, el amor, la reconciliación nacional sin odios ni rencores, sin pasiones, sin prejuicios, sin venganzas ni resentimientos.






[1] Diario El Comercio, Lima, lunes 25 de diciembre del 2017