domingo, 8 de marzo de 2009

FUNDAMENTOS PSICOLÓGICOS PARA EL ESTUDIO UNIVERSITARIO

FUNDAMENTOS PSICOLÓGICOS PARA EL ESTUDIO UNIVERSITARIO
Escribe: Dr. Eudoro Terrones Negrete


El buen estudiante universitario efectúa sus estudios basado en las leyes de la asociación de ideas (unas ideas tienden a evocar a otras) y en una serie de leyes del aprendizaje como las que se mencionan a continuación:

A) LEYES DE LA ASOCIACIÓN DE IDEAS.
Entre las leyes de la asociación de ideas se consideran las leyes de contigüidad en el tiempo y en el espacio, de semejanza, de contraste y del interés.
Ley de contigüidad. En virtud a esta ley aquellas ideas que se han vivido juntas tienden a aparecer juntas. Por ejemplo, cuando se escucha una música inmediatamente lo asociaciones al cantante o al compositor de la letra y música y al lugar y al tiempo cuando apareció; al evocar una flor se recuerda inmediatamente su color y su aroma.
Ley de la semejanza. Según la cual nuestra mente tiende a reproducir ideas semejantes (dos cosas semejantes se asocian y se tienden a evocar), como cuando un retrato lleva de forma natural o espontánea a nuestra mente a pensar en el original.

B) LEYES DEL APRENDIZAJE
Son leyes del aprendizaje: la ley del efecto, ley del ejercicio, ley de la predisposición, ley de la preparación, ley de la finalidad, ley de periodicidad, ley del ejercicio, ley del efecto y ley de la disposición.
Ley del efecto. El estudiante repite y aprende algo que más le complace o motiva positivamente. El acto de aprender se facilita cuando va acompañado de resultados satisfactorios.
Ley de la predisposición. El estudiante para estudiar tiene una serie de móviles que despiertan y estimulan su actitud hacia el estudio. El aprender del estudiante es más fácil cuando está predispuesto a hacerlo.
Ley de la preparación. El estudiante en virtud a esta ley está preparado para aprender algo que está acorde con su nivel académico, su edad mental, los conocimientos, las destrezas y habilidades previas.
Ley de la finalidad. Cuando el estudiante aprende tiene conciencia del fin que persigue, de los posibles resultados y beneficios que obtendrá.
Ley de periodicidad. El estudiante aprende con pausas, asignándole a cada tema o asignatura su debido tiempo. El estudiante planifica su tiempo de estudio y trata de cumplirlo.
Ley del ejercicio, denominada también ley de la formación de hábitos, ley del uso y ley del desuso. El estudiante según esta ley aprende más fácilmente por la repetición continua.