miércoles, 18 de febrero de 2009

POR EL DÍA DE LA FRATERNIDAD:LOS MÉRITOS HISTÓRICOS DEL APRISMO




Por el Día de la Fraternidad:
LOS MÉRITOS HISTÓRICOS DEL APRISMO

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


El principal mérito histórico de Víctor Raúl Haya de la Torre y del aprismo es que ya tienen un lugar de honor preferencial en la historia del Perú, de Indoamérica y del Mundo.

El aprismo, es el partido político sin caudillo ni nombres propios, que nació para rescatar lo perdido moral y materialmente para la Nación, para levantar la bandera del gobierno científico, basado en la economía, en el método, en la investigación y en la moralización, dentro de un nuevo tipo de Estado denominado Estado Antimperialista, representativo y defensor de los intereses nacionales del Frente Único de Clases.

A través de sus ochenta y cuatro años (1924-2008) de lucha propuso a los peruanos un completo ideario y un coordinado programa científico de gobierno, un nuevo enfoque de la realidad económico-social y que no ha sido hasta ahora igualado, menos aún superado por ningún otro partido.

La propaganda de descrédito demagógico e interesado que la reacción, la plutocracia criolla limeña, la oligarquía, los imperialismos desencadenaron contra los líderes y militantes apristas, - y que algunos medios de comunicación aún persisten en su antiaprismo-, no ha podido ni podrá jamás vulnerar el bien ganado prestigio del partido histórico de Haya de la Torre, partido que es ejemplo de lucha sin cuartel por la libertad, los derechos humanos, la democracia, la fraternidad con todos los peruanos y la justicia social en el Perú.

En su discurso del 22 de febrero de 1973, Haya de la Torre recordó que “La historia de su lucha es la de un largo y épico sacrificio por principios y propósitos que condenados, atacados y brutalmente perseguidos cuando fueron enunciados, hoy son reconocidos por la unanimidad de nuestros pueblos aunque el aventurerismo de “revolucionarios” de última hora traten de plagiarlos y de desfigurarlos”.

ALGUNOS MÉRITOS HISTÓRICOS

En las siguientes líneas expondré algunos méritos históricos del aprismo, sin agotar el tema, dado a su diversidad y extensión.

Abordaré el nuevo lenguaje, la negación dialéctica del marxismo, la ambivalencia del imperialismo, el movimiento político autónomo, la integración política y económica de América Latina, la distinción entre las ciencias, el ideario y programa científico de gobierno, la Corte Internacional de la Haya, el partido de mayor duración existencial y todas las etapas de la evolución económica de la humanidad están presentes en Indoamérica.

APRISMO Y NUEVO LENGUAJE

En el Siglo XX, el movimiento aprista no solamente surgió como el primer partido político de masas, mayoritario, mejor organizado y disciplinado de Perú e Indoamérica, ejemplo de organización y de liderazgo político, con una filosofía original, un programa máximo y programa mínimo de gobierno, sino también como creador de un nuevo lenguaje en la vida política del continente.

Y no sólo eso. También introdujo un nuevo lenguaje que se compendia en los términos siguientes: APRA, Indoamérica, Partido del Pueblo, Izquierda Democrática, Justicia Social de Libertad con Pan, Estado Antimperialista, Pueblo-Continente, Espacio-Tiempo histórico, Democracia Funcional, Frente Único de Clases, Izquierda democrática, ambivalencia del imperialismo, Plan de Acción Inmediata, Comisión Nacional de Plan de Gobierno (CONAPLAN) y jubileo aprista.

También los términos: Congreso Económico Nacional, Colonialismo Mental Europeo, Parlamento Latinoamericano, Interamericanismo Democrático sin Imperio, Despresidencialización, Descaudillización del Poder, Descentralización y Regionalización, Trabajadores Manuales e Intelectuales, Fraternidad Indoamericana, Nacionalización progresiva de tierras e industrias, Justicia Social con Pan y Libertad, entre otros..

NEGACIÓN DIALÉCTICA DEL MARXISMO

El aprismo tuvo la audacia genial de salir de los estrechos y alienantes cánones marxistas y negarlos dialécticamente, aprovechando la experiencia de la historia sin caer en la imitación servil pero sí afirmándose realistamente en la dialéctica de los hechos.

Fundamenta su filosofía en los principios científicos del relativismo dinámico, sobre la base de la aplicación de la Teoría de la Relatividad Física de Albert Einstein a la Historia. Y al aplicar dichos principios (Todo fenómeno cambia según el ángulo desde el cual se le observe; cada sistema de coordenadas, SC, tiene su propio espacio-tiempo- inseparable de su dimensión, energía, velocidad, inercia y gravitación) al estudio de los hechos históricos no acepta verdades sociológicas de valor definitivo, absoluto y eterno, en un mundo interdependiente y en permanente cambio e innovación según los adelantos científicos y tecnológicos de los nuevos tiempos históricos.

La tesis aprista sostiene: así como para la física moderna no existe un espacio absoluto ni un tiempo absoluto, sino que cada fenómeno se produce dentro de su propio espacio-tiempo, no existe consecuentemente un solo proceso histórico sino múltiples.

AMBIVALENCIA DEL IMPERIALISMO

Para Haya de la Torre el fenómeno del imperialismo tiene dos valencias: valencia positiva, pues trae técnica, capitales, crecimiento, desarrollo, progreso y justicia social; y valencia negativa, porque origina opresión, regresión, explotación e injusticia social.

El aprismo plantea la necesidad de capitales para la industrialización de los pueblos, pero con el control del Estado Antimperialista y las condiciones sujetas a nuestras leyes, de manera que se orienten hacia la explotación de las materias primas, la generación de industrias y fuentes de trabajo, con el pago de un salario justo que permita al trabajador gozar de un nivel de vida propio a su condición humana.

MOVIMIENTO POLÍTICO AUTÓNOMO

El aprismo es un movimiento político autónomo, sin ninguna intervención ni influencia extranjera; no es un movimiento político convertido en imitador servil de realidades ajenas a la nuestra o que sigue la línea de un nuevo colonialismo dependiente; no es un movimiento político dependiente o súbdito de ninguna ideología o potencia extranjera.

El aprismo es un movimiento que nació como algo auténtico y genuino, algo propio e intransferible, vive por sus propios caminos de acción y métodos de lucha, exento de toda sumisión y dependencia a consignas, modelos, enseñas, mandatos y dogmas extranjeros. El APRA no recibe financiamiento de ningún país extranjero.

INTEGRACIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA DE AMÉRICA LATINA

El aprismo es el único partido político que surge en el siglo XX llevando en su Programa el principio de la Integración política y económica de los pueblos de América Latina.

DISTINCIÓN ENTRE LAS CIENCIAS

“Nosotros establecimos desde el primer momento que hay en la cultura universal y en la enseñanza de los países más avanzados que los nuestros, preceptos, postulados y enseñanzas que tienen validez universal. Pero hay otros de aplicación especialmente social, política, antropológica digamos así, que no pueden ser aceptados incondicionalmente como verdades de validez universal. Ese es el significado de nuestra diferenciación con aquellos que consideraron que la cultura universal es incondicionalmente imperativa para todos los pueblos del mundo. Nosotros establecimos la primera distinción entre las ciencias que tienen validez universal, las ciencias exactas, las ciencias que no son llamadas de aplicación, diferentes de aquellas que son ciencias sociales, la política entre ellas, que no pueden ser admitidas incondicionalmente como un dogma para todos los pueblos de la tierra” (Haya de la Torre, Obras completas, Tomo 7: 451).

IDEARIO Y PROGRAMA DE GOBIERNO

El aprismo es el primer partido político que trajo al Perú un completo ideario y un coordinado programa científico de gobierno, un nuevo enfoque su realidad económico-social que no ha sido hasta ahora igualado y menos aún superado por ningún otro partido.

CORTE INTERNACIONAL DE LA HAYA

En el Mundo, el aprismo es el único partido político que ha sido llevado ante la Corte Internacional de La Haya, en la persona de su jefe y fundador, Víctor Raúl Haya de la Torre, acusado de “crímenes comunes”, para ser después absuelto y salir triunfante por cuanto “el Gobierno del Perú no ha podido demostrar que los delitos de que acusa a Haya de la Torre sean delitos comunes” según el fallo de la Corte Mundial del 20 de noviembre de 1950, ratificado por el segundo fallo del 27 de noviembre del mismo año y el 13 de junio de 1951.

PARTIDO DE MAYOR DURACIÓN EXISTENCIAL

El aprismo es el único partido político de mayor duración existencial, que jamás se doblegó frente a las tiranías ni ante el Oro y el Hierro de los opresores, que defendió sus principios y su obra ofrendando inclusive sus vidas, terciando a su espalda el rifle revolucionario en las jornadas heroicas de Chan-Chán (Trujillo), muriendo abrazados y valientemente en los fusilamientos de Huaraz o desangrándose unidos en las calles de Lima para sellar heroicamente la unión de los trabajadores manuales e intelectuales.

LAS ETAPAS DE LA EVOLUCIÓN ECONÓMICA DE LA HUMANIDAD ESTÁN PRESENTES EN INDOAMÉRICA

“Según la tesis del aprismo, en América Latina, los períodos y sistemas sociales y económicos no se suceden negando los posteriores a los anteriores, sino agregándose el último a todos. Cuando la conquista hispano.portuguesa llega a Indoamérica, impone el sistema colonial feudal con los tres virreinatos originarios de México, de Perú y del dominio portugués del Brasil. Pero el nuevo sistema no logra liquidar las vastas regiones de comunidades privadas, ni los sistemas socioeconómicos establecidos por los indios nativos del Perú y de México. Igualmente, la vida tribal de la inmensa zona amazónica sobrevive hasta nuestros días. Así, al sistema agrario de tipo precolombino se yuxtapone el latifundio colonial y, más tarde, a ambos se agrega el sistema de industrialismo de materias primas y medio elaboradas. Por todo esto el aprismo reconoce que en Indoamérica existe una yuxtaposición de sistemas económicos sociales de producción, que abarcan desde la vida tribal rudimentaria hasta el industrialismo contemporáneo, subsistiendo las organizaciones comunales indígenas y el sistema colonial del latifundio. Tomando el Continente en conjunto, aun muchos de sus países aisladamente, se puede decir que todas las etapas de la evolución económica de la humanidad están presentes en nuestra América…” (En Balance del Aprismo, de Manuel Vásquez Díaz, Lima, 1964).