domingo, 8 de marzo de 2009

TERCER MILENIO: UN CAMBIO DE ÉPOCA Y UNA ÉPOCA DE GRANDES CAMBIOS

TERCER MILENIO: UN CAMBIO DE ÉPOCA Y UNA ÉPOCA DE GRANDES CAMBIOS
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


Desde la caída del Muro de Berlín (1989), el mundo deja de ser bipolar y se convierte en unipolar. Se consolida el predominio del poder político, económico y militar de los Estados Unidos de Norteamérica; el capital intelectual o conocimiento es el capital más importante con que cuenta el mundo del tercer milenio, como producto de la tecnoglobalización.
El siglo XXI es el siglo del saber; el siglo de la revolución de la información y del conocimiento; el siglo de la libertad y de la esperanza; el siglo de la racionalidad científica y tecnológica; el siglo de la democratización del conocimiento.
Dentro de este nuevo siglo, la tecnoglobalización hace posible muchas cosas, por ejemplo: el desarrollo de la industria de programas informáticos; la venta de productos en línea; la prestación de servicios administrativos y de control más eficaz; la práctica de la telemedicina; el mayor uso de la tele-educación; la renovación de métodos de enseñanza en todas las ramas del saber humano; el impulso del tele-comercio y del tele-trabajo.
Hernando Gómez Buendía, en su obra «Educación: La agenda del siglo XXI hacia un desarrollo humano», asevera que «La revolución científica es el moto de este tempo de vértigo. Aunque no sea fácil medir el conocimiento, dicen los entendidos que, si la vida del Homo Sapiens sobre la Tierra hubiese durado una hora, el 95 % de su saber provendría de los últimos 20 segundos. En los últimos 4 segundos-en el siglo XX se han producido 9 décimas de aquel saber, y en el último segundo en estos 25 años hemos aprendido tres veces más que durante el medio millón de años anteriores».
Bien vale la pena recordar que en 1750 se duplicó por primera vez el conocimiento de la humanidad. Ciento cincuenta años después, o sea en 1900, se repite el mismo fenómeno. Nuevamente se duplica alrededor de 1955. A la fecha, el conocimiento humano se duplica cada 5 años. Y se estima que para el año 2020 se duplicaría cada setenta y tres días.
Debido a los adelantos científicos y tecnológicos en la información y la comunicación, se ha logrado que lo cercano y lo lejano, lo real y lo virtual, lo importante y lo urgente, lo verdadero y lo falso, lo genuino y lo espurio, lo exaltado y lo degradado, lo público y lo privado llegaran a confundirse, se mezclaran tan profunda y casi perfectamente, hasta el punto de parecer indistinguibles o imperceptibles. Asimismo lo gubernamental y el servicio público se confunden con lo comercial; lo institucional se convierte en organización; lo cierto se hace dudoso, lo utópico puede convertirse en probable.
En este siglo XXI se producen grandes, inusitados y profundos cambios, toda una avalancha de mensajes e informaciones que fluyen libremente de un lado a otro de las fronteras del planeta Tierra, a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo. Se ha forzado la velocidad del proceso de toma de decisiones por los gobernantes y los gobernados.
El mundo actual enfrenta un impetuoso proceso de cambio que incide en todos los sectores, en las áreas, estructuras y procesos de las sociedades del mundo. Se observa un abismal contraste expresado en la amplia brecha social, económica y tecnológica, situación ésta que resulta grave en un mundo globalizado e interdependiente, como el que vivimos.
La sociedad del conocimiento es producto de un cambio de época y de una época de grandes cambios en lo tecnológico, gnoseológico, social, profesional, educativo-cultural, empresarial, económico, político, ético y comunicacional.