viernes, 10 de abril de 2015

LOS SIETE SABIOS DE LA GRECIA ANTIGUA

LOS  SIETE SABIOS DE LA GRECIA ANTIGUA

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

¿Quiénes eran los sabios en la Grecia antigua? Los sabios, eran los que cultivaban el “amor al saber”, ”los amigos de la sabiduría”, “los amantes del conocimiento”; sabían todo y de todo, eran pensadores que cultivaban y dominaban todas las ramas del saber humano; no cobraban por sus enseñanzas; concibieron el arte de enseñar como un servicio social que prestaban a la comunidad.

Los “sabios” griegos eran matemáticos, físicos, químicos, astrólogos, médicos, poetas, músicos, artistas, etc., en tanto y en cuanto la filosofía era aún considerada como la “madre de todas las ciencias”.

En sus orígenes la filosofía era  equivalente a sabiduría, a ciencia o a saber; y, el filósofo equivalía a sabio; la sabiduría no era propiedad de nadie, sino un objeto de búsqueda, un ideal que deberá encontrar el filósofo. Mientras el filósofo buscaba acumular el saber, los hechos y los valores, porque aún no había encontrado el verdadero conocimiento y valor de las cosas, el sabio ya tenía acumulado y encontrado el saber.

Para Santo Tomás de Aquino[1] “El que simplemente conoce la suprema causa, Dios, es denominado simplemente sabio, en cuanto que, por los preceptos divinos, puede juzgar y ordenarle todo”.

“Quien es sabio no filosofa”, dice Platón en su obra “Banquete”, toda vez que el sabio no es aquel que ama a la sabiduría o aspira a saber, pues ya lo posee.

Según la tradición griega se denominaba Los Siete Sabios de Grecia a las personas renombradas por su sabiduría práctica, alrededor del 620-550 a.C., que eran famosos por sus memorables aforismos y dictámenes.

Los Siete Sabios de la Grecia Antigua, eran políticos, estadistas, legisladores, reformadores sociales y hasta tiranos, poseían una sabiduría práctica excepcional. Eran famosos por sus aforismos y sentencias, a través de las cuales trataban de guiar y orientar la conducta correcta de los hombres hacia niveles de perfección para hacer posible una vida feliz, digna, libre  y justa.

Surgieron dentro de un singular marco histórico, de colonización e invención de la moneda... la justicia deja de ser el monopolio de la tradicional clase dominante que interpretaba las leyes; es la época en la que aparecen los primeros códigos escritos en defensa de la comunidad; el comercio y la economía enriquecen a unos y empobrecen a los antiguos aristócratas.

Fueron los constructores de un nuevo orden social de las polis griegas, en contraposición a las oligarquías aristotélicas y de las que surge la creencia en la razón como medio para entender ese cosmos. Eran gente de espíritu pacifista y justiciero, de vocación comunicativa. Aparecieron en ciudades prestigiosas y distintas: Tales de Mileto, Bías de Priene, Pítaco de Mitilene, Cleóbulo de Lindos, Solón de Atenas, Quilón de Esparta y Periandro de Corinto.

El sabio es la persona que ya tiene el conocimiento y no necesita investigarlo,  domina una técnica, profesa la excelencia de un arte,  maneja adecuadamente los asuntos de la polis y aprueba normas jurídicas en bien de la sociedad.

Los Siete Sabios pregonaban la concordia entre los griegos, como aplicación del principio elemental de que la unión hace la fuerza y la buena vecindad la paz.




[1] Tomás de Aquino. Suma Teológica, cuestión 45.