martes, 7 de mayo de 2019

EL DERECHO DE CRÍTICA A LOS PERIODISTAS Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN UN ESTADO DEMOCRÁTICO


EL DERECHO DE CRÍTICA A LOS PERIODISTAS  Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN UN  ESTADO DEMOCRÁTICO


Escribe: Eudoro Terrones Negrete

En un estado democrático los lectores, radioescuchas, televidentes o usuarios de la información utilizan el derecho de crítica a los periodistas y medios de comunicación en los casos, situaciones y acciones siguientes:
-       
     Cuando publican, enfatizan, prefieren, maximizan o comentan sólo las noticias malas y no las noticias buenas de cuanto acontece en la sociedad;
-       Cuando informan acerca de desgracias y no respetan los sentimientos de las víctimas;
-       Cuando ponen demasiado énfasis en las crónicas rojas o en las noticias de crímenes;
-   Cuando utilizan el poder de los medios para promover los intereses de sus propietarios y no los intereses de la sociedad;
-       Cuando están controlados por una poderosa clase socioeconómica y política nacional o transnacional;
-       Cuando permiten que sus audiencias, lectores, oyentes, televidentes y usuarios sean más espectadores que actores sociales;
-      Cuando pierden su independencia de juicio y su función fiscalizadora por razones de la publicidad que reciben mensualmente o periódicamente del gobierno;
-       Cuando sirven de caja de resonancia de organizaciones no gubernamentales (ONGs);
-       Cuando no respetan los derechos fundamentales de la persona humana e incurren en delitos de injuria, calumnia y difamación;
-    Cuando orientan sus comentarios hacia la persecución política, la judicialización de la política y la politización de la justicia;
-       Cuando hacen mal uso y abuso de los medios de comunicación social para obtener ventaja personal o favorecer indebidamente a los propietarios de la concentración de los medios;
-       Cuando hacen mal uso del lenguaje periodístico y/o comunicacional;
-  Cuando encubren, defienden u omiten informar, investigar y comentar casos de corrupción e inmoralidad que ocurren particularmente en los poderes del Estado y en la sociedad en general.

Y así podríamos seguir descubriendo y mencionando una serie de casos, situaciones y acciones que justifican el derecho de crítica a los periodistas y medios de comunicación en un Estado democrático.