domingo, 8 de marzo de 2009

EL TERCER MILENIO Y EL CAMBIO EN LAS COMUNICACIONES

EL TERCER MILENIO Y EL CAMBIO EN LAS COMUNICACIONES
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete

Los medios de comunicación masiva son reemplazados por los medios desmasificados como las radios de frecuencia compartida, el video cable, los bancos de videocasetes, los videojuegos; el tránsito de los medios de comunicación masiva a la comunicación sectorial e individualizada; la difusión, producción, selección y almacenamiento de la información mediante la búsqueda automática e instantánea a través de Internet; el funcionamiento de un número creciente de nuevos canales temáticos televisivos; los cambios en los lenguajes, formatos, formas de escribir o de narrar; la expansión del videocable; el incremento de difusión de video-caseteras en los hogares y el número de abonados.
La aparición de un modelo de comunicación cada vez más fragmentado, segmentado e individualizado y una producción audiovisual más transnacional en lo productivo, con mercados globalizados y con una creciente desregulación de la intervención del Estado: el incremento de la calidad técnica de las transmisiones de audio y de video; la posibilidad de combinar la red telefónica con la red televisiva para transformar el televisor en un terminal de acceso a los servicios asociados con el Internet. Antes la orientación o direccionalidad de la comunicación era de una sola vía, del centro (global) a la periferia (local). Actualmente, el centro pierde control a favor de la periferia, los usufructuarios de los medios tienen la posibilidad de generar sus propios mensajes.
En la era de la sociedad del conocimiento la clave de la comunicación es la producción y el análisis de contenidos y no la simple transmisión de información; el público usuario participa en la producción, selección, valoración y difusión de contenidos; surge el hipertexto como nuevo modo de acceder y estructurar la información; desaparecen las fronteras espaciales, temporales y geográficas en el proceso de la comunicación; aparecen los portales, las páginas web, las cibercomunidades y el teletrabajo.
La red hace posible el acceso directo del público usuario a las fuentes informativas, sin la intervención de los periodistas o comunicadores sociales; se origina un nuevo tipo de lectura: la lectura arborescente, la lectura hipertextual, fragmentada y onírica y la necesidad de practicar una lectura veloz y comprehensiva para ponerse a tono con la extraordinaria velocidad de la información en Internet.
Internet es una multimedia que combina varios medios: prensa escrita, radio y televisión. Son los ciberusuarios los que determinan la pauta de lo que desean leer, oír y escribir, según sus intereses, necesidades, aficiones y motivaciones a través de las comunidades virtuales, democratizándose así el uso de los contenidos de la información y la comunicación en la medida en que el usuario disponga de una computadora operativa.
Se rompe con la tradicional comunicación lineal y unidireccional de un emisor a un receptor, para convertirse en comunicación multilineal, multidireccional e interactiva. La comunicación requiere ahora del dominio de habilidades y de conocimientos técnicos, del dominio del idioma inglés, del equipamiento de programas de diseño, de procesador de textos gráficos y de herramientas de búsqueda de información (browsers).
La inmediatez del formato online obliga al usuario a comprobar continuamente la veracidad de la información y a actuar con gran capacidad de reacción y de rapidez en la búsqueda y la difusión de los mensajes. Las publicaciones online facilitan el acceso a un mayor número de personas a nivel mundial, demandan de actualización permanente de su contenido y ofrece múltiples vías de documentación y de información adicional a los usuarios a través de enlaces o links y de manera inmediata.
En Internet ni la extensión ni el tiempo, ni la profanidad están limitados; desaparece la dictadura del tiempo y del espacio y la dictadura valorativa y selectiva de los contenidos por parte de los editores y los dueños de los medios de comunicación.
La fuente de la información por Internet se fundamenta en las agencias y en las ediciones online con la participación al momento de los usuarios en la emisión y la recepción de los mensajes.
A la fecha existe programas informáticos mediante los cuales cualquier persona o usuario puede enviar sus textos por teléfono celular a su redacción, mientras un módulo reconoce su voz y la transmite a una computadora, la misma que llega a traducir inmediatamente el texto, garantizando más de 90 por ciento de seguridad con un vocabulario de 60 mil palabras y a una velocidad de 30 a 50 palabras por minuto, y en las mesas de redacción los periodistas las seleccionan y ordenan en sus propios idiomas y las vinculan con fotografías, gráficos, audio o video para difundirlas en tiempo real vía Internet.
Ahora los principales medios de comunicación social del mundo cuentan con terminales para la navegación y ofrecen versiones digitales en la red para la consulta online. Es así como la información empieza a tomar cauces nuevos.
En el mundo globalizante e informatizado hay una hipercirculación de DICS (Dato-Información-Conocimiento-Sabiduría), mediante el empleo de Internet, lo que se ha venido en denominar «Eclosión del conocimiento».
Los soportes o medios digitales, a través de los cuales se puede interactuar en Internet son el ordenador personal o computadora personal (Personal Compute- PC), la telefonía móvil, la tecnología WAP, la televisión digital, los teléfonos fijos, las agencias electrónicas, los relojes de mano, entre otros.
No le falta razón a Mariano Cebrián cuando afirma que «...Las exigencias de la nueva educación no son tanto las de transmitir informaciones y habilidades tradicionales, sino la de preparar para saber adquirirlas, renovada y permanentemente, analizarlas y contextualizarlas; en suma, formar a los ciudadanos a aprender a informarse».
Internet reviste una serie de características y ventajas singulares, verdaderamente impresionantes, como las siguientes: instantaneidad, inmediatez, universalidad o transnacionalidad, red de configuración descentralizada, interactividad, alcance ilimitado, igualdad respecto a la condición de potenciales usuarios, privacidad, participación, romper el aislamiento de las personas, las refuerza o profundiza, libertad sin límites ni trabas en la actividad de las personas y comunicación bidireccional; aumento de la capacidad transmisora de los medios; cambio de un periodismo diario limitado a un periodismo continuo ilimitado y en donde las actualizaciones y retroalimentaciones ocurren por horas; desarrollo de la comunicación personalizada y para todos los gustos; el usuario es su propio ombudsman, porque todo el mundo puede ser informador; el derecho a réplica es una realidad cotidiana y natural al medio, no una concesión por intromisión legal; conserva la información de la persona que participa; quién es, dónde vive, cuántas veces entró, etc., permitiendo al momento conocer a la audiencia; ausencia de censura en la difusión del mensaje; capacidad generativa de una sobreproducción de información y una explosión de informantes a nivel mundial; introducción de un nuevo concepto en el periodismo: la Infografía, o sea la técnica para explicar una información, a fin de cautivar al público ante su posición de indiferente frente al exceso de información; abaratamiento de la publicidad y de la información general.
Permite la socialización de las opiniones, experiencias e informaciones; ofrece la posibilidad de realizar negocios; ofrece servicios de telefonía a larga distancia, a tarifa más baja que la telefonía convencional, a través de la aplicación del «Internet phone»; ofrece facilidad para encontrar y recuperar cualquier información de forma selectiva y rápida, a la vez que se puede relacionar y cruzar las informaciones y distribuir de manera virtual e instantánea, un número indeterminado de copias del mismo documento.