domingo, 1 de marzo de 2015

EL PERIODISMO CIENTÍFICO

EL PERIODISMO CIENTÍFICO

La humanidad registra a la fecha grandes saltos tecnológicos propiciados por el fuego, la palanca, la rueda, la imprenta, el automóvil, el avión, la radio, la televisión, el telefax, las computadoras electrónicas, la antena parabólica y el satélite de comunicaciones.

Y no se descarta la posibilidad de la creación de un hipersector formado por las telecomunicaciones, la informática, la electrónica y los medios de comunicación dando origen a una gran explosión comunicativa que de por sí constituyan un serio riesgo potencial para la intimidad de las personas.

No cabe duda que los primeros periódicos científicos veían la luz a principios del siglo XVIII, como es el caso del periodismo científico más antiguo "Philosophical Transaction" que data de 1665. ´

Las palabras universidad e investigación son en cierto sentido sinónimos. La mayoría de las universidades –afirma Salvador Mercado- estimulan la investigación a través de la impartición de cátedras en sus institutos, centros de estudio, laboratorios o bibliotecas. Además es un requisito para todo aquel que aspira a obtener un título realizar una investigación y presentar los resultados y conclusiones en una tesis.[1]

El periodismo científico tiene su fundamento en el párrafo I del artículo 27 de la Declaración de Derechos del Hombre, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, que dice: "Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten".

Toda disciplina científica requiere de la investigación y de sus métodos, técnicas, procedimientos e instrumentos para realizarse, desarrollarse y avanzar. El periodismo es una disciplina científica, tiene sus bases en la ciencia como resultado de la aplicación de la metodología científica.

El periodismo científico satisface la necesidad de conocer, descubrir la verdad y producir conocimientos, principios generales, leyes y teorías científicas (investigación básica) y resolver problemas (investigación aplicada).

Investigar es indagar un hecho, fenómeno, situación o problema a partir de un vestigio, rastro o indicio con el fin de descubrir la verdad y encontrar la solución a un problema natural o social.

En 1962 (16 al 18 de octubre), en Santiago de Chile se desarrolla el I Seminario Interamericano de Periodismo Científico, el que concluye con el acuerdo de creación del Programa Interamericano de Periodismo Científico, iniciado por el Departamento de Asuntos Científicos dela OEA y el Centro Técnico de la Sociedad Interamericana de Prensa.

En Hispanoamérica el periodismo científico tiene sus orígenes en la Declaración suscrita por los Jefes de Estado americanos en Punta del Este (Uruguay) el 14 de abril de 1967, con el acuerdo tomado de crear un Programa Regional de Desarrollo Educativo.

Desde aquel entonces la nueva especialidad informativa conocida como "periodismo científico" se expande por todos los países del mundo, haciendo partícipe a los pueblos de los avances del conocimiento, creando conciencia pública sobre el valor de la ciencia y de la tecnología al servicio de una sociedad progresista.

Actualmente, científicos, educadores y periodistas se tienden la mano en los mass media para hacer de éstos un gran foro público sobre los problemas y avances de la ciencia y la tecnología. Se alienta tiempos nuevos en procura de la democratización del poder, de la ciencia, de la tecnología, de la política, de la educación, del manejo empresarial económico-financiero, de los sindicatos, de las organizaciones sociales de base y de los medios informativos.

Empieza entonces a surgir una nueva sociedad tecnológica pero no industrial. No le falta razón a Manuel Calvo Hernando cuando dice: "Hasta ahora asociábamos la tecnología con la sociedad industrial; ahora empieza a surgir una sociedad tecnológica que no es una sociedad industrial, porque las fábricas y la indsutria pesada, en unos casos se sustituye y ene otros se transforma. Un buen ejemplo que tanto nos afecta a nosotros es la sustitución paulatina del cobre por la fibra de vidrio".

Al abordar este nuevo periodismo "que está ahí, a la puerta de casa", no podemos menos tener que manifestar que el mensaje periodístico debería adoctrinar para que la población acepte determinados cambios positivos en sus hábitos de consumo, en sus actitudes y formas de pensar, de querer y desear que conlleven a la aceptación de las transformaciones estructurales de la sociedad.

Los  medios de comunicación deben por fin ser entendidos en su dimensión de una escuela democrática y con interés social, que altera las concepciones tradicionales de la propiedad, del poder, de la autoridad, del beneficiario y usuario de los medios, de la población que no quiere vivir eternamente marginado ni convertido en un peón más de intereses colonizantes y alienantes.

OBJETIVOS DEL PERIODISMO CIENTÍFICO

El periodismo científico es un instrumento válido y eficaz al servicio de la educación, la ciencia y la cultura.  Y dentro de esta óptica está llamado cuando menos a cumplir los objetivos siguientes:
· Comprender la naturaleza, la realidad y la vida humana, científicamente.
· Contribuir a que la ciencia y la tecnología sean auténticos instrumentos de transformación social y de desarrollo integral del hombre.
· Contribuir al incremento de las relaciones e interacciones entre ciencia, tecnología, comunicación y sociedad.
· Crear una conciencia política sobre el valor de la investigación científica y de una conciencia ecológica para la defensa de la naturaleza y del medio humano.
· Crear y ampliar la capacidad para leer y entender la ciencia.
· Despertar y fomentar el desarrollo de la investigación básica y aplicada en el quehacer profesional e institucional.
· Despertar y promover una conciencia crítica en el individuo y la sociedad y sensibilizarlo sobre los fenómenos del mundo contemporáneo.
· Enseñar al hombre a razonar científicamente sobre los grandes problemas de la
· Evitar que el quehacer y los resultados de la ciencia sean manipulados políticamente y por intereses extracientíficos.
· Hacer distinguir al público entre progreso científico y felicidad humana.
· humanidad y a participar en el beneficio científico.
· Ofrecer una idea clara y suficiente sobre el espíritu y el método científico.
· Posibilitar que el saber y el uso de los medios de comunicación sean factores de igualdad, de equilibrio  democrático  y de redención social entre los hombres.




[1] Salvador Mercado, Salvador. ¿Cómo hacer una tesis? Grupo Noriega Editores, México, 1997.