martes, 14 de abril de 2015

MEJORES PERIODISTAS PARA UNA MEJOR OPINIÓN PÚBLICA

MEJORES PERIODISTAS PARA UNA MEJOR OPINIÓN PÚBLICA

Eudoro Terrones Negrete


Los periodistas y medios de comunicación social ejercen influencia directa o indirecta en la formación de la opinión pública, en la toma de decisiones para la solución de problemas individuales, colectivos, empresariales o institucionales.

Los periodistas son un nexo entre la realidad y el público, por cuanto informan y comentan lo que acontece en la sociedad premunidos de sólidos principios y valores éticos: verdad, objetividad, responsabilidad, pluralismo, independencia de criterio, honestidad, libertad, espíritu de justicia y bien social.

La responsabilidad social, jurídica y ética que asumen los periodistas frente a su público-objetivo se expresa en la selección y valoración cuidadosa de  todo lo que van a decir, escribir, comentar, criticar o difundir. Seleccionan y valoran lo que es de interés público, y lo difunde de manera jerarquizada en su importancia, según el orden en que aparecen, según el espacio, el tiempo, el ritmo en el montaje o en función de la trascendencia social.

La opinión pública se manifiesta a través de encuestas, entrevistas, reportajes, sobre las campañas políticas, los planes y programas del gobierno de turno, de los gobiernos regionales y locales, y acerca de temas y problemas de interés social. Opinión pública que puede ser positiva o negativa, conservadora o progresista, favorable o contraria al cambio social.

Bernard Cohen llegó a decir, no con poca razón: “la prensa no tiene mucho éxito en decir a la gente qué tiene que pensar pero sí lo tiene en decir a sus lectores sobre qué tienen que pensar” (Cohen, 1963:13).

Según McCombs y Donald Shaw, los medios establecen la agenda del público, entendiendo por agenda el conjunto de cuestiones que van a estar en la opinión pública. La efectividad de los medios, según Canel (1963:13), reside en “transferir a la audiencia la importancia que otorgan a los temas en su cobertura”.

Esta agenda mediática,  constituida por el conjunto de temas que tratan los periodistas, ejerce decisiva influencia en la agenda pública, la misma que está conformada por la respuesta dada en las encuestas realizadas a la muestra representativa de la población, que es la respuesta de los encuestados sobre diversos asuntos, temas o problemas de actualidad.

En lo que va del Siglo XXI,  preocupa a la población que la información y los comentarios que se realizan a través de los medios de comunicación o de las redes sociales no sean de calidad, o que poco contribuyan a enriquecer el bagaje cultural del común de las personas. Y esto ocurre porque se da mayor importancia a la forma y no al contenido, al interés empresarial y no al interés social, a los fines políticos y económicos y no a los fines educativos, espirituales y morales.


Frente a esta situación no podemos menos que apelar a la conciencia de los periodistas, de los propietarios de medios,  para que cumplan su rol informativo en aras del bien común, y difundan información relevante, transparente, veraz, imparcial, responsable y constructiva, que permitan educar, culturizar y ensanchar la espiritualidad y moralidad de las personas e instituciones.