martes, 20 de enero de 2009

SOCIEDAD GLOBAL Y ÉTICA


SOCIEDAD GLOBAL Y ÉTICA

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


El fenómeno de la globalización ha devenido en el asunto más apremiante del tercer milenio y que se debate en círculos académicos universitarios, en salas de juntas de directorios, en páginas editoriales de los medios, en instituciones educativas, en los centros laborales y gremios de trabajadores manuales e intelectuales, en sindicatos y partidos políticos.

Ahora se aplaude en ciertos sectores a las ventajas de la globalización; pero también se escuchan críticas y protestas por sus efectos negativos.

Para la UNESCO, la globalización perturba los estilos de vida y los patrones de conducta e invalida las formas habituales de adopción de decisiones y de gobierno, así como las formas de expresión artística.

CRÍTICAS AL FMI, BM Y OMC

Se critica a las instituciones impulsoras de la globalización (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Organización Mundial de Comercio), porque prestan escasa atención a los derechos laborales y a las demandas de empleo masivo; porque proclaman la supremacía del mercado con fervor ideológico; porque condicionan sus préstamos sólo si los países recortan los déficit presupuestales; porque aumentan los impuestos o los tipos de interés y suprimen las subvenciones de los Estados a los que menos tienen.

ÉTICA CIEGA

No cabe duda que estamos viviendo en una sociedad mundial marcada por una ética ciega, regida por falsos valores, unida a intereses económicos lucrativos de empresas multinacionales que concentran la mayor riqueza de las naciones. Sociedad global conformada por individuos egoístas con mayor interés por los bienes materiales que los espirituales y morales, con predisposición a la evasión social y la autoexclusión social y que da origen a una nueva categoría de excluidos sociales (“analfabetos cibernéticos”) y nuevas formas de marginación social.

DESIGUAL DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA

La desigual e injusta explotación y distribución de la riqueza mundial dio nacimiento a las 200 personas más ricos del mundo. Cifras al canto. Sólo el 20 por ciento de las personas más ricos del mundo es dueño del 86 por ciento del Producto Bruto Mundial; concentra el 82 por ciento de las exportaciones, recibe el 68 por ciento de las inversiones extranjeras y posee el 85 por ciento de los accesos a Internet.

De los 6,500 millones de personas que viven en el mundo, 3,000 millones ganan menos de dos dólares diarios y 1,500 millones ganan menos de un dólar diario.

Según los datos del Banco Mundial, en sólo 25 años (1965-1990) la renta mundial apropiada por los países ricos aumentó de un 69 por ciento a un 72 por ciento, mientras que su población disminuyó de un 30 por ciento a un 23 por ciento de la población global.

ALTO A LAS INJUSTICIAS

Frente a este panorama alarmante e injusto, de nada servirá los grandes avances en la ciencia y la tecnología de la información y la comunicación si los problemas humanos no se solucionan por la indiferencia e insensibilidad de algunos gobernantes y tecnócratas que son devotos de la dictadura del mercado y del capital, sumisos e irreflexivos servidores de organismos impulsores de la globalización.

La Organización de las Naciones Unidas calificó de “grotescas” a las desigualdades sociales que impera en el mundo e indicó que con la contribución sólo del uno por ciento de la riqueza de las 200 personas más ricos del mundo, se podría dar acceso gratuito a la educación primaria a todos los niños del mundo. Ojalá haya escuchado esta propuesta Bill Gates.

El Perú puede cambiar, debe cambiar, esperamos que cambie definitivamente. Sólo merece el rango de noble, la vida peruana de hoy que tenga un mañana ético. Para que esto ocurra se requiere de profundos cambios en el sistema político, en los poderes del Estado y en la política educativa. La educación debería formar ciudadanos éticos y no meramente ciudadanos virtuales.

Lima, 20 de enero de 2009.