sábado, 15 de junio de 2019

FUNDAMENTOS ÉTICOS DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO


FUNDAMENTOS ÉTICOS DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO
Escribe: Eudoro Terrones Negrete

En una época impregnada de realizaciones científico-técnicas, es necesario que el “soberano”, el pueblo, que la mayoría de los seres humanos cobren conciencia de la importancia y trascendencia de la actividad científica, que se conviertan en seres creadores e innovadores, premunidos de valores morales, que incorporen a su saber la cultura científica y a su formación profesional el conocimiento de la filosofía de la ciencia, de la metodología científica y de la suficiencia científica.
[1].
El investigador científico debe intervenir en el proceso de humanización de la ciencia[2], de democratización de la ciencia, de sensibilización de la sociedad sobre los nuevos fenómenos de nuestro tiempo y de creación de la conciencia pública sobre el valor de la ciencia y de los valores axiológicos en el siglo XXI.

Y ante el espacio marginal e insignificante que ocupa la ciencia en los medios de comunicación social, éstos están llamados a realizar un esfuerzo notable de divulgación científica y tecnológica[3], con el fin de  despertar vocaciones científicas, despertar el interés y lograr que el hombre del pueblo y el público tengan conocimiento de los resultados de la investigación científica que se realizan en los ámbitos académicos y a nivel de la comunidad científica nacional y mundial. Este solo hecho sería determinante para que las universidades públicas y privadas, los medios políticos y económicos de los países pasen, de la política científica de escritorio y puramente declamatoria, a la política científica participativa, efectiva y resolutiva de problemas.

La Declaración de Derechos del Hombre, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 dice: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”.

Según la Conferencia Mundial de Educación Superior celebrada en 1998, el crecimiento, el desarrollo y el progreso de las sociedades y de la humanidad están determinados por el avance del conocimiento, de la ciencia y la tecnología. En esta misma conferencia mundial se afirmó categóricamente que “promover, generar y difundir el conocimiento por medio la investigación debe ser parte de los servicios que la universidad ha de prestar a la comunidad, para proporcionar las competencias adecuadas para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de las sociedades, fomentando y desarrollando la investigación científica y tecnológica, a la par que la investigación en el campo de las ciencias sociales, las humanidades y las artes creativas”.

Todo investigador enmarca su quehacer profesional en una serie de fundamentos éticos básicos que contribuyen a asegurar su credibilidad o buena imagen dentro de la comunidad de científicos y la población en general.

Constituyen fundamentos éticos del investigador científico:
·         Buscar el entendimiento, la paz, la fraternidad e integración entre los pueblos.
·         Callar, antes que deformar o desinformar.
·    Contribuir con la formación correcta y crítica de la opinión pública y de actitudes positivas para la transformación social.
·         Decir toda la verdad y no medias verdades.
·   Demostrar imparcialidad, responsabilidad y pluralismo en los actos de investigación, de crítica y de comentario, siempre ajustados a la verdad, la lógica, la justicia y al bien común.
·    Guardar el secreto profesional, mantener la independencia de criterio, mantenerse inflexible frente a presiones, prejuicios e intereses en conflicto.
·         No ceder posiciones a los intereses de grupos de poder y grupos de presión.
·         No intrigar, no murmurar ni adular a las personas.
·       No revelar públicamente informaciones, testimonios y documentos recibidos de manera confidencial, salvo casos cuando esté de por medio un interés mayor de bien común, cuando se trate de prevenir un grave daño a la comunidad y cuando es el único medio para defender la inocencia o el buen nombre de una persona, de la autoridad o de la institución que financia la investigación y que es atacado de manera injusta públicamente.
·        Efectuar el desarrollo de los proyectos de investigación con lealtad a la institución que lo financia y lealtad al bien común.
·         Promover y defender los derechos humanos.
·     Defender y practicar las libertades de pensamiento, opinión, expresión, difusión e investigación, con las responsabilidades establecidas por las Constituciones políticas y leyes de cada país.
·         Respetar, defender y difundir la Constitución política y las leyes de los países.
·         Servir al público y no servirse de él.
·         Usar con claridad, precisión, sencillez y corrección el lenguaje de la investigación.
·         Usar los equipos y medios de investigación en óptimas condiciones.
·    Usar medios lícitos y éticos para obtener informaciones, declaraciones, documentos, fotografías e imágenes.
·       Vulgarizar la ciencia, la tecnología, la educación y la cultura.



[1] Suficiencia científica es la capacidad para comprender el vocabulario científico lo bastante bien como para poder seguir debates públicos concernientes a temas científicos o tecnológicos, y si es necesario, participar en los mismos (Richard P. Brennan, “Diccionario Básico para la Actualidad Científica”, Celeste Ediciones, España, 1994).
[2] El proceso de humanización de la ciencia consiste en hacer que el hombre común participe como usuario en el proceso de la ciencia y la tecnología (Da Costa Bueno) y difundir la idea de que la ciencia es el del hombre y para el hombre, que la ciencia debe estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la ciencia.
[3] “El periodismo científico consiste en divulgar la ciencia y la tecnología a través de los medios informativos. Es una especialidad reciente del periodismo: Nace más o menos en los años veinte, cuando empieza la gran explosión científica y al mismo tiempo, surgen los grandes diarios informativos. Tiene la importancia de acercar el saber y los conocimientos de la minoría hasta la mayoría” (Manuel Calvo Hernando).