miércoles, 11 de marzo de 2015

¿QUÉ ES LA CIENCIA?


¿QUÉ ES LA CIENCIA?

Escribe: Eudoro Terrones Negrete

Cuando se examina a fondo el conocer humano, ordinariamente se entiende por "ciencia" no tanto la aplicada, es decir, la tecnología, sino la ciencia en su vertiente más pura y grandiosa, a saber, ese deseo profundo del ser humano de comprender el universo y el lugar que ocupa en él. Ambas, la ciencia pura y la aplicada, han revelado disponer de un gran poder para el servicio de la humanidad: han aliviado el trabajo pesado, han disminuido las enfermedades y la pobreza, han alargado la vida y la han hecho mucho más agradable y placentera[1].

La ciencia es una actividad humana especializada, que integra un conjunto de conocimientos organizados, ciertos, objetivos,  sistemáticos, universalmente aceptables, racionalmente verificables y perfectibles con el fin de descubrir la verdad; interpretar, describir, explicar, transformar y predecir la realidad.

El término ciencia procede etimológicamente del latín scientia, que significa “saber”, “conocer”. “Esta noción –refiere Ander-Egg- concuerda con la raíz scio, que deriva del griego isemi, verbo que también equivale a “saber” en toda la extensión de este término, en el sentido de “tener noticia”, “estar informado”, “conocer”. En su sentido general, teniendo en cuenta su etimología, la palabra “ciencia” alude a toda clase de saber. Sin embargo, en el sentido moderno del término, la ciencia es una forma de saber que se caracteriza por algunas notas esenciales”.[2]

En la práctica el término ciencia (latín: scientia = noticia, conocimiento) se suele aplicar tanto al proceso como a los resultados. Es decir, tanto al sistema de elaboración de los conocimientos de carácter científico, como a la totalidad de dichos conocimientos verificados, organizados y sistematizados dentro de una rama particular del saber” señala Víctor Miguel Niño Rojas[3].

La ciencia se basa en hechos reales identificados y comprobables en un determinado espacio y tiempo histórico. Pero una simple acumulación de hechos no constituye una ciencia. La ciencia es producto de la aplicación de métodos, técnicas, procedimientos, instrumentos y herramientas científicos.

La ciencia es un coloquio permanente del investigador con una parte de la naturaleza, la sociedad en procura de nuevas respuestas a nuevos problemas científicos de la época, en un cotidiano reflexionar, observar y experimentar sobre algún aspecto de la realidad natural y social, tras la orientación de un marco teórico referencial y la aplicación de normas jurídicas, axiológicas y éticas, de métodos, de técnicas, de procedimientos,  de instrumentos y herramientas científicas y verificar su validez y fiabilidad mediante la contrastación empírica.

Según Joaquín Zabalza Iriarte, O.P., “por ciencia se puede entender tanto un proceso como un resultado. En cuanto proceso, la ciencia es la aplicación del método científico al conocimiento de las estructuras esenciales de alguna región de la realidad. En cuanto resultado, la ciencia es un conjunto de conocimientos racionales, sistemáticos, controlados y falibles”[4].

La objetividad absoluta y la certidumbre definitiva no pueden pedirse a ninguna ciencia.

La ciencia es saber o conocimiento, pero no todo saber o conocimiento es científico, toda vez que hay diversos tipos de conocimiento: mitológico,  vulgar o empírico, intuitivo, filosófico, teológico, científico, metafísico, etc. Al respecto diría el filósofo español José Ortega y Gasset:“Ciencia no es cualquier cosa. No es ciencia comprarse un microscopio o barrer un laboratorio; tampoco lo es explicar o aprender el contenido de una ciencia. En su propio y auténtico sentido, ciencia es sólo investigación: plantearse problemas, trabajar en resolverlos y llegar a una solución. En cuanto se ha arribado a ésta, todo lo demás que con esta solución se haga ya no es ciencia. Por eso no es ciencia aprender una ciencia ni enseñarla, como no es usarla ni aplicarla.”[5]

La ciencia no es un saber dogmático, no es un saber definitivo ni saber absoluto. El conocimiento científico, los resultados de las investigaciones científicas siempre están sujetos a la revisión, al estudio y a la modificación como producto de las nuevas investigaciones y descubrimientos en las diferentes ramas del saber humano.

La ciencia es la verdad descubierta metódicamente, es la verdad relativa sobre un aspecto de la realidad. “La ciencia es el conocimiento parcialmente unificado” (H. Spencer).

La ciencia es una actividad individual y social de adquisición de conocimientos previos y de producción de nuevos conocimientos en un determinado espacio y tiempo histórico.

La sorpresa, la curiosidad, ha dicho el filósofo griego Aristóteles, es el principio de la ciencia. La ciencia nace del deseo de conocer la razón o el porqué del fenómeno, del hecho o de las cosas (sus causas y leyes), nace del deseo de comprender, describir y explicar los hechos naturales y sociales. 

Descubrir las razones de las cosas, de los fenómenos o problemas,  observarlas metódicamente, encontrar sus causas y leyes que los rigen, comprobar y describir lo que son, encontrar el orden y la inteligibilidad de los hechos en la realidad natural y social, son tareas fundamentales de toda ciencia. Henri Bergson decía que el objeto esencial de la ciencia  “es aumentar nuestra influencia sobre las cosas”.

Toda disciplina científica utiliza determinados métodos de acuerdo a su objeto de estudio, a su naturaleza y a sus fines. En la investigación científica no hay un solo método válido para todas las ciencias. Cada ciencia tiene sus propios métodos.

Toda ciencia es una ciencia especial y se orienta, exclusivamente, hacia un determinado ámbito de entes”, señala Szilasi.[6] Y más adelante puntualiza: “Toda ciencia es, en su esencia, ciencia particular…La idea de una ciencia general es un contrasentido, exactamente lo mismo que el plan de sintetizar en una imagen del universo los resultados de las diversas ciencias…”[7] Rémy de Gourmont diría “No hay Ciencia absoluta, no hay sino ciencias particulares”.

Para que una disciplina sea considerada como ciencia debe cumplir con los requisitos siguientes: Tener su propio objeto de estudio, su contenido, su radio de acción y sus métodos.

Para Alberto Carsi “Dos acepciones tiene la palabra “Ciencia”: la específica, cuando nos referimos a una Ciencia concreta y determinada y decimos: “La ciencia Tal”, y la genérica, cuando, prescindiendo de la variedad de Ciencias existentes, y de las características de cada una de ellas, las englobamos todas en un amplio concepto colectivo y decimos solamente “La Ciencia”[8].  

El desarrollo de la ciencia se efectúa elevándose, de una recopilación de hechos aislados, a una teoría científica. La objetividad absoluta y la certidumbre definitiva no pueden pedirse a ninguna ciencia.

Antiguamente la ciencia trataba de explicar el “por qué” de las cosas, en cambio  la ciencia moderna busca contestar el “cómo” de las cosas, el “cómo son” las cosas, los hechos o fenómenos que acontecen en la naturaleza, la sociedad o el mundo.

La ciencia moderna descubre la verdad a partir de los hechos, fenómenos o situaciones verificados por el método de la observación, la razón y la experimentación. A través de la experimentación se llega a saber cuánto miden las cosas y fenómenos, de qué están constituidos, cuánto pesan, cuánto duran, en qué dirección van, cómo influyen y cómo son influidos en sus relaciones con otros hechos o fenómenos en un determinado espacio y tiempo histórico.

La ciencia moderna establece el conocimiento a través de los pasos siguientes: Observación, experimentación, explicación, generalización  y predicción.

Cuando vemos caer las gotas de lluvia durante una tormenta, un rayo sobre un árbol o cuando observamos a un fruto caer de un árbol, estamos siendo testigos de un proceso científico que ocurre en un determinado espacio y tiempo histórico.

Wundt  precisa: “Una disciplina para ser científica debe tener su objeto propio de estudio (un sector de la realidad), métodos de investigación y, constituir un conocimiento teórico, sistema-tico, orgánico”.

La ciencia es dinámica y en permanente desarrollo, que trata de descubrir relaciones causales y de asociación entre los fenómenos y problemas naturales y sociales, para encontrar nuevas verdades y nuevos conocimientos.








[1] Miguel Martínez Miguélez, en el artículo El futuro de la ciencia. http://prof.usb.ve/miguelm/futurodelaciencia.html
[2] Ander-Egg, Ezequiel. Aprender a investigar. Nociones básicas para la investigación social. Editorial Brujas, 1ª edición, Córdova-Argentina, 2014, p.30.
[3] Niño Rojas, Víctor Miguel. Metodología de la Investigación. Ediciones de la U. Bogotá, 2011, p.21.
[4] Expuesto en la Presentación de la obra de Álvarez H., Aurelia y Fideligno Niño M. Guía de Investigación. Universidad Santo Tomás, Facultad de Filosofía y Letras, Colombia, 4ª reimpresión, 1994, p.8.
[5] En “Ciencia y Filosofía” (Antologías Universales). Editorial Américalee, Buenos Aires, 1954, p.56.
[6] Szilasi, Wilhelm. ¿Qué es la Ciencia? Breviarios del Fondo de Cultura Económica, 4ª edición en español, México,1966, p.40.
[7] Szilasi, Wilhelm. Op.cit., p.127.
[8] En “Ciencia y Filosofía” (Antologías Universales). Editorial Américalee, Buenos Aires, 1954, p.26.