lunes, 20 de febrero de 2017

EL INVESTIGADOR CIENTÍFICO UNIVERSITARIO: OBJETIVOS, FINALIDAD Y FUNCIONES.

EL INVESTIGADOR CIENTÍFICO UNIVERSITARIO: OBJETIVOS, FINALIDAD Y FUNCIONES.

Escribe: Eudoro Terrones Negrete 



OBJETIVOS DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO UNIVERSITARIO

    Son objetivos del investigador científico universitario:

a.      Realizar el estudio sistemático y organizado de un problema basándose en fuentes confiables, hipótesis y variables apropiadas y orientado a su solución.

b.      Acopiar informaciones, procesarlas, seleccionarlas, interpretarlas y valorarlas usando métodos, técnicas e instrumentos científicos adecuados.

c.      Afinar y profundizar conceptos, tesis y argumentos científicos para enriquecer su bagaje cultural.

d.      Relacionar, sintetizar, explicar los argumentos extraídos de la investigación y traducirlos en las conclusiones del trabajo.

e.       Producir conocimientos de interés social, relevantes y de alto nivel en el ámbito de las disciplinas científicas, humanísticas y tecnológicas.

f.       La formación y superación profesional en los campos científicos, humanísticos y tecnológicos de docentes, especialistas y expertos universitarios.

g.      Promover una cultura académica de calidad mediante la investigación como estrategia del proceso de enseñanza-aprendizaje.

h.      Contribuir al desarrollo sostenible e integral de los países y al avance de la ciencia y la técnica.
FINALIDAD DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO UNIVERSITARIO
      
El investigador científico universitario tiene por finalidad:

a.      Lograr el conocimiento verdadero sobre hechos, temas y problemas de interés general.

b.      Descubrir, describir, explicar y predecir principios generales sobre hechos, temas y problemas de investigación.

c.    Formular hipótesis, variables, indicadores, índices, leyes, teorías y demostrar la validez y eficacia de los mismos en situaciones reales concretas de la investigación.

d.    Impulsar el desarrollo de la investigación pura, aplicada, cuantitativa o cualitativa,  mediante el uso de métodos, técnicas, procedimientos e instrumentos científicos válidos y confiables.

e.    Aplicar el conocimiento científico en un aspecto de la realidad social, política, económica, ecológica, cultural y educativa.

f.     Formular y generar nuevos problemas y nuevas interrogantes a resolver.

g.    Contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas y a la competitividad de las empresas y de organizaciones sociales.

h.    Promover la formación y  la actualización interdisciplinaria y multidisciplinaria de nuevos investigadores para la universidad en la que labora.

i.      Contribuir a mantener vínculos de cooperación académica y técnica de la universidad con los sectores productivos y sociales, mediante la realización de proyectos de beneficio y riesgo compartidos. 

FUNCIONES DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO UNIVERSITARIO

En el cotidiano quehacer investigativo de descubrir respuestas a determinadas interrogantes, el investigador científico universitario cumple las funciones básicas siguientes:

a.      Hacer de su vida un camino con objetivos claros, precisos y de renovación, con idearios y normas de vida laboral, sacando de cada acontecimiento, problema y experiencia el mejor fruto posible.

b.      Sortear los obstáculos, interrogar a una y otra persona, no pasar por alto algún indicio, mantener vivo su interés y rigurosa observación en el problema que investiga.

c.      Escoger la mejor pista hasta encontrar el nudo de la investigación.

d.      Decir la verdad y publicar lo que investiga para conocimiento de la población y de los integrantes de la comunidad de científicos.

e.      Hacer “dormir” la investigación en caso de ser necesario, y  en otras ocasiones hacer planes antes de empezar su jornada, verificando las pruebas instrumentales que va acumulando.

f.       Analizar cómo es la realidad, por qué es así y no de otra manera, por qué es como es la realidad natural y social.

g.      Prever o predecir qué y por qué ocurrirá algo en la realidad del futuro.

h.      Actuar con inteligencia, responsabilidad, imaginación e idoneidad hasta lograr  transformar la realidad en el contexto geográfico, social, educativo, cultural, histórico, económico y ecológico.

Criticar y coadyuvar a profundizar las investigaciones sobre un hecho, tema o problema de interés público.