domingo, 1 de marzo de 2015

DEMOCRATIZACIÓN, PLURALISMO Y CONCENTRACIÓN DE MEDIOS

DEMOCRATIZACIÓN, PLURALISMO Y CONCENTRACIÓN DE MEDIOS


En la actual sociedad global de los antivalores, caracterizada por condicionar la dignidad del ser humano a la economía, por ser exclusivista y excluyente socialmente y por no respetar la línea divisoria que debe existir entre información periodística y aviso publicitario, no resulta extraño que la acumulación de la riqueza y del poder político sean los factores de manipulación de la información y de las conciencias colectivas, con afectación a los derechos fundamentales de las personas y del bien común.

A la tradicional etapa del pluralismo en la difusión de la información y a los intentos de democratización de medios de comunicación, se impone ahora la concentración de medios, la fusión de las grandes empresas productoras de contenidos, orientados a desaparecer dicho pluralismo.

En la política expansiva de dominar el mercado, los grandes medios empiezan a afectar el derecho que tienen los destinatarios de la información de escoger y elegir el medio de su preferencia.
Ahora las libertades de ser, de creer, de discernir, de pensar y de expresarse libremente están siendo desplazadas por la libertad del mercado, que materializa la vida del ser humano, acrecienta y consolida los intereses y beneficios de los grandes grupos de poder económico.
La competencia encarnizada de intereses entre los que más tienen y más pueden sólo beneficia a unas pocas personas en contra de los intereses de las mayorías. Situación ésta que condena a los destinatarios de la información a vivir en permanentes dilemas éticos.

La compra de un significativo porcentaje de las acciones de EPENSA por el grupo El Comercio dio inicio al gran debate nacional sobre la concentración de la prensa escrita en el Perú y las consecuencias nefastas que produciría, si dicho porcentaje tiende a incrementarse en el futuro.

Recordemos que el Consejo de Ministros de Europa no se equivocó cuando advirtió en 1991 que la concentración de la propiedad de los medios «podría ser perjudicial para la libertad de información y el pluralismo de opiniones, así como para la diversidad de las culturas».


La Constitución política de Perú, en su artículo 61º,determina que “El estado facilita y vigila la libre competencia. Combate toda práctica que limite y el abuso de posiciones dominantes o monopólicas. Ninguna ley ni concertación puede autorizar ni establecer monopolios. La prensa, la radio, la televisión y los demás medios de expresión y comunicación social; y, en general, las empresas, los bienes y servicios relacionados con la libertad de expresión y de comunicación, no pueden ser objeto de exclusividad, monopolio ni acaparamiento, directa ni indirectamente, por parte del Estado ni de particulares”.