Publicaciones

Artículo mas reciente

PRINCIPALES DOGMAS DE LA IGLESIA CATÓLICA

PRINCIPALES DOGMAS DE LA IGLESIA CATÓLICA [1]   Son 44 el número de sus principales dogmas, entre ellos: dogmas sobre Dios (5), dogmas s...

Artículos Destacados

viernes, 6 de noviembre de 2020

PERÚ, PAÍS AGRO-MINERO

                             PERÚ, PAÍS AGRO-MINERO 

Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


Hasta hoy no se conoce a ciencia cierta el origen de la palabra Perú. Pero se puede dar algunas aproximaciones. El nombre Perú proviene de varios términos  Birú, Berú, Virú, Pelú o Pirú. Para el Diccionario Oxford, Perú proviene de Birú, que en guaraní significa "río".

El historiador Raúl Porras Barrenechea afirma que el término Perú proviene de Birú que era el nombre de un cacique del sur de Panamá y que, por lo tanto, todas esas tierras recibían ese nombre. Otros  historiadores sostienen que Perú proviene de la palabra quechua Viru y significa “abundancia”.

Para el historiador Luis E. Valcárcel, en su obra Ruta cultural del Perú (México, 1945),  la denominación de Perú  «vino por mera casualidad» a servir de rubro al imperio que los españoles conquistaron. «Se dice, agrega, que fue un cacique. Que fue una tierra más bien colombiana. Que es el granero (pirua) o la caña de maíz (wiru/huiru). En, fin nada concreto y definitivo. Es un nombre que aparece de pronto, no se sabe cuándo exactamente, ni cuál fue la boca que primero pronunció esa voz.»[1]

Dicho esto, pasamos ahora al fondo del asunto sobre el Perú como país agro-minero y de megadiversidad.

El Perú es un país agrícola y minero, exportador de materias primas y que posee diversos paisajes, biomas, ecosistemas, gran riqueza ictiológica, forestal, cultural, arqueológica, turística, minera (petróleo, gas, hierro, oro, zinc, cobre y plata) y manufactura de productos textiles. 

PAÍS AGRÍCOLA

En el Perú la actividad agrícola es la fuente principal de medios de subsistencia para miles de hogares más pobres del país y constituye un importante generador de fuente de empleo (uno de cada cuatro empleos urbanos informales proviene de la agricultura) y de ingresos de exportación.  Pero a la vez contribuye a diversificar la economía, a reducir la dependencia en las industrias extractivas no renovables, a disminuir los niveles de pobreza y a desarrollar el país.

En el país se cultiva productos agrícolas como espárragos, papas, maíz, arroz y café, frutas y cultivos hortícolas, cereales menores, leguminosas de grano y caña de azúcar. La agricultura familiar produce más o menos el 70 % de los alimentos que consume la población.

La agroexportación es uno de los pilares fundamentales de la economía peruana. Son productos agrícolas de exportación: paltas, uvas, café, arándanos y espárragos, en 2018 el Perú alcanzó US$ 7,030 millones en exportación. También la exportación de frutas y hortalizas frescas a mercados mundiales.

El desarrollo del sector agrícola unido a la permanente capacitación de los agricultores posibilita que muchos productos peruanos sean competitivos en los mercados internacionales.

Según el reporte “Tomando impulso en la agricultura peruana”, del Banco Mundial, la contribución económica de la actividad agrícola al PIB peruano es del 7,3%. Sin embargo, el mismo reporte indica que si se calculan los servicios asociados a toda la cadena alimenticia, la contribución del sector agrícola podría estimarse en un 11,3% del PIB… Según el reporte del organismo internacional, hay seis prioridades para impulsar la productividad e incrementar la competitividad: 1. Promoción de la innovación 2. Fortalecimiento de la distribución de insumos y servicios de asesoría 3. Creación de capacidades a través de la formación y capacitación 4. Mejoramiento de la conectividad y acceso al mercado 5. Promoción de mercados de tierras 6. Facilitación de la gestión de riesgos. Estos seis ejes dependen de servicios que actualmente son muy escasos en Perú.[2]

PAÍS MINERO

Los Andes, que es la cadena montañosa tropical más larga del mundo, cruza longitudinalmente el territorio de Perú. Se eleva a más de 6,000 metros de altitud y es la principal fuente de depósitos minerales.

La minería en el Perú es una actividad polimetálica, inclusiva y ambientalmente sostenible, constituye uno de los motores de mayor importancia e impacto en la economía del país, con una participación del 13% en el PBI nacional.

La actividad minera representa más del 60 % del valor de las exportaciones totales del Perú; entre 2001 y 2018 ha generado recursos por más de 111,000 millones de soles, creó más de un millón y medio de empleos y contribuyó de manera decisiva al desarrollo nacional. Las inversiones proyectadas para los próximos años en exploración, explotación y ampliaciones mineras superan los US$ 57 mil millones de dólares.

Al primer semestre de 2019 Perú es el segundo productor de plata, cobre y zinc a nivel mundial, es el primer país en el mundo en reservas de plata y es el primer productor de oro, zinc, estaño, plomo y molibdeno en América Latina y es el primer productor de diatomita en América del Sur.

Según estadísticas del Ministerio de Energía y Minas, a junio del 2019, en el Perú se registraron 141 unidades mineras formales en operación, correspondientes a la mediana y gran minería. Y en 17 de los 24 departamentos del Perú se realiza extracción minera formal.

A nivel mundial y de América Latina, el Perú se ubica entre los primeros productores de diversos metales: oro, plata, cobre, plomo, zinc, hierro, estaño, molibdeno, teluro, mármol travertino, diatomita, bentonita y boratos, que tienen gran demanda por los países de Estados Unidos, China, Suiza, Japón, Corea del Sur, el Reino Unido, Canadá y la Unión Europea.

El cobre, llamado también “metal rojo”, es el mineral que Perú vende con mayor beneficio y demanda a diversos países del mundo.

El potencial minero metálico de Perú, poniendo nuevas minas en operación y manteniendo las actuales, hasta el año 2050 generaría para el Estado peruano un monto aproximado de 547,000 millones de dólares, según estudio “Beneficios actuales y potenciales de la minería en el Perú” realizado por el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (INGEMMET), ente rector de la geología del Perú.

El INGEMMET señala que en la proyección del potencial al 2050, en un escenario normal, el cobre es el metal de mayor aporte económico para el Perú, con el 69% del potencial total, seguido del oro (10%), Zn (6%), Fe (6%), Ag (5%), Mo (2%), Pb (1%) y otros (1%).

El Perú obtiene grandes beneficios económicos de las actividades mineras expresados en significativos aportes como el canon minero, regalías mineras y derecho de vigencia y penalidad.

En el año 2019 el Ministerio de Economía y Finanzas ha transferido por Canon minero la suma total de S/. 2,897’602,461 soles. El canon minero es el 50 % del impuesto a la renta que pagan los titulares de actividad minera al Estado por la explotación de recursos minerales metálicos y no metálicos y es distribuido entre los gobiernos regionales y locales en donde se encuentra ubicada la concesión minera en explotación.

MEJORAS EN BENEFICIO DE LA POBLACIÓN

El desarrollo de los proyectos mineros deberá enmarcarse en el contexto de mejoras en beneficio de la población de su circunscripción. Construir y mejorar las relaciones humanas con la población, generando e impulsando espacios informativos, talleres de capacitación,  de laboratorio vivencial, de cultura minera, de ecología, de sensibilización hacia la solidaridad, de educación en valores, de solución de conflictos sociales y de liderazgo para el desarrollo comunal. Incorporar enfoques de interculturalidad, sostenibilidad ambiental y equidad de género. Mejorar sus políticas de articulación con los actores de la actividad minera (Estado, comunidad, empresa) para el logro del  crecimiento, desarrollo y progreso sostenible.

CONFLICTOS MINEROS, ¿QUÉ HACER?

Conflicto significa falta de acuerdo entre dos o más personas. Cuando el conflicto persiste en el tiempo y afecta a un grupo grande de individuos o hace que varios grupos sociales se enfrenten, se denomina conflicto social.

Según especialistas de CAMIPER, el “conflicto minero es cuando un actor o varios, individual o colectivo, persona física o moral, reacciona en contra de un proyecto minero en cualquiera de sus fases del sistema minero, y sea cual fuera la reacción, su tipo y alcance”.

Los conflictos relacionados con la minería tienen que ver con problemas socio-ambientales, laborales, educativos, administrativos, entre otros. Ocurrieron conflictos sociales en CongaLas BambasCerro VerdeToquepala y otros.

Los conflictos ocurren cuando las poblaciones adyacentes a los centros mineros tienen alguna demanda que plantear, por plantear, pendiente de solución, insatisfecha o disconforme con los planteamientos ofrecidos por el empleador o por el desacuerdo que ocurre entre los actores involucrados.

En el año de 2019 había un total de 130 conflictos activos, de los cuales eran más de 60 conflictos sociales mineros que en muchos casos se debían a reclamos de las poblaciones que tienen años de retraso,  a déficit de infraestructura y de servicios públicos o porque algunas empresas no pudieron elevar sus estándares socioambientales, y en otros casos se debían a déficits acumulados en acceso a servicios básicos como agua y saneamiento, electrificación, salud y educación. Se trata de satisfacer las expectativas de las poblaciones aledañas a las zonas de extracción minera.

ENFOQUE AMBIVALENTE DE LOS CONFLICTOS MINEROS

Dentro de un enfoque ambivalente los conflictos en la minería tienen una valencia negativa y una valencia positiva.

Cuando las reclamaciones son justas y se realizan sin violencia y sin aprovechamiento político extremista, bienvenidas sean. Cuando ocurre lo contrario, tales reclamaciones tienen que ser censuradas o repudiadas por la población en general.

VALENCIA NEGATIVA

La conflictividad social en su valencia negativa indudablemente trae retroceso, afecta a la inversión minera, produce merma en la producción minera, disminuye la recaudación anual por concepto de canon minero, disminuye las exportaciones mineras, contrae las inversiones en sus actividades, afecta a proyectos potenciales, disminuye el interés, la voluntad y decisión por invertir y genera deterioro en las relaciones trabajador-empresa.

En su valencia negativa los conflictos en la actividad minera producen lamentables secuestros de líderes, abusos contra pobladores,   lanzamiento de bombas lacrimógenas, muchos heridos y muertos que lamentar. No se descarta la existencia de relativo grado de motivación política en algunos dirigentes que por su ideología extremista asumen una posición contraria a las inversiones, tratando de jalar agua para su molino, con la relativa capitalización de posibles adherentes para sus agrupaciones políticas.

VALENCIA POSITIVA

En su valencia positiva  la conflictividad social que se lleva a cabo sin violencia, sin consigna política, sin abuso del derecho de huelga, respetando los derechos fundamentales de las personas, respetando la propiedad privada y con firme voluntad resolutiva de los problemas, indudablemente que produce éxito en las negociaciones, reivindicaciones para los trabajadores y genera crecimiento, desarrollo y progreso individual y colectivo.



[1] Roberto J. Bustamante, en su artículo “La historia del origen del nombre Perú”. https://ahoranews.net/la-historia-del-origen-del-nombre-peru/

[2] Fuente: Martín Carrillo O. Blueberries Consulting. Perú potencia principal motor de su economía: El sector agrícola. https://blueberriesconsulting.com/peru-potencia-principal-motor-de-su-economia-el-sector-agricola