martes, 28 de octubre de 2008

En un mar de dilemas Éticos

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Ryszard Kapúscínski, en su obra “Los cinco sentidos del periodista”, plantea que el periodismo trabaja con la materia más delicada del mundo: la gente, y por tanto “escribir periodismo es una actividad sumamente delicada. Hay que medir las palabras que usamos, porque cada una puede ser interpretada de manera viciosa por los enemigos de esa gente. Desde este punto de vista nuestro criterio ético debe basarse en el respeto a la integridad y la imagen del otro”.
Ser periodista es ser un profesional de la información y la comunicación con sólidos principios y valores éticos Esto exige al periodista actuar con veracidad, transparencia, imparcialidad, pluralismo, responsabilidad e integridad en el tratamiento de los hechos noticiosos, para que los actores sociales y usuarios de la información puedan utilizarlo en sus decisiones empresariales y solución de sus problemas con el éxito esperado.

Ejercer esta actividad tan delicada conlleva al periodista a vivir permanentemente en medio de un mar de dilemas éticos: decidir entre la vida personal y la de su familia; el trabajo individual interesado o la obligación de informar con profesionalismo a la sociedad; manejar varias fuentes o sólo una versión del hecho; manipular la información en beneficio propio y de terceros o ser más objetivo posible; comprar información, engañar o no para acopiar datos informativos; escribir con respeto a la persona humana o utilizar palabras peyorativas; ganar dinero a raudales con programaciones sensacionalistas o vivir en una situación de estrechez o penuria económica.
Por todo lo expuesto, los que estudian periodismo o ciencias de la comunicación en las universidades del país y del extranjero, o quienes ejercen la profesión, deben ser personas con excelentes fundamentos éticos, axiológicos y que posibiliten a la ciudadanìa a vivir en paz y en desarrollo material, espiritual y moral, con libertad y espíritu de justicia, nadando correctamente dentro de ese mar de dilemas éticos implícitos, pero, finalmente, pasando de la simple reflexión ética a la práctica ética (http://www.eudoroterrones.com/; eudoro.terronesyahoo.com)