miércoles, 1 de mayo de 2019

EL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO Y LA MEJORA DE SU APROVECHAMIENTO ACADÉMICO


EL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO Y LA MEJORA DE SU APROVECHAMIENTO ACADÉMICO

Escribe: Eudoro Terrones Negrete


Para mejorar el aprovechamiento académico, el estudiante universitario deberá realizar las actividades básicas siguientes:
Aprovechar al máximo su tiempo libre.
Elaborar sus propios ejemplos sobre los principios y las reglas que estudia.
Asistir a conferencias, seminarios, foros, debates, paneles, etc.
Asumir su responsabilidad por lo que piensa, dice, escribe, comenta, critica o hace.
Ayudar a sus compañeros de clase a despejar sus dudas, a clarificar ideas y conceptos sobre temas aprendidos.
Considerar que los tres verbos clave para tomar bien los apuntes son: escuchar, pensar y escribir.
Consultar a sus profesores y solucionar en equipo las dudas que emergen del proceso de aprendizaje.
Cultivar el hábito de la lectura.
 Descansar cuando se siente cansado.
Determinar, con precisión y claridad, los objetivos, fines y metas a alcanzar.
Estudiar los temas fáciles para después llegar a los difíciles.
Identificar a los enemigos del estudio.
Juntarse con los compañeros de clase que les gusta el estudio.
Marcar sus libros para resaltar las ideas fundamentales. Subrayar con color rojo las ideas principales, y con color azul, las ideas secundarias, y utilizar figuras de realce: asteriscos, guiones y flechas, donde sea conveniente.
No inquietarse porque sus demás compañeros de clase terminen más rápido sus trabajos de investigación o sus tareas diarias antes que él. Seguir el ritmo que le marca el plan de trabajo que se ha propuesto.
No tomar pastillas para no dormir, porque es consciente que perjudican gravemente su salud.
No tratar de monopolizar las intervenciones; intervenir, no para quedar bien ante el docente, sino para mejorar y hacer más provechosa entre todos la clase; pedir ayuda a sus compañeros de clase sólo cuando le es imprescindible.
Planificar su tiempo y tratar de sacar el máximo provecho.
Procurar que sus intervenciones en las sesiones de aprendizaje sean oportunas, breves, precisas, claras y conceptuosas.
Prolongar la duración de su tiempo de estudio diario lo suficiente y necesario como para utilizar el «calentamiento» (warming-up), pero tratando de no llegar al aburrimiento o cansancio.
Realizar intercambio de información positiva.
Realizar trabajos de investigación con rigor científico.
Repasar mentalmente cada idea, frase, pensamiento o párrafo luego de haberlo leído; repasar sus apuntes antes de ir a sus sesiones de aprendizaje; repasar sus apuntes con posterioridad a sus clases para afianzar el aprendizaje.
Revisar unos minutos los temas de los sílabos de las asignaturas que se desarrollarán al día siguiente.
Rodearse de amigos de mente positiva.
Saber escuchar a los demás; saber relativizar sus puntos de vista y saber ser más flexible en sus opiniones.
Utilizar como material de consulta: diccionarios, manuales, enciclopedias y textos universitarios.